Saltar al contenido principal
Ellas hoy

Violencia de género paraliza escuelas en la Universidad Nacional de México

Una estudiante da testimonio anónimo de casos de acoso sexual en la UNAM de México
Una estudiante da testimonio anónimo de casos de acoso sexual en la UNAM de México © France 24

La Universidad Nacional Autónoma de México es un reflejo del país entero. La población estudiantil es tan diversa como la sociedad misma, y los problemas nacionales se replican ahí. Es el caso de la violencia de género y el acoso sexual. Para denunciar este fenómeno, decenas de alumnas mantienen algunos campus bloqueados desde noviembre de 2019.

Anuncios

El movimiento feminista ha tenido eco en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Grupos de alumnas mantienen tomadas varias escuelas de la universidad desde noviembre de 2019. El paro comenzó en la Facultad de Filosofía y Letras y en la Escuela Nacional Preparatoria número 9, que están paralizadas como medida de presión para denunciar conductas de acoso contra la población femenina de los planteles.

En ese lapso, otros campus de la universidad más grande de América Latina han replicado la toma, como la Preparatoria 7 (que más tarde fue liberada) y, más recientemente, la Preparatoria 2 y la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales; los pedidos son claros: que se protejan a las mujeres y que haya castigos para los hombres que han sido señalados de conductas sexuales inadecuadas.

En la Preparatoria 9, tras varias quejas por acoso de alumnas y profesores, la gota que derramó el vaso y derivó en la toma de las instalaciones el pasado 12 de noviembre fue la acusación en contra de un profesor de deportes. “Se encontraron unos lentes con cámara y, con base en testimonios de otras compañeras, se logró deducir que los maestros de educación física grababan a las alumnas en las clases, ya sea en la alberca o en el gimnasio”, narra Cecilia, de 16 años, alumna de segundo año de la Prepa 9.

Gabriela Martínez, directora del plantel, señala que el punto que tiene atorado el conflicto es que las alumnas exigen el cese inmediato de los presuntos acosadores, pero mientras las estudiantes no presenten denuncias formales, no se puede actuar contra los presuntos agresores, pues se estaría violando su derecho a la defensa.

Las denuncias por acoso existen tanto contra profesores como contra alumnos. Ya sea en las preparatorias o en las facultades. El pasado 27 de enero el secretario general de la UNAM, Leonardo Lomelí Vanegas, aseguró que la Universidad ya atendió las “demandas legítimas” de los estudiantes y exigió que sean devueltas las instalaciones. Pero tres días después, el 30 de enero, dos escuelas más fueron cerradas, la Preparatoria 2 y la Facultad de Ciencias Políticas.

El ambiente en la comunidad estudiantil es tenso y ha habido enfrentamientos entre los que quieren volver a sus escuelas y retomar sus clases, a fin de no perder el ciclo escolar, y quienes se aferran al paro, argumentando que las demandas no han sido escuchadas.

Lo cierto es que la violencia de género es una realidad innegable y la UNAM deberá hallar la manera de solucionar el fondo del conflicto, pues ha quedado demostrado que mientras un día puede haber acuerdo de devolver el plantel, como ocurrió ya con la Preparatoria 7, al día siguiente puede amanecer tomada otra escuela y la polarización al interior de la institución crece.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.