El autor del tiroteo de Indianapolis compró armas legalmente pese a sus antecedentes

Jóvenes familiares y amigos de las víctimas del tiroteo de Indianapolis, EE. UU., del 15 de abril las conmemoran en una vigilia en la ciudad el domingo 18 de abril de 2021.
Jóvenes familiares y amigos de las víctimas del tiroteo de Indianapolis, EE. UU., del 15 de abril las conmemoran en una vigilia en la ciudad el domingo 18 de abril de 2021. © Jon Cherry / AFP

El FBI ya había investigado al joven que provocó la muerte de ocho personas al disparar contra una oficina de FedEx en Indianapolis, Estados Unidos, y ya le había decomisado un arma. Sin embargo, pudo comprar de manera legal los rifles de asalto que usó para el tiroteo. Este caso reabre el debate sobre el control de armas en el país. 

Anuncios

Dos rifles de asalto terminaron con la vida de ocho personas el jueves 15 de abril a manos de un joven de 19 años, Brandon Hole, en Indianapolis, Indiana, Estados Unidos. Después de rastrear su origen, la Administración de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego concluyó que el atacante los había comprado de manera legal en julio y septiembre del año pasado. 

Sin embargo, Hole ya había sido investigado por el FBI: meses antes de las compras, el joven fue detenido e internado en un centro de detención psiquiátrico. En ese momento, las autoridades estadounidenses le incautaron ya una arma. Semanas después, Hole fue interrogado por el FBI, que consideró que no había cometido ningún delito y no vio en él "extremismo violento con motivación racial". 

A pesar de estos antecedentes, el atacante pudo adquirir las dos armas con las que después atacó una oficina de FedEx donde había trabajado, hiriendo así a cinco personas y matando a ocho más, de las cuales cuatro eran miembros de la comunidad sikh, una religión originaria de India. 

El caso de Indianapolis reabre el debate sobre el control de armas en Estados Unidos

Este caso vuelve a colocar a Estados Unidos frente al espejo de las muertes por armas de fuego: el presidente demócrata Joe Biden ya aseguró que los atentados son una "vergüenza nacional" y pidió al Senado que tomara medidas para reforzar su control.

Las propuestas del Gobierno son prohibir las armas de guerra y los cargadores de alta capacidad y reforzar la revisión de los antecedentes de las personas que quieran adquirir armas, unas medidas que podrían haber evitado el tiroteo de Indianápolis. 

Sin embargo, este tipo de regulación tiene poca perspectiva de prosperar en el Senado estadounidense, donde los demócratas ostentan una mayoría mínima que les obligaría a convencer al menos a diez republicanos. Cuanto menos, es improbable: el Partido Republicano suele ser un acérrimo defensor de una comercialización más libre de las armas. 

Nuevos tiroteos en Texas y Wisconsin

El tiroteo de Indianapolis ni siquiera es el último suceso similar en Estados Unidos. Este domingo 18 de abril, al menos tres personas murieron en la ciudad de Austin, Texas, y otras tres perdieron la vida en un bar de Kenosha, Wisconsin, en incidentes similares. 

Estos dos tiroteos se suman al de Tennessee de inicios de abril, donde murió un estudiante; también al del sur de California, que se cobró la vida de cuatro personas; al del supermercado de Boulder, Colorado, que terminó con diez víctimas mortales. 

La cifra es escalofriante: en el último mes, son al menos 36 las personas que han muerto en tiroteos en Estados Unidos. Solo en 2020, 20.000 personas perdieron la vida así, el año más mortífero en la historia del país. 

Un país donde viven 330 millones de personas con 400 millones de armas. 

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24