La Justicia británica niega la libertad bajo fianza a Julian Assange por riesgo de fuga

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres, el 19 de mayo de 2017.
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres, el 19 de mayo de 2017. © Justin Tallis / Foto de archivo / AFP

La jueza Vanessa Baraitser dictaminó que el fundador de WikiLeaks deberá permanecer en prisión porque "tiene un incentivo para fugarse". La magistrada del tribunal de Old Bailey de Londres rechazó el lunes la extradición de Assange a Estados Unidos, pero aclaró que "todavía no ha ganado su caso".

Anuncios

Julian Assange debe permanecer en prisión. Así lo dispuso la jueza Vanessa Baraitser, quien consideró que existe un riesgo de fuga del fundador de WikiLeaks.

La magistrada del tribunal de Old Bailey de Londres le había dado un triunfo judicial a Assange el pasado lunes 4 de enero al rechazar su extradición a Estados Unidos, alegando que podía agravar su débil salud mental. Pero este miércoles 6 de enero le propinó un revés al fundador de la organización, al tener que seguir en la cárcel.

Al presentar su decisión en la Corte de Magistrados de Westminster, la jueza indicó que Assange "tiene un incentivo para fugarse" y que, según su consideración, de ser liberado, existen buenas posibilidades de que el periodista australiano de 49 años no vuelva a presentarse ante los órganos judiciales.

Baraitser también remarcó que Assange –quien estuvo presente en la sala durante la audiencia– "todavía no ha ganado su caso" y que "ha demostrado" en el pasado que es capaz de ausentarse de la Justicia aunque haya "estrictas condiciones" de control.

El fallo de la jueza británica implica que el fundador de WikiLeaks deberá permanecer en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh, donde ha estado encarcelado desde abril de 2019, mientras avanza su proceso judicial.

Por lo pronto, el Gobierno de Estados Unidos apeló el fallo que rechazó la extradición de Assange, un caso que será escuchado por el Alto Tribunal de Londres en una fecha aún por definir.

Decepción para los familiares de Assange y sus seguidores

Durante la audiencia para determinar la posible libertad condicional de Assange, la fiscal Clair Dobbin, en representación de Estados Unidos, pidió negarle esa solicitud al considerar que el periodista demostró en el pasado ser capaz de "llegar a extremos extraordinarios" para evitar su extradición.

Dobbin aseguró que Assange tiene "los recursos, las habilidades y los medios" para evadir a las autoridades, recordó que estuvo siete años asilado en la embajada de Ecuador en Londres y destacó que México había anticipado que le ofrecería asilo.

Por su parte, el abogado defensor de Assange, Edward Fitzgerald, destacó que la decisión de no extraditarlo a Estados Unidos redujo "enormemente" cualquier motivación para fugarse y que el informático "tiene todas las razones para permanecer en esta jurisdicción donde tiene la protección del estado de derecho y la decisión de este tribunal".

Fitzgerald alegó que el fundador de WikiLeaks estaría más seguro "bajo arresto domiciliario" con una fianza económica en Londres, junto a su pareja Stella Morris y sus dos hijos, en lugar de continuar en la prisión en medio de "una crisis muy grave de Covid-19".

Tras conocerse el fallo, a la salida de la Corte de Magistrados de Westminster, la prometida de Assange, Stella Moris, calificó la decisión de la jueza Baraitser como "una gran decepción". Por su parte, el portavoz de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, subrayó que el fallo es "inhumano" e "ilógico".

La prometida de Julian Assange, Stella Moris, luce decepcionada tras la audiencia en la que la justicia británica negó la libertad condicional al fundador de WikiLeaks, en Londres, el 6 de enero de 2021.
La prometida de Julian Assange, Stella Moris, luce decepcionada tras la audiencia en la que la justicia británica negó la libertad condicional al fundador de WikiLeaks, en Londres, el 6 de enero de 2021. © Henry Nicholls / Reuters

Esperanzados por la decisión de no extraditarlo, los allegados y seguidores de Assange se ilusionaron con la posibilidad de que el periodista australiano dejara la prisión, por lo que el fallo desfavorable supuso un duro golpe para ellos, algunos de los cuales se reunieron en las afueras de la Corte.

La defensa de Assange, a la expectativa de la asunción de Joe Biden

Entre sus argumentos para pedir la libertad bajo fianza de Assange, el abogado Edward Fitzgerald apuntó que no está claro si la Administración del presidente electo Joe Biden continuará con el proceso judicial que inició bajo el Gobierno de Donald Trump.

En esa cuestión están depositadas algunas esperanzas de los seguidores de Assange. Luego de que fuera negada su extradición a Estados Unidos, la prometida del periodista australiano pidió al Departamento de Justicia estadounidense que abandonara el caso, llamamiento que volvió a realizar este miércoles.

En Estados Unidos, Assange enfrenta 17 cargos de espionaje y un cargo de intrusión informática por la publicación de miles de documentos militares y diplomáticos filtrados en su portal WikiLeaks, en los que quedaron expuestas irregularidades militares estadounidenses en Irak y Afganistán. La sentencia máxima por estas acusaciones es de 175 años de cárcel.

Los fiscales estadounidenses argumentan que Assange ayudó de forma ilegal a la analista de inteligencia del Ejército de Estados Unidos, Chelsea Manning, a robar cables diplomáticos clasificados y archivos militares.

Los abogados del fundador de WikiLeaks, por su parte, se amparan en que Assange actuó con fines periodísticos y está protegido por la Primera Enmienda de la libertad de expresión.

El lunes, durante la audiencia sobre su extradición, la jueza Vanessa Baraitser rechazó esos argumentos de la defensa de Assange, pero evitó enviarlo a Estados Unidos por considerar que las condiciones carcelarias serían "opresivas" para su deteriorada salud mental y podrían empujarlo al suicidio.

Los problemas legales de Assange iniciaron en 2010, cuando fue arrestado en Londres a pedido de Suecia debido a unas acusaciones de violación y agresión sexual realizadas por dos mujeres, un caso que la defensa del periodista tildó de viciado.

En 2012, Assange se saltó la libertad bajo fianza y buscó refugio dentro de la embajada de Ecuador en Londres, donde permaneció siete años. En abril de 2019, fue desalojado de la pequeña misión diplomática y fue arrestado por violar las condiciones de su libertad condicional en Reino Unido.

Aunque en noviembre de 2019 Suecia abandonó las investigaciones por delitos sexuales, Assange permaneció en prisión por el proceso abierto ligado a su posible extradición a Estados Unidos.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24