Saltar al contenido principal

Nicolas Sarkozy, imputado por "asociación criminal" para financiar su campaña en 2007

El expresidente de Francia Nicolas Sarkozy responde una serie de preguntas de los periodistas durante una sesión de firma de su nuevo libro "Le Temps des Tempêtes" dentro del centro comercial Baleone en Ajaccio, en la isla mediterránea francesa de Córcega, el 24 de julio de 2020.
El expresidente de Francia Nicolas Sarkozy responde una serie de preguntas de los periodistas durante una sesión de firma de su nuevo libro "Le Temps des Tempêtes" dentro del centro comercial Baleone en Ajaccio, en la isla mediterránea francesa de Córcega, el 24 de julio de 2020. © AFP/Pascal Pochard

El expresidente francés Nicolas Sarkozy fue imputado por presunta "asociación criminal" este 16 de octubre, confirmó la Fiscalía Financiera, en medio del caso de la supuesta trama de financiación ilegal libia para la campaña que lo llevó al Palacio del Elíseo en 2007. Sarkozy insistió en su inocencia y dijo ser víctima de una "conspiración". 

Anuncios

Nikolas Sarkozy, que gobernó Francia entre 2007 y 2012, no logra liberarse de las acusaciones que lo persiguen desde hace casi una década por presunta financiación ilegal de campaña. Este viernes 16 de octubre quedó bajo investigación formal en el caso sobre la supuesta recepción de dinero libio para la campaña que lo llevó a la Presidencia.

Los fiscales investigan las acusaciones de que el exlíder libio Muamar al Gadafi habría entregado en secreto a Sarkozy 50 millones de euros para financiar su campaña en 2007.

El hecho de ser sometido a una "investigación formal" en Francia indica que los magistrados han encontrado pruebas suficientes de irregularidades para que el proceso pueda avanzar posiblemente hasta llegar a un juicio, por lo que está previsto que el exgobernante deba sentarse de nuevo en el banquillo y aclarar el caso.

Imagen de archivo. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, da la mano al líder libio Muamar el Gadafi a su llegada para una visita oficial a Libia, el 25 de julio de 2007 en Trípoli.
Imagen de archivo. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, da la mano al líder libio Muamar el Gadafi a su llegada para una visita oficial a Libia, el 25 de julio de 2007 en Trípoli. Patrick Kovarik / AFP

Pero esta no es la primera vez que Sarkozy es imputado por supuestamente recibir recursos de Al Gadafi con fines electorales. El pronunciamiento de este viernes de la Fiscalía Financiera se convierte en la cuarta acusación por este caso, tras las imputaciones formuladas en 2018 por "corrupción pasiva", "beneficio de fondos públicos malversados" y "financiamiento ilegal de campañas".

Las indagaciones de las autoridades francesas comenzaron después de los señalamientos de uno de los hijos del difunto dictador, Saif al-Islam, en 2011. Luego el caso atrajo un mayor escrutinio en noviembre de 2016 cuando el empresario franco-libanés Ziad Takieddine aseguró que entregó tres maletas llenas de efectivo libio al exjefe de gabinete y director de campaña de Sarkozy, Claude Guéant, entre 2006 y 2007.

El nuevo dictamen fue emitido por las autoridades francesas luego de que esta semana el exjefe de Estado declarara durante cuatro días ante el tribunal de instrucción que investiga el caso. Al conocer el reciente fallo, Sarkozy volvió a defender su inocencia a través de un comunicado que difundió en sus redes sociales asegurando que se trata de "una nueva etapa en la larga lista de injusticias", que señala ocurren en su contra.

"Después de cuatro días de interrogatorios, durante los cuales respondí todas las preguntas que me hicieron (...) Mi inocencia ha sido nuevamente desatendida por una decisión que no trae evidencia de ningún financiamiento ilícito", afirmó Sarkozy.

Pero los franceses recuerdan que el expresidente tuvo una relación por lo menos controversial con Al Gadafi. Poco después de ser elegido para ocupar el Palacio del Elíseo, invitó al dirigente libio a París para una visita de Estado y lo recibió con honores. Sin embargo, tiempo después y bajo el mandato de Sarkozy, Francia lideró los ataques aéreos lanzados por la OTAN contra las tropas de Al Gadafi que ayudaron a combatientes rebeldes a derrocar a su régimen en 2011.

Las otras investigaciones contra Sarkozy

La investigación de supuesta financiación libia es solo una de las varias indagaciones legales que han perseguido al exjefe de Estado desde que dejó el poder. En 2018, Sarkozy perdió una apelación contra la decisión de enviarlo a juicio por cargos de financiación ilegal de campañas por el llamado "caso Bygmalion".

Archivo-El expresidente de Francia, Nikolas Sarkozy, durante una reunión en París, Francia, el 27 de septiembre de 2016.
Archivo-El expresidente de Francia, Nikolas Sarkozy, durante una reunión en París, Francia, el 27 de septiembre de 2016. © AFP/Martin Bureau

Ese escándalo trata sobre la supuesta maniobra para ocultar los gastos reales de su fallida campaña presidencial con la que intentó reelegirse en 2012. Según la acusación, su partido político Unión por un Movimiento Popular (UMP), ahora llamado Les Républicains, se habría confabulado con la empresa de relaciones públicas Bygmalion para no revelar la verdadera suma empleada.

Presuntamente, la compañía aliada facturó los gastos al partido político de Sarkozy en vez de a la campaña para que su movimiento político pudiera gastar casi el doble de la cantidad permitida. Para lograrlo, el partido le habría pedido a la agencia de comunicaciones que emitiera facturas falsas y de esa manera cubrir el gasto excesivo.

Sarkozy, quien afirma ser víctima de una "conspiración", es el segundo expresidente francés en ser juzgado después de Jacques Chirac, fallecido en 2019, y que en 2011 fue condenado a dos años de cárcel por desvío ilegal de fondos. No obstante, debido a su edad, 79 años para entonces, y por encontrarse enfermo no ingresó a prisión.

Con Reuters, AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.