Reino Unido anunció el retiro de las cláusulas que violarían el acuerdo sobre Irlanda del Norte

Peatones en Londres, Reino Unido, el 8 de diciembre de 2020, cuando las conversaciones sobre un acuerdo comercial entre la UE y el Reino Unido entran en una etapa crítica.
Peatones en Londres, Reino Unido, el 8 de diciembre de 2020, cuando las conversaciones sobre un acuerdo comercial entre la UE y el Reino Unido entran en una etapa crítica. © AFP/Tolga Akmen

Londres y Bruselas anunciaron el "acuerdo de principios" con el que el Gobierno británico se comprometió a retirar las polémicas cláusulas del proyecto de ley que violaba el pacto de salida de la Unión Europea, en particular sobre la frontera entre el territorio de Irlanda del Norte y la república de Irlanda. Los negociadores aún deberán consensuar cómo será administrado el comercio entre las dos partes.

Anuncios

La novela del Brexit dio un nuevo giro este martes, con el que finalmente podría haber un acuerdo comercial, a pocos días de que termine el periodo de transición, el 31 de diciembre.

Michael Gove, el ministro a cargo de los preparativos para la salida de Londres de la Unión Europea (UE), anunció un "acuerdo de principios sobre todas las cuestiones", en particular con respecto al "Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte".

"Se ha llegado a un acuerdo en principio en las siguientes áreas, entre otras: Puestos de control fronterizo / Puntos de entrada específicamente para controles de animales, plantas y productos derivados, declaraciones de exportación, suministro de medicamentos, suministro de carnes refrigeradas y otros productos alimenticios a los supermercados, y una aclaración sobre la aplicación de ayudas estatales en los términos del Protocolo", señala el comunicado divulgado por Gove.

Asimismo, acordaron de manera preliminar cuestiones sobre la presencia de la UE en Irlanda del Norte, cuando las autoridades británicas apliquen controles de aduanas. Se refiere a los criterios que deberán ser tenidos en cuenta para determinar si las mercancías están "sin riesgo" de entrar en la Unión Europea, cuando estas sean trasladadas desde el resto del Reino Unido hacia la provincia británica de Irlanda del Norte, la única que tiene una frontera terrestre con la Unión Europea, a través de la república de Irlanda.

Archivo- Un manifestante anti-Brexit ondea una bandera de la UE frente a las Casas del Parlamento en Londres, Reino Unido, el 25 de octubre de 2019.
Archivo- Un manifestante anti-Brexit ondea una bandera de la UE frente a las Casas del Parlamento en Londres, Reino Unido, el 25 de octubre de 2019. © Reuters/Henry Nicholls

De acuerdo con la comunicación oficial, también hay un consenso en principio acerca de la exención de los subsidios estatales agrícolas y pesqueros, otro de los puntos principales de la discordia de los últimos meses.

Sin embargo, los detalles sobre cómo procederá aún no han sido establecidos, lo que significa que los negociadores tendrán que seguir conversaciones comerciales más amplias para determinar cómo administrar cerca de mil millones de dólares anuales en transacciones comerciales entre el territorio británico y la Unión Europea.

¿Cuál es la razón de la reciente discordia entre Londres y Bruselas?

Aunque el pasado 31 de enero quedó oficializado el divorcio entre Londres y Bruselas, desde entonces comenzó una etapa de transición de 11 meses para dar a las partes tiempo de acordar una futura relación comercial.

Archivo-El negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier, tras una semana de conversaciones congeladas sobre el brexit en Londres, Reino Unido, el 30 de noviembre de 2020.
Archivo-El negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier, tras una semana de conversaciones congeladas sobre el brexit en Londres, Reino Unido, el 30 de noviembre de 2020. © Simon Dawson / Reuters

Pero durante este periodo, Londres ha regresado la amenaza latente de un Brexit duro, luego de que el Gobierno de Boris Johnson intentara aprobar en su Parlamento un proyecto de ley que revertiría el compromiso de permitir que la UE también controle las mercancías que pasan desde el resto del territorio británico hacia su región de Irlanda del Norte y viceversa.

La participación de Bruselas en este asunto había sido acordada con el fin de prevenir desventajas comerciales para alguna de las dos partes y frenar la necesidad de imponer una infraestructura fronteriza entre las Irlandas, para no perjudicar la paz entre ambas, alcanzada tras la firma del Acuerdo del Viernes Santo o de Belfast, en 1998.

Mapa que muestra los territorios del Reino Unido y a la República de Irlanda.
Mapa que muestra los territorios del Reino Unido y a la República de Irlanda. © France 24

La propuesta británica daría el poder a los ministros de su país de eliminar unilateralmente los compromisos adquiridos, reglamentar la ayuda estatal y los procedimientos aduaneros para el comercio de Irlanda del Norte. Y, aunque Boris Johnson admitió que esos cambios violarían lo pactado, justificó que era necesario para cumplir con la base fundamental del Brexit: que el Reino Unido vuelva a tener control independiente sobre sus fronteras y comercio.

Aunque la Cámara de los Comunes, mediante una votación, se pronunció en contra de aprobar la iniciativa que haría las modificaciones, en los últimos días la Administración de Johnson insistió en que volvería a impulsarla en su Parlamento. Sin embargo, el anuncio de este martes parece mostrar un cambio en esa postura por parte del Gobierno británico.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24