"La corte hace al rey": Putin se refiere a la Administración Biden y al caso Navalny

El presidente ruso Vladimir Putin, durante la gran rueda de prensa anual, en Moscú, Rusia, el 17 de diciembre de 2020.
El presidente ruso Vladimir Putin, durante la gran rueda de prensa anual, en Moscú, Rusia, el 17 de diciembre de 2020. © Sputnik/Alexei Nikolsky/Kremlin/Vía Reuters

En su gran rueda de prensa anual, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se refirió a las relaciones con Estados Unidos, mencionó las expectativas que tiene con la nueva Administración de Joe Biden y habló ampliamente sobre el envenenamiento contra el opositor ruso Alexéi Navalny; caso que tachó de "truco para atacar a Rusia".

Anuncios

Una nueva carrera armamentista entre Estados Unidos y Rusia ya inició, según dijo este jueves el presidente ruso Vladimir Putin durante su gran rueda de prensa anual. "Ya sucedió y esto es obvio", dijo el mandatario.

Putin acusó a Washington de comenzarla, por lo que aseguró que su Gobierno se ha visto obligado a desarrollar armas hipersónicas como respuesta.

Ante este panorama, el mandatario ruso reiteró su llamado a extender al menos por un año el último tratado de desarme vigente, que vence el próximo 5 de febrero. "No estamos en contra de tener en cuenta esa circunstancia. Pero por el momento, al respecto, nadie habla con nosotros", dijo Putin.

Desde 2010, Estados Unidos y Rusia firmaron el acuerdo START (Tratado de Reducción de Armas Estratégicas) que limita el número de ojivas nucleares estratégicas, misiles y bombarderos que los dos países pueden desplegar.

Sin embargo, el presidente ruso se mostró optimista de flexibilizar tensiones con Washington bajo el Gobierno entrante del presidente electo Joe Biden, quien se posesionará el próximo 20 de enero.

"Sé que el recién elegido presidente (de EE. UU.), el señor (Joe) Biden, manifestó (...) su disposición para continuar el diálogo para conservar este documento fundamental y universal. Estamos listos (...) pero necesitamos alguna clase de reacción por parte de nuestros socios estadounidenses", apuntó.

En esta foto de archivo tomada el 24 de noviembre de 2020 el presidente electo de los EE.UU. Joe Biden habla durante un evento de anuncio del gabinete en Wilmington, Delaware. La victoria del presidente electo Joe Biden en Arizona se concretó el 30 de noviembre de 2020, consolidando aún más su triunfo incluso cuando Donald Trump sigue haciendo afirmaciones infundadas de fraude electoral.
En esta foto de archivo tomada el 24 de noviembre de 2020 el presidente electo de los EE.UU. Joe Biden habla durante un evento de anuncio del gabinete en Wilmington, Delaware. La victoria del presidente electo Joe Biden en Arizona se concretó el 30 de noviembre de 2020, consolidando aún más su triunfo incluso cuando Donald Trump sigue haciendo afirmaciones infundadas de fraude electoral. © Chandan Khanna / AFP

Pero no solo hubo elogios para Biden. Putin dijo que el nuevo presidente de EE. UU. "es un hombre experimentado. Ha estado toda la vida en política. Pero la cuestión es que, como reza el famoso dicho, la corte hace al rey. En gran medida, todo dependerá de la nueva Administración".

Por otra parte, el mandatario rechazó de nuevo las acusaciones de una presunta injerencia rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, como lo denunciaron las agencias de inteligencia de EE. UU. con relación a los comicios de 2016 que llevaron al presidente Donald Trump a la Casa Blanca.

Putin: las acusaciones sobre el envenenamiento de Navalny son un "truco para atacar a Rusia"

Aunque Vladimir Putin admitió que los agentes de los servicios especiales de inteligencia rusos siguen los pasos del líder opositor Alexéi Navalny, cuyas circunstancias de envenenamiento dieron la vuelta al mundo, dijo que no hay razones en su Gobierno para querer asesinarlo.

Putin dijo que, de ser cierto, Navalny no seguiría con vida. “Esto no significa en absoluto que sea necesario envenenarlo. ¿Quién lo necesita? Si ellos (los servicios especiales rusos) hubieran querido envenenarlo fatalmente, lo habrían llevado a cabo hasta el final (…) No es un informe, es la legitimación de materiales de los servicios especiales estadounidenses”, agregó al señalar que Estados Unidos estaría detrás de la conclusión de las investigaciones.

Archivo-El opositor ruso, Alexéi Navalny, abandonando el martes 23 de septiembre el hospital berlinés en el que estaba ingresado.
Archivo-El opositor ruso, Alexéi Navalny, abandonando el martes 23 de septiembre el hospital berlinés en el que estaba ingresado. © Instagram / Alexéi Navalny

Navalny, de 44 años, quedó en estado de coma inducido tras caer gravemente enfermo durante un vuelo de Siberia a Moscú el pasado agosto. Fue hospitalizado en la ciudad rusa de Omsk antes de ser transportado a Berlín en un avión médico y tras la intervención de Alemania para poder sacarlo del país.

Expertos de varias naciones occidentales concluyeron que el crítico del Kremlin fue envenenado con el agente nervioso Novichok de la era soviética, una tesis que Moscú ha negado en reiteradas ocasiones.

Rusia quiere reducir su dependencia de gas y petróleo

Durante su intervención, el mandatario ruso también afirmó que las finanzas de su país se están volviendo menos dependientes de la producción de hidrocarburos, cuyas exportaciones son clave para las economías más dominantes del mundo.

Putin dijo que es claramente positivo que "el 70 por ciento del presupuesto ruso no está formado por ingresos por petróleo y gas".

Sin embargo, Putin reconoció que la dependencia de su país de estos recursos "sigue siendo muy alta". Durante el pico de los precios del petróleo en la primera década de los 2000, Moscú extrajo casi la mitad de sus ingresos para el presupuesto federal del petróleo.

Para 2019, la participación de los ingresos por hidrocarburos fue del 40 por ciento, según la agencia estatal de noticias TASS. Y a principios de este año, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, aseguró que la economía del país se estaba alejando del petróleo y el gas, pero advirtió que la tendencia no se iba a dar tan "rápidamente como quisiéramos".

En caso de que las previsiones del Gobierno ruso se cumplan, estaría respaldando con hechos los compromisos contra el calentamiento global que la semana pasada prometió en la cumbre sobre Ambición Climática 2020, organizada por la ONU y el Reino Unido.

Con Reuters, AFP y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24