La oposición socialdemócrata ganó las legislativas de Rumania, pero no gobernará

El primer ministro y líder del PNL Ludovic Orban pronuncia un discurso tras la publicación de los primeros resultados a boca de urna de las elecciones legislativas, en Bucarest, Rumania, el 6 de diciembre de 2020.
El primer ministro y líder del PNL Ludovic Orban pronuncia un discurso tras la publicación de los primeros resultados a boca de urna de las elecciones legislativas, en Bucarest, Rumania, el 6 de diciembre de 2020. © Inquam / Octav Ganea / Reuters

La pandemia, junto a la crisis financiera agravada por su gestión, castigó el domingo a los conservadores rumanos. En las parlamentarias, el gobernante Partido Nacional Liberal perdió ante el Partido Socialdemócrata, que logró un 30% de los votos. Sin embargo, la renuncia del actual mandatario ha permitido que los vencedores sean al final los de centro-derecha, debido a que el presidente Klaus Iohannis ha rechazado un gabinete de izquierdas. Algo con lo que ya había amenazado.

Anuncios

Entre domingo y lunes, Rumania ha vivido las horas políticas más agitadas del año. Todo empezó con un sorpresivo resultado en las elecciones legislativas. Y es que, con más del 99% de los votos escrutados, el opositor Partido Socialdemócrata (el izquierdista PSD) se hizo con más del 30% de los sufragios, cuando el gobernante Partido Nacional Liberal (el PNL) apenas obtuvo un 25% de apoyos.

Este resultado no solo entregaba el relevo al PSD, pese al rechazo del presidente rumano Klaus Iohannis, sino que ha causado la dimisión del primer ministro Ludovic Orban, rostro del grupo de centro-derecha, que ha perdido los comicios aún cuando en enero ostentaba un 45% de intención de voto.

"He decidido renunciar a mi mandato de primer ministro, después de un año y un mes en los que Rumania se ha enfrentado a un período extremadamente difícil", anunció Orban del PNL, aludiendo a la pandemia y a la crisis económica en el país.

¿Qué ha acontecido después? Que el presidente Iohannis ha actuado designando a un primer ministro interino, el titular de Defensa Nicolae Ciuca, de 53 años y general del Ejército de Tierra –que llegó al Ejecutivo en noviembre de 2019 tras derrocar al anterior gabinete socialdemócrata en una moción de censura–, que tendrá el cargo hasta que el Parlamento rumano salido de las urnas invista a un nuevo jefe y se conforme un nuevo Gobierno.

"El presidente de Rumania ha designado primer ministro interino al señor Nicolae-Ionel Ciuca, para que desempeñe las atribuciones hasta la formación de un nuevo Gobierno", confirma una nota de la Presidencia.

Iohannis, dique de una victoria socialdemócrata completa

Con este movimiento, y así lo ha comunicado, el presidente de Rumania deja claro que, pese a la victoria del PSD en los comicios, no permitirá ni encargará formar un Gobierno a la izquierda, optando entonces por un primer ministro de centro-derecha que logre una coalición entre el PNL gobernante, la alianza centrista USR-Plus (que obtuvo un 16% de los votos) y otros partidos de misma ideología.

Un dique para los socialdemócratas, a los que Iohannis ya advirtió que no permitiría que regresaran al poder. Además, constitucionalmente el mandatario no tiene la obligación de respetar los resultados si el partido vencedor no logra una mayoría absoluta.

De este modo, Klaus Iohannis persiste en su deseo de encargar un nuevo Gobierno de coalición al PNL, que es su aliado político. Si bien, los analistas advierten que la unión necesitará pese a todo la colaboración de otro grupo político extra para tener la mayoría.

Con una minoría es que los liberales han estado en el poder desde octubre del año pasado, luego de una moción de censura que tumbó al Gobierno socialdemócrata y cuya imagen se vio empañada por escándalos de corrupción y enfrentamientos con la Unión Europea, debido a controvertidas reformas judiciales.

Más de 18 millones de electores estuvieron llamados a las urnas, pero solo alrededor del 30% de ellos terminó participando de una jornada más que sorpresiva. Se trata de la cifra más alta de abstención en unas elecciones parlamentarias desde 1989, tras la caída del comunismo que dio paso a la democracia.

Los expertos atribuyen la apatía de los votantes al temor a contagiarse de Covid-19, en medio de la segunda ola de contagios que afecta a Rumania. Pero, añaden, que el desinterés hace parte también de una desilusión contra la clase política rumana.

Con Reuters, AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24