El Covid-19 también empezó a fraccionar el Reino Unido

Archivo-La bandera de la Unión Europea y del Reino Unido ondean frente a la cancillería de Alemania, en Berlín, el 9 de abril de 2019.
Archivo-La bandera de la Unión Europea y del Reino Unido ondean frente a la cancillería de Alemania, en Berlín, el 9 de abril de 2019. © Reuter/Hannibal Hanschke

Como nunca antes, el manejo del coronavirus de forma independiente en cada país, en vez de medidas nacionales, ha evidenciado lo frágil políticamente que se mantiene esta unión. Escocia lo ha capitalizado para su camino hacia la independencia.

Anuncios

Los duques de Cambridge, William y Katherine, visitaron los cuatro países del Reino Unido para agradecer a los trabajadores esenciales por su labor durante la pandemia. Funcionarios de los gobiernos de Escocia y Gales cuestionaron esta gira por romper las reglas de viajar mientras los contagios aumentaban.

Estas críticas reflejan la realidad política de Reino Unido. Aunque Boris Johnson fue elegido en 2019 como primer ministro británico, durante la crisis que ha traído el coronavirus, ha actuado únicamente como el jefe de Inglaterra.

Desde marzo, cuando empezó el confinamiento nacional, cada gobierno regional (Escocia, Gales e Irlanda del Norte) ha adoptado su propia política de salud pública. Lo cierto es que no distan mucho entre ellas, pero si hay un evidente mensaje de querer tener el control localmente sin "obedecer" a Johnson.  

Por generaciones, las fronteras dentro del país no han estado cerradas. El 23 de marzo, cuando Inglaterra entró en su primer confinamiento, también lo hicieron Escocia y Gales, mientras que Irlanda del Norte lo hizo el 26 de marzo.

El investigador de políticas públicas de UK in a Changing Europe, Matt Bevington, afirmó que la pandemia “ha hecho énfasis en mostrar las diferencias entre Boris Johnson y Nicola Sturgeon (ministra principal de Escocia)”.

Por su parte, el analista del Institute for Government, Alex Thomas, explicó a France 24 que la pandemia ha fortalecido el apoyo para la independencia de Escocia.  

Escocia, con la independencia en la mira

Al anuncio de Johnson sobre el descubrimiento de una nueva variante del virus que lo hace hasta un 70% más contagioso y la cancelación de los planes de Navidad en gran parte de Inglaterra por cuenta de ello, le siguió una declaración de la ministra principal de Escocia, quien prohibió los viajes a otras partes de Reino Unido. 

Escocia introdujo un sistema de cinco niveles de emergencia desde el 2 de noviembre, siendo el cuatro el más alto. Todo el país, con excepción de unas islas, está en ese nivel.

“La gente ha podido ver la forma en la que ambos líderes han manejado la pandemia, una especie de demostración clara de cómo podría ser la independencia de Escocia”, afirma Bevington.

El manejo local de la pandemia le ha dado a Nicola Sturgeon la oportunidad de mostrarse como una líder independiente, que la ha favorecido en su búsqueda del camino legal para que esta nación pueda independizarse de Reino Unido.

“Las encuestas muestran un aumento significativo en el apoyo a una Escocia independiente, y si el SNP (Scottish National Party) gana la mayoría en las elecciones al Parlamento escocés en mayo, habrá una presión extrema sobre Boris Johnson para que permita otro referendo de independencia”, sostiene Thomas.

En 2015, Escocia votó para mantenerse dentro de Reino Unido, pero si el SNP repite los resultados de las elecciones de Parlamento en 2019, el camino para la independencia, por lo menos político, estará servido.

El panorama en Gales e Inglaterra

Gales actualmente no permite ni la entrada ni salida del país salvo por causa de fuerza mayor y tiene un sistema de cuatro niveles de restricciones que empezaron el 20 de diciembre. También implementó un confinamiento nacional de dos semanas en noviembre, una política no repetida en el resto de Reino Unido. 

En el caso de Inglaterra, también creó tres niveles de restricciones y el 19 de diciembre agregó el cuarto nivel, el más alto, para Londres y el sureste del país.  

“Los líderes de Escocia y Gales a menudo han sido más cautelosos que el primer ministro de Inglaterra, aunque a menudo las diferencias se han centrado en el énfasis y los detalles. La mayor diferencia creo que está en la comunicación”, afirma Thomas.

Las medidas de Irlanda del Norte

Para evitar el aumento de los contagios durante las fiestas de Navidad, este país también decretó un confinamiento por seis semanas, empezando el 26 de diciembre, en el que todos los comercios no esenciales estarán cerrados.  

Durante las negociaciones del Brexit, el debate en Irlanda del Norte fue sobre la necesidad de mantener abiertas las fronteras con el resto de Reino Unido y con la República de Irlanda. Pero el Covid-19 ha tenido el efecto contrario, obligando al gobierno en Belfast a prohibir viajes fuera de la región.

Un año frenético para Boris Johnson

Este año el premier se divorció, se comprometió para su tercer matrimonio, tuvo un hijo, firmó el Brexit y estuvo en cuidados intensivos por el Covid-19.

Desde marzo, su gestión ha sido abiertamente criticada y recientemente aprobada, luego de que Reino Unido se convirtiera en el primer país occidental en iniciar la vacunación masiva contra el virus. 

“Ha habido algunos periodos perjudiciales: la mayoría de la gente está de acuerdo en que Reino Unido entró en el primer confinamiento demasiado tarde, y el episodio en el que su asesor Dominic Cummings rompió las reglas de este y no fue disciplinado, definitivamente afectó a Johnson”, sostiene

No hay certeza de cuándo la totalidad de la población de Reino Unido será vacunada ni tampoco si la unión sobrevivirá.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24