Saltar al contenido principal
Especial noticias

El peso del 2019 en el proceso del Brexit

Un manifestante anti-Brexit ondea una bandera de la UE frente a las Casas del Parlamento en Londres, Reino Unido, el 25 de octubre de 2019.
Un manifestante anti-Brexit ondea una bandera de la UE frente a las Casas del Parlamento en Londres, Reino Unido, el 25 de octubre de 2019. Henry Nicholls / Reuters

La política británica ha vivido en el 2019 uno de los años más importantes en su historia reciente. Durante este periodo el bloqueo político ha hecho que se posponga la salida de la Unión Europea debido a la falta de acuerdo existente, la exprimera ministra, Theresa May, tuvo que dimitir por no lograr la salida del bloque y Boris Johnson subió al poder. El primer ministro se encontró un parlamento en su contra y tras varias votaciones perdidas, decidió convocar elecciones para ampliar su mayoría legislativa, una jugada arriesgada que le dio la victoria por mayoría absoluta.

Anuncios

"Este año ha sido incluso más loco que el anterior", resalta el profesor Tim Bale, experto en política británica de Queen Mary University of London.

Theresa May, la entonces primera ministra, soportó con cordura tres derrotas de su Brexit en el Parlamento. Arrinconada por las presiones del Partido Conservador, del que era jefa, anunció su renuncia una mañana soleada de mayo en las afueras de Downing Street, la residencia oficial del premier. Entre lágrimas, May, reconocida por su frío carácter, evidenció la lucha personal que libraba.

La primera ministra Theresa May al final de la declaración en la que anunció su renuncia en Londres, Reino Unido, el 24 de mayo de 2019.
La primera ministra Theresa May al final de la declaración en la que anunció su renuncia en Londres, Reino Unido, el 24 de mayo de 2019. Toby Melville / Reuters

Inmediatamente arrancó la campaña para sucederla. Aparecieron en escena los candidatos que se esperaba, liderados por Boris Jonhson, el carismático y controversial exalcalde de Londres, a quien se le ha ubicado dentro del grupo de conservadores que más conspiró contra Theresa May y que incluso votó en contra de su acuerdo Brexit.

Sin sorpresas, Boris Johnson fue elegido y asumió como primer ministro el 24 de julio.

Ese día May terminó su gobierno de un poco más de tres años presentando su renuncia oficial a la reina Isabel II, la jefa de Estado. Minutos más tarde, arrancó la era Jonhson con una promesa única: concretar el divorcio.  

Para la profesora Catherine Barnard, experta en derecho de la Unión Europea de la Universidad de Cambridge, no hay duda sobre las claves del 2019: "Theresa May perdiendo sus intentos de aprobar el Brexit en el Parlamento en tres ocasiones, la elección de Boris Johnson como primer ministro y que él ganara las elecciones con una mayoría extraordinaria". Barnard calificó el 2019 en Reino Unido como una "montaña rusa". 

'Get Brexit done' 

Con más resistencia que simpatía, Johnson se enfrentó a un Parlamento mayoritariamente contrario al que no le gustaba un divorcio sin acuerdo, pero tampoco tenía una idea clara sobre qué tipo de salida quería. Internamente, había varias corrientes dentro de los mismos partidos que dificultaban lograr consensos y hacían más profunda la crisis.

Tanto los conservadores como el Laborismo, en oposición, tenían diputados que querían o un Brexit suave, lo que establece una relación más cercana con la Unión Europea, o un segundo referendo.

El primer ministro había prometido una renegociación del acuerdo de May que eliminara el llamado ‘backstop’ que mantendría al Reino Unido bajo de las normas del Mercado Común de la Unión Europea. Boris logró lo que se creía imposible y el acuerdo fue modificado, aunque se mantiene el 92 por ciento del negociado por su antecesora.

En una apuesta muy controversial, Jonhson anunció, en pleno verano, el cierre del Parlamento por varias semanas. Dijo, en su momento, que el único objetivo era preparar la reapertura del Parlamento para iniciar una nueva legislatura.

