Saltar al contenido principal

Italia supera las 50.000 muertes por Covid-19 a la espera de nuevas restricciones

Un paciente llega en ambulancia al hospital San Carlo de Milán, el 28 de octubre de 2020.
Un paciente llega en ambulancia al hospital San Carlo de Milán, el 28 de octubre de 2020. Miguel Medina AFP/Archivos
5 min

El Ministerio de Salud italiano confirmó que, con los 630 decesos en las últimas 24 horas, el país superó la barrera de las 50.000 víctimas mortales por Covid-19 desde que comenzó la pandemia. En total, 50.453 fallecidos y casi un millón y medio de contagios en uno de los países europeos más golpeados por el coronavirus. Italia se aboca ahora a un fin de año con restricciones mientras la segunda ola del virus hace estragos. 

Anuncios

Las cifras redondas son demoledoras en la pandemia del Covid-19. Ofrecen una imagen clara de la calamidad que atraviesa la sociedad, una barrera psicológica sin retorno. Este lunes 23 de noviembre, Italia superó la cifra de las 50.000 muertes por coronavirus desde que se inició la pandemia. Una “matanza silenciosa”, como lo describe el periódico italiano 'La Repubblica', que ha sumado en estas últimas 24 horas otros 630 fallecidos en el país.

La mortalidad se sitúa ahora en torno al 3,7%. Un mejor dato que en la primera ola, el cual se situaba en el 13%, pero que, sin embargo, señala una realidad engañosa. Estos datos de mortalidad dependen del número de pruebas realizadas, que son muy superiores en esta segunda ola con respecto a la primera.

Pero aunque demoledores, los datos actuales ofrecen algo de esperanza al país transalpino. Por primera vez en esta segunda ola, el número de contagios ha bajado respecto al día anterior. 796.849 respecto a los más de 800.000 del domingo. Sin embargo, la relación entre pruebas realizadas y positivos es de un 15,3%, ligeramente superior a la del día anterior. Con estas cifras, el Gobierno italiano estudia nuevas medidas ante la pronta llegada del periodo navideño.

Medidas más restrictivas de cara a la Navidad

“Afrontar las fiestas de Navidad sin mayores medidas restrictivas sería una irresponsabilidad”. Es la frase tajante que el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha dicho estos últimos días y que deja en vilo a los italianos de cara a las próximas festividades. El Gobierno no está dispuesto a cometer el mismo error que en las vacaciones estivales y ya ha adelantado que se plantea la posibilidad de prohibir la práctica del esquí, en colaboración con los países vecinos.

Por el momento, las estaciones de esquí permanecen cerradas hasta el próximo 3 de diciembre, fecha en la que termina el actual decreto con las restricciones por el Covid-19 y varios presidentes de las regiones alpinas ya han mostrado su preocupación por la posibilidad de cierre de un sector clave para sus economías.

Esquiadores en las pistas de la estación austriaca de Pitztal, el 29 de octubre de 2020
Esquiadores en las pistas de la estación austriaca de Pitztal, el 29 de octubre de 2020 JOE KLAMAR AFP

“El cierre de instalaciones de esquí pondría en peligro 120.000 puestos de trabajo. Para este sector, que incluye hoteleros, restauradores y comerciantes, saltar las vacaciones navideñas significa perder todo”, aseguró Giovanni Toti, presidente de la Conferencia de las Regiones italianas.

Por su parte, el presidente de la región del Véneto, Luca Zaia, dijo en una rueda de prensa que “una temporada sin esquí sería un suicidio”. Sin embargo, esta región es actualmente la cuarta con mayor número de infectados. El propio Zaia ha reconocido que “después de cruzar el umbral con los pacientes internados en áreas no críticas, nos preparamos para superar los niveles máximos de la primera fase incluso en cuidados intensivos”.

Los expertos piden "responsabilidad y conciencia"

Lombardía, otra de las regiones alpinas que se verían afectadas por esta hipotética decisión, es el territorio con mayor número de casos hasta la fecha, con más de 5.000 positivos en las últimas 24 horas y 376.899 en total.

Asimismo, es la región con mayor número de decesos, con un total de 20.664 muertes, muy por encima de Piamonte, la segunda más afectada, que ha contado 5.646 muertes hasta hoy.

Una mujer monta una bicicleta en la Plaza del Duomo, en la región norteña de Lombardía de Italia, luego de que el gobierno implementara nuevas medidas restrictivas debido a un aumento en el número de infecciones por coronavirus (COVID-19) en Milán, Italia, el 19 de octubre de 2020.
Una mujer monta una bicicleta en la Plaza del Duomo, en la región norteña de Lombardía de Italia, luego de que el gobierno implementara nuevas medidas restrictivas debido a un aumento en el número de infecciones por coronavirus (COVID-19) en Milán, Italia, el 19 de octubre de 2020. © Flavio Lo Scalzo / Reuters

En una entrevista al periódico 'Il Corriere della Sera', Luca Richeldi, presidente de la Sociedad Italiana de Neumología, ha afirmado que los "sacrificios y privaciones que seguiremos sufriendo asegurarán que esta sea también nuestra última Navidad así”, en referencia a los datos que se manejan y las medidas que se prevén.

“Los que están en la zona roja con gran responsabilidad también están haciendo sacrificios por el bien de los que están en la zona amarilla. Sacrificios desiguales por el bien común. Responsabilidad y conciencia”, ha pedido Richeldi en esta entrevista.

Los números aún no invitan a que los italianos se relajen. El próximo día cuatro, se sabrán cuáles son las medidas del Gobierno para las próximas navidades. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.