Murió George Blake, el doble agente británico que espió para la URSS durante la Guerra Fría

George Blake, quien fuese espía doble para la Unión Soviética, caminando en Moscú en 2001.
George Blake, quien fuese espía doble para la Unión Soviética, caminando en Moscú en 2001. © Yury Martyanov / AFP

George Blake, quien murió en Rusia el sábado a la edad de 98 años, fue el último de una línea de espías británicos, cuyo trabajo secreto para la Unión Soviética humilló al sistema de inteligencia cuando fue descubierto en el apogeo de la Guerra Fría.

Anuncios

Reino Unido dice que Blake expuso las identidades de cientos de agentes occidentales en Europa del Este durante la década de 1950, algunos de los cuales fueron ejecutados como resultado de su traición.

Su caso fue uno de los más destacados de la Guerra Fría, junto con los de un círculo separado de agentes dobles británicos conocido como “los Cinco de Cambridge”.

Desenmascarado como espía soviético en 1961, Blake fue sentenciado a 42 años en la prisión Wormwood Scrubs de Londres. Y como en una clásica historia cinematográfica, escapó en 1966 con la ayuda de otros reclusos y dos activistas por la paz, y salió clandestinamente en una caravana de Reino Unido. Atravesó Europa occidental sin ser descubierto y cruzó el Telón de Acero hacia Berlín Oriental. Pasó el resto de su vida en la Unión Soviética y luego en Rusia, donde fue alabado como un héroe.

Reflexionando sobre su vida en una entrevista con Reuters en Moscú en 1991, Blake dijo que había creído que el mundo estaba a las puertas del comunismo. "Era un ideal que, si se hubiera podido lograr, hubiera valido la pena", aseguró.

"Pensé que podría ser, e hice lo que pude para ayudarlo, para construir una sociedad así. No ha sido posible. Pero creo que es una idea noble y creo que la humanidad volverá a ella", añadió Blake en la entrevista.

El camino para convertirse en un comunista comprometido

Blake nació en Rotterdam, Países Bajos, el 11 de noviembre de 1922. Su madre era neerlandesa y su padre, un judío egipcio naturalizado británico.

Escapó de Países Bajos en la Segunda Guerra Mundial, después de unirse a la resistencia neerlandesa como mensajero, y llegó a Reino Unido en enero de 1943. Después de integrar la marina británica, comenzó a trabajar para el Servicio de Inteligencia Secreto británico (MI6) en 1944.

Después de la guerra, Blake sirvió brevemente en la ciudad alemana de Hamburgo y estudió ruso en la Universidad de Cambridge antes de ser enviado en 1948 a Seúl, donde reunió datos de inteligencia sobre la Corea del Norte comunista, la China comunista y el Extremo Oriente soviético.

Fue capturado y encarcelado cuando las tropas norcoreanas tomaron Seúl, después de que comenzara la Guerra de Corea en 1950. Durante su estancia en una prisión de Corea del Norte se convirtió en un comunista comprometido, tras leer las obras de Karl Marx y al sentirse indignado por el fuerte bombardeo estadounidense de Corea del Norte.

Después de su liberación en 1953, regresó a Reino Unido y en 1955 fue enviado por el MI6 a Berlín, donde recopiló información sobre espías soviéticos, pero también filtró secretos a Moscú acerca de las operaciones británicas y estadounidenses. "Me reuní con un camarada soviético aproximadamente una vez al mes", confesó en una entrevista de 2012 publicada por el periódico del gobierno ruso, Rossiyskaya Gazeta.

Blake describió cómo, para estos encuentros, había viajado al sector de Berlín controlado por los soviéticos en un enlace ferroviario que unía diferentes partes de la ciudad dividida. Su contacto lo estaría esperando en un automóvil e irían a una casa segura. "Entregué películas y charlamos. A veces tomábamos una copa de champán Tsimlyansk (vino espumoso soviético)", detalló.

Blake finalmente fue expuesto por un desertor polaco y llevado a Reino Unido, donde fue sentenciado y encarcelado.

Cuando escapó de Wormwood Scrubs, dejó a su esposa, Gillian, y a sus tres hijos. Después de que Gillian se divorciara de él, Blake se casó con una mujer soviética, Ida, con quien tuvo un hijo, Misha. Trabajó en un instituto de Asuntos Exteriores antes de retirarse con ella a una casa de campo en las afueras de Moscú.

Bebiendo martinis con Philby

Blake, que se hacía llamar en ruso Georgy Ivanovich, recibió una medalla del presidente ruso Vladimir Putin en 2007 y ostentaba el rango de Teniente Coronel en el antiguo servicio de seguridad de la KGB, del cual recibió una pensión.

"Estos son los años más felices de mi vida y los más pacíficos", afirmó Blake en la entrevista de 2012 que marcó su 90° cumpleaños. Para entonces, dijo, su vista estaba fallando y estaba "virtualmente ciego". No se arrepintió de su pasado.

Aunque trabajó por separado de los 'Cambridge Five', una red de espías de antiguos estudiantes de Cambridge que transmitieron información a la Unión Soviética, Blake confesó que durante su retiro conoció a dos de ellos, Donald Maclean y Kim Philby.

Recordó beber martinis, el cóctel preferido del espía británico ficticio James Bond, con Philby, pero afirmó que estaba más cerca en espíritu de Maclean.

Maclean murió en Rusia en 1983 y Philby en 1988. Del resto de los Cinco de Cambridge, Guy Burgess falleció en Rusia en 1963 y Anthony Blunt en Londres en 1983.

John Cairncross, el último en ser identificado públicamente por periodistas de investigación y exoficiales de inteligencia soviéticos, murió en Inglaterra en 1995.

Este artículo fue adaptado de France 24 en inglés.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24