¿De qué se trata la certificación del Colegio Electoral por el Congreso estadounidense?

Washington D.C. - 5 de enero: La gente protesta en el centro de Washington D.C. mientras miles de manifestantes pro-Trump y de extrema derecha llegan a la ciudad en la víspera de la certificación oficial de las boletas del Colegio Electoral el 5 de enero de 2021 en Washington D.C. La certificación marca el último paso del proceso electoral, que el Presidente Donald Trump sigue desafiando antes de que el Presidente electo Joe Biden preste juramento el 20 de enero.
Washington D.C. - 5 de enero: La gente protesta en el centro de Washington D.C. mientras miles de manifestantes pro-Trump y de extrema derecha llegan a la ciudad en la víspera de la certificación oficial de las boletas del Colegio Electoral el 5 de enero de 2021 en Washington D.C. La certificación marca el último paso del proceso electoral, que el Presidente Donald Trump sigue desafiando antes de que el Presidente electo Joe Biden preste juramento el 20 de enero. © Spencer Platt / AFP

Una vez cada cuatro años el Senado y la Cámara se reúnen para ratificar el voto del Colegio Electoral, un proceso usualmente simbólico que este año podría complicarse tras el anuncio de algunos republicanos, que se opondrán a la victoria de Joe Biden durante el pleno en el Capitolio del 6 de enero.

Anuncios

El ciclo de las elecciones de 2020 en Estados Unidos parece no tener fin. Tras el recuento de votos, las impugnaciones legales y la emisión de los votos por parte del Colegio Electoral en diciembre, la sesión conjunta en el Congreso del 6 de enero da por finalizada la elección presidencial.

A pesar de que el resultado ya se conoce, 306 votos serán para Joe Biden y 252 para el actual presidente Trump, los constantes esfuerzos del frente republicano favorable a Trump y a sus intentos por anular el resultado de las elecciones a su favor podrían dificultar el transcurso de lo que suele ser un día simbólico en el proceso electoral.

El papel del vicepresidente Mike Pence

Hace ya tres semanas que el Colegio Electoral publicó los resultados de los votos y declaró la victoria del demócrata Joe Biden. No obstante, la Constitución de Estados Unidos contempla un último paso antes de declarar el resultado definitivo: el presidente del Senado –el vicepresidente del país, actualmente Mike Pence– debe dirigir una sesión en el Congreso para ratificar oficialmente los votos electorales.

Esto quiere decir que, según la duodécima enmienda de la Constitución, Pence deberá abrir y anunciar los votos de los sobres durante el pleno para declarar finalmente un ganador. Proceso que suele tomar muy poco tiempo si no hay impugnaciones, justo lo contrario a lo que se espera este año, ya que Trump hizo públicas sus esperanzas de que Pence y sus seguidores consigan anular la victoria del presidente electo Biden.

¿Qué pasaría ante una objeción de los republicanos?

Los partidarios de Trump tienen la oportunidad de objetar durante la sesión, ya que la ley contempla que, si al menos un integrante de la Cámara de Representantes y del Senado objeta los resultados de un estado, la objeción debe considerarse.

Tras darse este supuesto, cada cámara discutiría y votaría por separado por un máximo de dos horas y si hay una mayoría simple deben descartarse los resultados del estado impugnado. Más de 140 integrantes de la Cámara de Representantes y 11 senadores aseguraron que planean forzar esta votación en varios estados, estrategia que podrían prolongar ampliamente la duración de la reunión en el Congreso. Mo Brooks, representante de Alabama, anunció que objetará los resultados de seis estados durante el pleno –Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin–.

No obstante, los expertos aseguran que es improbable que alguna de estas objeciones prospere y sostienen que la victoria de Biden es segura.   

Los planes de Trump

Como última carta para revertir el resultado de las elecciones, Donald Trump pretende forzar al vicepresidente Pence a que anule los votos electorales de los estados clave por sí mismo, sosteniendo su discurso de un supuesto fraude electoral que no está probado.

Los partidarios del republicano también se mostraron proclives a que Pence pudiese anular los votos electorales recurriendo a la Justicia, aunque un juez federal desestimó la posibilidad de obligarlo.

De hecho, Trump puso más presión sobre el vicepresidente diciendo, en un mitin celebrado el lunes 4 de enero en Georgia, que la responsabilidad de Pence era “respaldar” su causa y que, de no hacerlo, ya no le caería “tan bien”.

Además, un grupo de senadores republicanos, liderados por legislador Ted Cruz, anunció en una declaración el 2 de enero que planeaban exigir la creación de una comisión especial para llevar a cabo una "auditoría de emergencia de 10 días" de los resultados de la elección durante la sesión del 6 de enero.

Aunque no todos los republicanos han adoptado esta postura respecto a la certificación de Joe Biden, un sector del partido, encabezado por el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, instó a sus colegas republicanos a votar para certificar y evitar una pelea política divisiva.

Aunque todo apunta a que hay opiniones encontradas dentro del seno del propio partido. Firme en su línea, el actual presidente, Donal Trump, ya ha anunciado en redes sociales que saldrá a las calles y dirigirá a la manifestación de sus partidarios el miércoles en Washington en contra de la certificación de Biden.

Sin embargo, a pesar de los persistentes esfuerzos de Trump y según indican los politólogos, que Biden no tome posesión como presidente el próximo 20 de enero parece un escenario altamente improbable.

Con AFP y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24