“Je suis prof”, los franceses protestan tras la decapitación de un profesor en París

Cientos de personas se congregan en la Place de la Republique, para rendir homenaje a Samuel Paty, un profesor decapitado por un presunto yihadista, y expresar su rechazo contra el terrorismo. En París, Francia, el 18 de octubre de 2020.
Cientos de personas se congregan en la Place de la Republique, para rendir homenaje a Samuel Paty, un profesor decapitado por un presunto yihadista, y expresar su rechazo contra el terrorismo. En París, Francia, el 18 de octubre de 2020. © Reuters/Charles Platiau

Miles de franceses se manifestaron este domingo por todo el país para protestar por el asesinato de Samuel Paty, un profesor de historia decapitado el viernes por un presunto yihadista. Tras el crimen, el Gobierno impulsa la expulsión del país de presuntos extremistas islámicos indocumentados.

Anuncios

Bajo los gritos de “yo soy un profesor” o “todos somos Samuel”, miles de franceses se manifestaron para mostrar su rechazo al asesinato de Samuel Paty, un profesor que fue decapitado el pasado viernes, por un refugiado checheno de 18 años, según informaron las autoridades.

Paty, de 47 años y maestro de secundaria, fue atacado fuera de su escuela en un suburbio de París. El profesor había mostrado a sus estudiantes caricaturas del profeta Mahoma en una clase de libertad de expresión, lo que enfureció a varios padres musulmanes, que creen que cualquier representación del Profeta es una blasfemia.

Desde París a Lyon, Marsella y Lille, grandes multitudes se reunieron de forma pacífica, para apoyar a los maestros y rechazar los actos violentos. Los manifestantes guardaron minutos de silencio, cantaron el himno nacional, gritaron eslóganes y emitieron fuertes aplausos en honor a Paty. A la protesta también asistieron musulmanes que denunciaron lo que uno de ellos definió como "barbarie islamista".

"Estamos aquí para defender la República, los valores de la República: libertad, igualdad, fraternidad y laicismo. Podemos sentir que la nación está amenazada", dijo Pierre Fourniou, un manifestante en París, de 83 años.

Cerca de seis años después del "Je suis Charlie", con el que todo el país condenó el terrorismo por el ataque contra el semanario Charlie Hebdo, también en la capital francesa, en el que murieron 12 personas, Francia vuelve a defender la libertad de expresión, y a solidarizarse con las víctimas del yihadismo.

“No nos dividirán ¡Somos Francia!"

El primer ministro Jean Castex participó en la manifestación en la Place de La Republique en París junto con el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, y otros altos cargos políticos, que expresaron su solidaridad tras el asesinato que conmociona a toda la nación.

"No nos asustan. No tenemos miedo. No nos dividirán ¡Somos Francia!", publicó Castex en su cuenta de Twitter durante esta jornada.

Por su parte, Michel Blanquer, declaró que "la República ha sido atacada con el asesinato de un profesor. Independiente de nuestras diferencias políticas, sindicales o de otro tipo, hay que mostrar unidad y que no tenemos miedo".

Expulsión de radicales en situación irregular

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, anunció que ha instruido a los jefes de policía para que expulsen a 231 extranjeros que residen indocumentados en el país y están fichados por su radicalización islamista. De ellos, 180 están actualmente en prisión.

El agresor de Samuel Paty, nacido en Rusia y de origen checheno, fue asesinado a tiros por la policía poco después del ataque. Hasta el momento, las autoridades han detenido a 11 personas por su presunta relación con el asesinato y las investigaciones por este crimen continúan.

El presidente francés, Emmanuel Macron, encabeza este domingo una reunión del Consejo de Defensa en la que podrían tomarse algunas nuevas medidas contra el terrorismo.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24