Inmediatamente, diputados de varias corrientes lo llamaron "dictador" porque a claras luces, afirmaron, su intención era evitar que el Parlamento se interpusiera en sus planes de concretar el divorcio el 31 de octubre de 2019, como lo había prometido cuando asumió el poder.

El primer ministro británico, Boris Johnson, se reúne con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (sin foto) en Londres, Gran Bretaña, el 8 de enero de 2020.
El primer ministro británico, Boris Johnson, se reúne con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (sin foto) en Londres, Gran Bretaña, el 8 de enero de 2020. © REUTERS/Henry Nicholls

"Creo que la forma en que el Parlamento bloqueó un Brexit sin acuerdo fue muy significativa porque eso le permitió a Boris Johnson sugerir que el Parlamento se opuso de alguna manera a la voluntad del pueblo de una manera muy populista", sostiene Bale.
El caso llegó a la Corte Suprema de Justicia que, en sesiones extraordinarias y sin precedentes en la larga historia del país, falló que la decisión del premier era ilegal.

Así, el Parlamento volvió a legislar y cada vez más en contra de los planes de Johnson. El sentido de la Justicia se dividió en que unos dijeran que fue una clara interferencia y otros que se obró en derecho.

Las sorpresas de las elecciones generales de invierno

Fueron los primeros comicios en esta estación desde 1923. Aunque fue la carta de Johnson para resolver la crisis, la convocatoria a elecciones se convirtió en realidad cuando el Laborismo respaldó la iniciativa.

Fue una campaña frenética de cinco semanas con el Brexit como único protagonista. Desde el principio, las encuestas le daban la mayoría al partido de Johnson y predecían una tímida derrota para el Laborismo. Pero los resultados fueron más aplastantes: Boris Johnson recuperó las mayorías, ganando 368 diputados y una comodidad que le permitirá concretar su plan de divorcio sin inconvenientes.

Simultáneamente, el Partido Laborista, liderado por Jeremy Corbyn, sufrió su derrota más grande desde 1935. No solo perdió diputados en sus bastiones, sino que evidenció una crisis interna. Los expertos y los laboristas responsabilizan a Corbyn de esta derrota.
Otra sorpresa que dejaron las elecciones fue la pérdida de la silla en el Palacio de Westminster de Jo Swinson, la jefe de los Liberales Demócratas, que hicieron campaña para desactivar el Brexit o llamar a un segundo referendo. Es tan significativo que Swinson no haya sido elegida, que la remota posibilidad de un nuevo referendo quedó totalmente desvanecida.

Escocia, en camino a la independencia

Mientras el triunfo de Boris Johnson garantiza el Brexit, el de los Nacionales Escoceses abrió una nueva crisis constitucional que amenaza la unión.

Escocia se ha identificado más con Europa que con Gran Bretaña. Históricamente ha querido mantenerse como un país independiente.

Con el arrasador triunfo de los Nacionales Escoceses, que ganaron 48 de 59 sillas posibles para ese país en el Parlamento, dicen tener el mandato popular para realizar un nuevo referendo independentista en el 2020. Aunque para ello se requiera el apoyo del primer ministro, que ya ha dicho que no lo avalará. Pero el gobierno local de Escocia reclama su soberanía. No hay nada descartado en política y lo cierto es que será muy difícil para el premier ignorar las demandas de los nacionalistas.

Unas 100.000 personas marcharon por la independencia de Escocia del Reino Unido en Glasgow, el 11 de enero de 2020.
Unas 100.000 personas marcharon por la independencia de Escocia del Reino Unido en Glasgow, el 11 de enero de 2020. © Russell Cheyne / Reuters
La directora de la Foreign Press Association de Londres, Deborah Bonetti, que ha sido corresponsal de noticias durante 25 años, describe el 2019 como la "italianización de la política británica".

"Me siento casi como en casa. Todo pudo suceder, todo sucedió y todo el mundo estuvo obsesionado aquí durante todo el año", sostiene Bonetti.

El 2020 empieza igual, con el Brexit como protagonista. Seguramente en los años venideros también lo será. Al final y al cabo, este es, después de la Segunda Guerra Mundial, el gran hecho histórico de nuestros tiempos en Gran Bretaña.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.