Biden anuncia un acuerdo bipartidista para infraestructura en EE. UU. por 1,2 billones de dólares

El presidente Joe Biden, con un grupo bipartidista de senadores, habla con la prensa desde la Casa Blanca, en Washington, EE. UU., el 24 de junio de 2021, tras alcanzar un acuerdo bipartidista para su plan de infraestructura.
El presidente Joe Biden, con un grupo bipartidista de senadores, habla con la prensa desde la Casa Blanca, en Washington, EE. UU., el 24 de junio de 2021, tras alcanzar un acuerdo bipartidista para su plan de infraestructura. © AP/Jacquelyn Martin

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este jueves un acuerdo bipartidista con miembros del Senado para renovar las carreteras, puentes y autopistas del país y ayudar a estimular la economía. La alianza marca un avance en uno de sus objetivos clave de política nacional.

Anuncios

En un anuncio sorpresa desde la Casa Blanca, el mandatario estadounidense Joe Biden confirmó un plan de infraestructura por 1,2 billones de dólares con el que asegura creará “millones de puestos de trabajo” y es “un gran paso” en el pulso frente a China.

"Tenemos un trato", dijo Biden rodeado de senadores demócratas y republicanos que redactaron la propuesta de infraestructura que siguió a meses de negociaciones con los legisladores.

Es un programa a ocho años que incluye 559.000 millones en nuevos gastos; 109.000 millones para carreteras, puentes y proyectos importantes; 73.000 millones para infraestructura eléctrica; 66.000 millones para transporte de pasajeros y carga; 65.000 millones para acceso a internet de banda ancha; 49.000 millones para transporte público y 25.000 millones para aeropuertos, según un comunicado de la Casa Blanca.

Las inversiones se pagarían a través de más de una docena de mecanismos de financiación, incluidos 100.000 millones de dólares en ingresos fiscales, estimados de un aumento en la aplicación por parte del Servicio de Impuestos Internos. También con dinero de ayuda para afrontar la pandemia del Covid-19 que no fue utilizado y fondos del seguro de desempleo devueltos por los estados al Gobierno Federal.

"Este acuerdo significa millones de trabajos bien pagados y menos cargas sentidas en la mesa (...) Pero también nos indica a nosotros mismos, y al mundo, que la democracia estadounidense puede cumplir, y por eso representa un importante paso hacia adelante para nuestro país", indicó el mandatario.

No obstante, el proyecto no contiene otras prioridades clave para Biden y los demócratas progresistas, como un nuevo gasto en atención médica domiciliaria y cuidado infantil, que el presidente describió como "infraestructura humana". Esas prioridades serían abordadas por separado en un proceso presupuestario del Congreso conocido como reconciliación.

El plan aún debe ser sometido a votación en el Congreso

En un poco usual respaldo bipartidista, los senadores que acompañaron a Biden enfatizaron en que el acuerdo creará empleos y hará crecer la economía estadounidense, algo que claramente trascendió los intereses de los dos partidos y genera un antecedente para el acuerdo.

El presidente Joe Biden, con un grupo bipartidista de senadores, habla con la prensa desde la Casa Blanca, en Washington, EE. UU., el 24 de junio de 2021, tras alcanzar un acuerdo bipartidista para su plan de infraestructura.
El presidente Joe Biden, con un grupo bipartidista de senadores, habla con la prensa desde la Casa Blanca, en Washington, EE. UU., el 24 de junio de 2021, tras alcanzar un acuerdo bipartidista para su plan de infraestructura. © AP/Evan Vucci

"Vamos a seguir trabajando juntos, no hemos terminado (…) Pero Estados Unidos funciona, el Senado funciona", dijo el senador republicano Mitt Romney.

Sin embargo, su entrada en vigor todavía depende de las votaciones en el Congreso. El líder de la mayoría demócrata en la Cámara Alta, Chuck Schumer, aseguró que apoya el esquema del acuerdo, pero que todavía espera ver los detalles del mismo.

"Todos los partidos entienden que no podremos aprobarlo, a menos que tengamos suficientes votos para avalarlo en ambas (cámaras)", dijo Schumer quien agregó que el Senado lo sometería a votación el próximo mes.

Asimismo, señaló que el proyecto de ley centrado en la infraestructura física no obtendría los votos necesarios para aprobarlo sin un paquete de acompañamiento que aborde los problemas sociales, incluida la atención médica domiciliaria.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, advirtió el jueves que este plan debe combinarse con los objetivos más importantes del presidente. Por eso, dijo que la Cámara Baja solo votará sobre el proyecto de ley después de que el Senado también haya avalado el paquete de gastos adicionales que se ratificaría a través de un proceso llamado "reconciliación".

El partido del presidente Biden cuenta con una ajustada mayoría en la Cámara Alta, por lo que necesita al menos diez senadores republicanos que los respalden para sacar adelante esta legislación, algo que esta vez parece factible debido al amplio respaldo adelantado, según lo anunciado por el mandatario este jueves.

Con Reuters, AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24