Se desploma el Gobierno de Países Bajos tras escándalo de subsidios para menores

Archivo: El primer ministro holandés Mark Rutte llega a la primera cumbre cara a cara de la UE desde el brote de coronavirus. Bruselas, Bélgica, el 19 de julio de 2020.
Archivo: El primer ministro holandés Mark Rutte llega a la primera cumbre cara a cara de la UE desde el brote de coronavirus. Bruselas, Bélgica, el 19 de julio de 2020. © John Thys / Reuters

El primer ministro holandés, Mark Rutte, anunció el viernes la dimisión total de su Gobierno, aceptando la responsabilidad por años de mala gestión de los subsidios para el cuidado de los niños, que llevó injustamente a miles de familias a la ruina financiera.

Anuncios

Un escándalo sin precedentes en el seno del Gobierno neerlandés. Este viernes 15 de enero, el primer ministro Mark Rutte presentó su renuncia ante el monarca del país, Willem-Alexander. El líder informó también haber aceptado la dimisión de todo su gabinete.

La renuncia en pleno se da tras una investigación parlamentaria que reveló que funcionarios de la Agencia Tributaria habían acusado injustamente a unas 10.000 familias entre 2013 y 2019 de haber cometido fraude al recibir préstamos del Gobierno para el cuidado de sus hijos, por los que posteriormente se vieron obligadas a reembolsar decenas de miles de euros al Estado en plazos que a veces no superaban las pocas semanas, lo que llevó a muchas familias a la ruina.

El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, monta una bicicleta al salir de una conferencia de prensa en La Haya el 15 de enero de 2021, luego de la renuncia de su gobierno por un escándalo en el que miles de familias fueron acusadas ​​falsamente de fraude. Muchos padres se vieron obligados a devolver grandes cantidades de dinero y, como resultado, terminaron en la ruina financiera.
El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, monta una bicicleta al salir de una conferencia de prensa en La Haya el 15 de enero de 2021, luego de la renuncia de su gobierno por un escándalo en el que miles de familias fueron acusadas ​​falsamente de fraude. Muchos padres se vieron obligados a devolver grandes cantidades de dinero y, como resultado, terminaron en la ruina financiera. AFP - REMKO DE WAAL

La mayoría de estos grupos familiares estaban formados por ciudadanos de orígenes turcos o marroquíes. Orlando Kadir, un abogado que representa a unas de las 600 familias afectadas por el caso y que han presentado una demanda contra varios líderes políticos, asegura que estas familias fueron víctimas "de la elaboración de perfiles étnicos por parte de burócratas que eligieron sus nombres de apariencia extranjera". Muchas perdieron sus casas y trabajos para intentar reunir el dinero que les exigía la oficina de impuestos. 

Mark Rutte: "se ha criminalizado a personas inocentes"

Al presentar su renuncia, el primer ministro admitió que se había "criminalizado a personas inocentes" cuando los funcionarios estatales enviaron cartas a miles de familias, en las que se les acusaba, sin prueba alguna, de defraudar a la agencia tributaria del país.

Rutte reconoció que el informe de la comisión parlamentaria que investigó el escándalo de las ayudas a los padres es "duro, pero justo" y que las cosas "se hicieron terriblemente mal (...) sus vidas fueron destruidas y el Parlamento recibió información incorrecta e incompleta".

El mandatario lamentó que el Gobierno no hubiera cumplido “con sus propios altos estándares" y valoró la situación como un "fracaso sistémico que no puede quedar sin consecuencias", una postura compartida por los cuatro partidos del Gobierno de coalición.

Rutte pretende gobernar de nuevo

Tras conocer la dimisión del Gobierno, algunas de las víctimas expresaron su opinión en los medios de comunicación nacionales: "Esto es lo correcto, no podría haber sido de ninguna otra manera. Estuve en la miseria durante 12 años de mi vida", comenta Kristie Rongen, quien relató que hubo días en los que sus hijos no tenían comida para llevar al colegio y que muchas veces temió que los servicios sociales se los llevaran.  

A pesar de la magnitud del escándalo, el gabinete de Rutte mantendrá sus funciones de manera provisional para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia del coronavirus y lo hará por lo menos hasta las elecciones del 17 de marzo, en las que la formación del mandatario, el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD), se muestra como favorito con un 30% de la intención de voto. 

Rutte dijo este viernes que su dimisión como primer ministro no significa que se vaya a apartar del liderazgo del VVD en los comicios y aseguró que tiene “toda la confianza” en que seguirá como cabeza de lista de la formación para ser reelegido por tercera vez para gobernar el país.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24