Brexit: UE advierte que quedan horas para un acuerdo antes de terminar el período de transición

El negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier, advirtió que quedan pocas horas para lograr un acuerdo comercial con el Reino Unido. Bruselas, Bélgica, 18 de diciembre de 2020.
El negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier, advirtió que quedan pocas horas para lograr un acuerdo comercial con el Reino Unido. Bruselas, Bélgica, 18 de diciembre de 2020. © Reuters/Yves Herman

El jefe negociador de la Unión Europea (UE) para el Brexit, Michel Barnier, aseguró este 18 de diciembre que la pesca sigue siendo el principal punto de fricción mientras la UE y el Reino Unido luchan por llegar a un acuerdo posterior al Brexit, cuyo período de transición finaliza el 31 de diciembre. El primer ministro británico Boris Johnson dijo que será “difícil” lograrlo, pero que “mantiene la puerta abierta”.

Anuncios

La pesca es el más reciente obstáculo para concluir el divorcio entre Londres y Bruselas. Aunque el pasado 31 de enero quedó oficializada la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), desde entonces comenzó una etapa de transición de 11 meses para dar a las partes tiempo de acordar una futura relación comercial. Y ese plazo vence el próximo 31 de diciembre.

Este viernes, y tras intensas conversaciones con su homólogo británico, David Frost, el negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier, aseguró que las partes no han encontrado un consenso sobre la pesca y advirtió que quedan pocas horas para llegar a un acuerdo.

"No creo que sea justo, ni aceptable, que a los pescadores europeos no se les permita tener acceso a esas aguas", dijo Barnier, en referencia a la discordia en torno a que Londres exige exclusividad para explorar en las aguas británicas del Canal de la Mancha.

Un grupo de hombres vacía una red de pesca, frente a la costa del norte de Francia, el 7 de diciembre de 2020. Los pescadores franceses capturan una cuarta parte de su pesca del Atlántico nororiental en aguas británicas y dicen sus medios de vida se verían afectados si el Brexit restringe su acceso a los caladeros antiguos.
Un grupo de hombres vacía una red de pesca, frente a la costa del norte de Francia, el 7 de diciembre de 2020. Los pescadores franceses capturan una cuarta parte de su pesca del Atlántico nororiental en aguas británicas y dicen sus medios de vida se verían afectados si el Brexit restringe su acceso a los caladeros antiguos. © Reuters/Pascal Rossignol

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha señalado en reiteradas ocasiones que la UE respeta el derecho del Reino Unido a recuperar la soberanía sobre sus aguas, pero que el debate está en "la manera en que eso se va a llevar a cabo".

A finales del pasado noviembre, el Gobierno del primer ministro británico Boris Johnson anunció la entrada en vigor de una ley que pondrá fin el próximo 31 de diciembre al derecho automático de las flotas de la Unión Europea a pescar en aguas británicas, mientras que Bruselas quiere asegurar un acuerdo a largo plazo que garantice el acceso de los barcos de la UE.

Las empresas británicas que comercian en otras áreas "permanecerían estables en sus derechos", pero las tripulaciones de pesca de la UE podrían salir perdiendo. "Entonces eso no sería justo, eso no sería honesto", dijo Von der leyen.

Nueve países de la comunidad europea laboran allí: España, Francia, Países Bajos, Bélgica, Alemania, Dinamarca, Irlanda, Suecia y Polonia, los cuales obtienen en esas aguas el 40 % de las capturas de la flota del bloque y a partir de ello generan miles de empleos.

"Es el momento de la verdad (…) Nos queda muy poco tiempo, solo unas pocas horas para trabajar en estas negociaciones (...) si quieren que este acuerdo entre en vigor el 1 de enero", dijo Barnier al Parlamento Europeo. Pero el Gobierno británico no retrocede en su postura.

Las negociaciones están en un momento difícil, pero Londres mantiene “la puerta abierta”

Boris Johnson reconoció el escollo en las conversaciones comerciales sobre el Brexit, sin embargo prometió seguir adelante, al afirmar que aún está dispuesto al diálogo. 

"Nuestra puerta está abierta, seguiremos hablando, pero tengo que decir que las cosas se ven difíciles y hay una brecha que debe salvarse. El Reino Unido ha hecho mucho, creo, para tratar de ayudar, y nosotros esperamos que nuestros amigos de la UE tengan sentido y vengan a la mesa con algo ellos mismos”, indicó Johnson.

La prensa británica reportó que el primer ministro británico y Von der Leyen se reunirán en 48 horas.

Archivo- El primer ministro británico Boris Johnson, en  Downing Street, Londres, Rino Unido, el 10 de diciembre de 2020.
Archivo- El primer ministro británico Boris Johnson, en Downing Street, Londres, Rino Unido, el 10 de diciembre de 2020. © REUTERS

También en una llamada a la presidenta de la Unión Europea, el jefe del Gobierno británico dijo que parece que no es probable llegar a un acuerdo, a menos que la posición de Bruselas cambie de manera sustancial.

Después de la llamada, un portavoz de Downing Street dijo que las negociaciones "se encuentran ahora en una situación grave".

Este nuevo escollo en las negociaciones sobre sale luego de que el pasado 8 de diciembre las dos partes anunciaran un “acuerdo de principios”, con el que el Gobierno británico se comprometió a retirar las polémicas cláusulas del proyecto de ley que violaba el pacto de salida de la Unión Europea, en particular sobre la frontera entre el territorio de Irlanda del Norte y la república de Irlanda. Otra de las grandes discordias para concretar la separación.

Si no hay un acuerdo posterior al Brexit, el comercio entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) se regirá por las reglas básicas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y 47 años de integración económica se verán interrumpidos por los aranceles sobre los bienes.

Con AFP, Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24