Brexit: la UE comenzó el proceso para aplicar el acuerdo comercial alcanzado con Reino Unido

El principal negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, sostiene los documentos del acuerdo comercial con el Reino Unido, mientras asiste a una reunión del Comité de Representantes Permanentes de los gobiernos de los Estados miembros de la Unión Europea, en Bruselas, Bélgica, el 25 de diciembre de 2020.
El principal negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, sostiene los documentos del acuerdo comercial con el Reino Unido, mientras asiste a una reunión del Comité de Representantes Permanentes de los gobiernos de los Estados miembros de la Unión Europea, en Bruselas, Bélgica, el 25 de diciembre de 2020. © Reuters/ Olivier Hoslet/Pool

Este 25 de diciembre, los embajadores de la Unión Europea sostuvieron una reunión extraordinaria para evaluar el acuerdo de libre comercio logrado el jueves con Reino Unido. En el encuentro, los representantes de la UE pidieron más tiempo para estudiar los textos antes de enviarlos a los legisladores del Parlamento Europeo. Entretanto, el primer ministro Boris Johnson ofreció un mensaje de Navidad en el que mostró el texto del acuerdo como un regalo para los británicos.

Anuncios

Sin tiempo que perder. En la mañana de Navidad, los 27 embajadores de la Unión Europea iniciaron la evaluación del acuerdo de libre comercio que el bloque alcanzó el jueves con Reino Unido, un pacto histórico que entrará en vigor en solo una semana.

Sin embargo, las delegaciones de la UE pidieron más tiempo para estudiar los textos antes de enviarlos al Parlamento Europeo, que finalmente deberá ratificar lo pautado entre Londres y Bruselas.

Está previsto que los embajadores del bloque se reúnan de nuevo el lunes. Por ahora, Alemania, país que ostenta la presidencia pro tempore de la Unión Europea, envió una carta al Legislativo Europeo, en la que comunica la intención de los Estados miembros de aplicar el acuerdo de manera provisional el 1 de enero, antes de que la Eurocámara dé su consentimiento al texto en la sesión plenaria, prevista para entre el 18 y el 21 de enero.

Aunque el Reino Unido abandonó formalmente el bloque el pasado 31 de enero, desde ese momento entró en un período de transición vinculado a las normas de la UE, el cual finaliza este 31 de diciembre.

Por su parte, Sebastian Fischer, portavoz de la presidencia alemana de la UE, indicó que los estados miembros del bloque "empezarán ahora a revisar las 1.246 páginas del acuerdo y continuarán con este abrumador ejercicio en los próximos días”.

Boris Johnson muestra el acuerdo como un regalo de Navidad para los británicos

El jueves, en un mensaje por Navidad, el primer ministro británico Boris Johnson trató de convencer con el recién logrado acuerdo comercial a un público cansado, tras cuatro años de disputas relacionadas con el Brexit desde que en 2016 Reino Unido votó en un referendo a favor de abandonar la UE, por un estrecho margen de diferencia frente a quienes se oponían.

"Esta noche, en la víspera de Navidad, tengo un pequeño regalo para cualquiera que esté buscando algo para leer en ese momento de sueño después del almuerzo navideño y aquí está. Buenas noticias de mucha alegría porque este es un acuerdo, un trato para dar certeza a los viajeros de negocios y a todos los inversores en nuestro país a partir del 1 de enero, un trato con nuestros amigos y socios en la UE”, subrayó Johnson mediante un video, en el que agitó los documentos del pacto de cerca de 2.000 páginas.

Según lo pautado, no habrá aranceles ni cuotas en el comercio entre las dos partes, aunque habrá más burocracia para las empresas, ya que el Reino Unido está abandonando el mercado único y la unión aduanera de la UE. Por primera vez en años, las empresas deberán presentar formularios y declaraciones de aduana. También habrá diferentes reglas sobre el etiquetado de productos, así como controles sobre productos agrícolas.

Pero, tanto Londres como Bruselas afirman que el acuerdo anunciado el jueves protege sus preciados objetivos.

La pesca, el punto más controvertido del acuerdo entre Londres y Bruselas

El principal punto de quiebre al final de las negociaciones y que llegó incluso a poner sobre la mesa la opción de un Brexit sin acuerdo fue el asunto de la pesca. El Gobierno de Johnson exigió el mayor porcentaje de dominio para explorar en las aguas británicas del Canal de la Mancha. mientras que la UE apostaba por un acuerdo a largo plazo que garantizara el acceso de los barcos del bloque.

La preocupación en la comunidad europea ha sido constante, pues nueve países del bloque laboran en esas aguas: España, Francia, Países Bajos, Bélgica, Alemania, Dinamarca, Irlanda, Suecia y Polonia, los cuales obtienen de allí el 40 % de las capturas de la flota del bloque y a partir de ello generan miles de empleos.

Ahora, y tras una puja de varias semanas, el jueves los negociadores anunciaron que la UE cederá una cuarta parte de la cuota que captura en aguas británicas, pero es mucho menos del 80% que el Reino Unido exigió inicialmente. El sistema se implantará gradualmente en cinco años y medio, plazo tras el cual se volverán a evaluar las cuotas.

Aún así, representantes de las naciones afectadas como el presidente de los puertos franceses de Calais y Boulogne-sur-Mer, Jean-Marc Puissesseau, dijo que no importa lo que haya en el acuerdo comercial del Brexit, la vida de su puerto se volverá más difícil porque “ya no habrá libre circulación de mercancías". "Sin pescado, no hay negocio", recalcó.

También algunos pescadores británicos se sintieron decepcionados. "Al final, estaba claro que Boris Johnson quería un acuerdo comercial general y estaba dispuesto a sacrificar la pesca", consideró Barrie Deas, director ejecutivo de la Federación Nacional de Organizaciones de Pescadores.

No obstante, de no haber alcanzado un pacto, ambas partes habrían sufrido económicamente y al menos a corto plazo la economía británica habría sufrido un impacto mayor, dado que depende más del comercio con la UE que viceversa.

Por ahora, Londres y Bruselas afirman que el pacto es beneficioso para ambos. El Gobierno de Johnson señala que le da a Reino Unido el control sobre su dinero, fronteras, leyes y pesca y la UE defiende que protege su mercado único y contiene salvaguardas para garantizar que el territorio británico no socave injustamente los estándares del bloque.

Con AFP, AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24