Reino Unido y la UE acuerdan dar “la milla extra” y prolongan la negociación comercial

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ofrece una conferencia de prensa tras una reunión telefónica con el primer ministro británico, Boris Johnson. Fotografía en Bruselas, Bélgica, el 13 de diciembre de 2020.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ofrece una conferencia de prensa tras una reunión telefónica con el primer ministro británico, Boris Johnson. Fotografía en Bruselas, Bélgica, el 13 de diciembre de 2020. © Olivier Hoslet / Pool vía REUTERS

Aunque inicialmente Bruselas y Londres habían pactado que este domingo 13 de diciembre sería la fecha límite para definir el futuro de las negociaciones; en una llamada telefónica el primer ministro Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, acordaron prolongar las conversaciones.

Anuncios

“A pesar del agotamiento después de casi un año de negociaciones, a pesar del hecho de que los plazos se han incumplido una y otra vez, creemos que es responsable en este momento hacer un esfuerzo adicional”, dijeron Johnson y von der Leyen en un comunicado conjunto.

Las partes decidieron extender el tiempo límite que se habían autoimpuesto al considerar que había demasiado en juego para no intentar hasta el final llegar a un acuerdo. Londres y Bruselas están negociando desde principios de este año cómo serán las relaciones comerciales de los británicos con el mercado único europeo a partir del 1 de enero de 2021, cuando Reino Unido finalizará el Brexit y se retirará definitivamente de los beneficios económicos que tienen los países de la Unión Europea. 

Tras la decisión de Johnson y von der Leyen, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se acogió al mandato y dijo que los negociadores continuarán sus diálogos en Bruselas, donde están reunidos. El funcionario agregó que deberían “hacer todo lo posible para lograr un acuerdo”, pero mantuvo su antigua postura de que no podría haber un acuerdo “a cualquier precio”. 

“Lo que queremos es un buen acuerdo, un acuerdo que respete estos principios de juego limpio económico y, también, estos principios de gobernanza”, explicó el presidente del Consejo Europeo. 

“Iremos la milla extra”: Boris Johnson

Por su parte, Johnson dijo que aún están “muy lejos en algunos puntos clave”. Y es que hasta ahora, Londres y Bruselas mantienen sus diferencias sobre dos puntos que han sido complicados desde el inicio de las negociaciones. El primero de ellos es la pesca en aguas británicas, pues Reino Unido quiere tener soberanía total sobre su territorio marítimo y decidir quién entra y quién sale; mientras que la Unión Europea defiende que sus países miembro sigan pescando en el Mar del Norte. La discusión gira en torno a cómo regular la cantidad y la clase de pesca. 

Otro punto por resolver es la competencia. La UE le ha solicitado a Londres que imponga reglas siguiendo los estándares europeos, en temas como derechos laborales, respeto al medio ambiente e impuestos. De lo contrario, Bruselas considera que Reino Unido tendría unas ventajas competitivas y que podría convertirse en algo parecido a un paraíso fiscal justo en las puertas de la UE. Pero el Gobierno británico ha rechazado la propuesta argumentando que no tendría sentido salirse del mercado común para continuar con las mismas normativas. 

A pesar de las diferencias, los líderes siguen intentando un acuerdo para evitar el llamado ‘Brexit duro’, que implicaría romper las relaciones comerciales sin tener reglamentos claros sobre cómo funcionarán. “Donde hay vida, hay esperanza. Iremos la milla extra”, agregó en ese sentido el primer ministro británico.

Sin embargo, Johnson reconoció que su país tiene que prepararse para un escenario en el que no se logre un acuerdo y regularse únicamente con las normas genéricas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“Mientras tanto, prepárense con confianza para el 1 de enero, para comerciar según la OMC”, dijo el primer ministro. De hecho, Johnson declaró en la cadena pública BBC que lo “más probable” es que se cumpla el tiempo en el que Reino Unido se separe del mercado común europeo sin que lleguen a un pacto con Bruselas. El líder concluyó que no podrán comprometerse en sus “líneas rojas”.

Una de las salidas que intentó el primer ministro fue proponerle a von der Leyen que los británicos negociaran de manera separada con los líderes europeos de países como Francia o Alemania, pero la Comisión Europea se opuso e insistió en mantener las conversaciones con todo el bloque de las 27 naciones. 

El optimismo y la cautela de Irlanda

Durante todas las negociaciones, el Gobierno irlandés siempre ha sido férreo en la necesidad de que Reino Unido se separe de la UE con un acuerdo comercial. Y es que al ser Irlanda la única frontera terrestre entre el territorio europeo y el británico, sería el país más golpeado por un eventual ‘Brexit duro’.

Por eso, el ministro de Relaciones Exteriores de Irlanda, Simon Coveney, calificó como una “buena señal” el hecho de que Johnson y von der Leyen hayan decidido continuar las conversaciones. 

“Es hora de seguir tranquilos y permitir que los negociadores avancen poco a poco, incluso en esta última etapa. La declaración conjunta sobre las negociaciones del Brexit es una buena señal. Un acuerdo claramente es muy difícil, pero posible”, expresó en Twitter. 

A pesar del optimismo, las autoridades irlandesas están trabajando en un plan de apoyo financiero para ayudar a los exportadores de alimentos a mantener su participación en el mercado británico en caso de que Bruselas y Londres no logren un acuerdo, según dijo el ministro este domingo.

Con EFE, AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24