Avanzan las investigaciones sobre el ataque islamista en Niza

Soldados franceses patrullan cerca de la iglesia de Notre Dame el día después de un mortal ataque con cuchillo en Niza, Francia , el 30 de octubre de 2020.
Soldados franceses patrullan cerca de la iglesia de Notre Dame el día después de un mortal ataque con cuchillo en Niza, Francia , el 30 de octubre de 2020. REUTERS - ERIC GAILLARD

Un día después del asesinato de tres feligreses en la Basílica de Notre-Dame en Niza, en el sur de Francia, la ciudad permanece desolada por la violencia islamista. Mientras, las autoridades francesas impusieron el estado de alarma máximo y continúan investigando al atacante, un hombre tunecino que llegó a Europa hace apenas dos meses. 

Anuncios

Francia permanece en estado de shock tras el segundo ataque islamista en el país en los últimos quince días. La nación está “bajo ataque” dijo el presidente francés, Emmanuel Macron, a raíz de los asesinatos dentro de la Basílica de Notre-Dame de l'Assomption en Niza, al sur del país, que dejó tres muertos, entre ellos una mujer de nacionalidad brasileña.

El jueves, varios líderes mundiales mostraban su solidaridad con el pueblo francés y condenaban el extremismo islamista. Macron prometió a la nación que “no cederán al terror” y anunció una serie de medidas, elevando la alerta terrorista a nivel máximo de emergencia en todo el país y anunciando el despliegue de 7.000 soldados para vigilar las escuelas e iglesias, principales focos en los atentados sucedidos en los últimos días.

El presidente se trasladó inmediatamente a Niza, desde donde ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas y dijo que Francia había sido atacada por “nuestros valores, nuestro gusto por la libertad, por la capacidad en nuestro suelo de tener libertad de creencia”.

Un día después del mortífero ataque con arma blanca en el interior de la basílica de Niza, continúan las investigaciones. La Policía francesa anunció este viernes 30 de octubre la detención de un hombre por su presunta complicidad con el autor del atentado. "Un hombre de 47 años fue detenido en la noche de ayer. Es sospechoso de haber estado en contacto con el autor", indicó a la agencia EFE una fuente judicial.

El atacante, Brahim Aouissaoiu, se encuentra hospitalizado bajo custodia policial, después de ser herido de bala por los agentes. El hombre de 21 años llegó el pasado 20 de septiembre a la isla italiana de Lampedusa, procedente de Túnez. La investigación se centra ahora en averiguar cómo llegó a Francia desde el puerto italiano de Bari y sus "eventuales complicidades", señaló el fiscal nacional antiterrorista, Jean-François Ricard, durante una declaración a la prensa la pasada noche. "En cuanto al autor, se encontraron un Corán y dos teléfonos. Cerca de allí, se descubrió el arma homicida, un cuchillo de 30 centímetros de tamaño con una hoja de 17 centímetros", informó el fiscal.

01:27

La familia del atacante dice que no mostró signos de "radicalización"

Desde Túnez, las autoridades tunecinas informaron de que están investigando a su ciudadano, pero que el hombre no figura en la lista de la Policía como presunto militante.

Por su parte, la familia de Aouissaoiu alegó que el joven se trasladó a Europa para trabajar y que no mostró signos de radicalización. “Ha estado rezando durante unos dos años y medio. Se iba a trabajar y volvía a casa. No salía a socializar. Solía traer café del trabajo y beberlo en casa”, dijo la madre del sospechoso.

El autor del ataque con cuchillo es procedente de la localidad de Thina, en la costa de la ciudad portuaria de Sfax, un punto de partida para los jóvenes que buscan embarcarse en Europa.

Niza, en estado de shock por el último atentado islamista en la ciudad

 

 

Tras el violento ataque que suscitó los peores temores entre la población de la ciudad francesa, que ha vivido más de tres atentados terroristas en los últimos años, varias personas se acercaron al lugar de los hechos para depositar flores y encender velas en honor a los fallecidos. "Soy de Niza y esto es una tragedia una vez más. Somos un país libre. Amemos la libertad, ese es un mensaje para el mundo. La vida debe ser espiritual. Ningún dios debe matar", dijo Frederic Lefevre, residente. 

"Estamos en guerra contra la ideología islamista"

Este viernes las autoridades han convocado un consejo de defensa para tratar la violencia extremista que azota el país. El ministro del Interior de Francia, Gerald Damarnin, dijo que es probable que se produjeran más ataques en su territorio. En un tono belicista, el ministro dijo que el país está inmerso en una “guerra contra la ideología islamista”. "Estamos en una guerra contra un enemigo que está tanto dentro como fuera", dijo Damarnin a la radio RTL, añadiendo que "necesitamos entender que ha habido y habrá otros eventos como estos terribles ataques".

Mientras el jefe de Estado francés reitera su defensa de los “valores franceses” y la libertad de expresión, en referencia al derecho de publicar caricaturas que representan al profeta Mahoma, en varios países de mayoría musulmana se multiplican las manifestaciones callejeras entre aquellos que considerar que las caricaturas del profeta son un insulto hacia su religión.

Multitudinaria protesta en Bangladesh y llamado al boicot de productos franceses

En Bangladesh, uno de los países con mayor población musulmana y que acoge a millones de refugiados rohingyas, miles salieron a las calles de la capital, Dhaka, portando pancartas en contra del líder francés y haciendo un llamado a boicotear productos franceses. Un reclamó que inició el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, la semana pasada, después del asesinato del profesor Samuel Paty en otro ataque islamista radical, pero que se extendió por varios países árabes, a medida que se acalora el debate en torno a libertad de expresión y aumentan las tensiones entre Francia y Turquía.

Francia cuenta con la comunidad musulmana más grande de Europa, ha sufrido una serie de atentados de corte islamista radical en los últimos años, incluidos atentados y tiroteos en 2015 en París que mataron a 130 personas y el ataque de 2016 en Niza. Los últimos hechos levantan también el debate sobre la integración de las comunidades musulmanas en el país, a menudo excluidas de la sociedad y marginadas en guetos. Una comunidad que es blanco de ataque por parte de la extrema derecha europea, que además está aprovechando los recientes ataques para imponer su discurso xenófobo en contra de la migración.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24