Rusia está dispuesta a detener a Navalny en cuanto llegue a Moscú

El opositor ruso Alexéi Navalny acusa al presidente ruso Vladimir Putin de haber ordenado su asesinato.
El opositor ruso Alexéi Navalny acusa al presidente ruso Vladimir Putin de haber ordenado su asesinato. © AFP, Mladen Antonov,Tiziana Fabi
Texto por: Xavier Colás
5 min

El líder opositor ruso Alexéi Navalny, que anunció su regreso a Rusia para este domingo, se encuentra oficialmente en busca y captura por las autoridades, por lo que puede ser detenido al llegar a Moscú. 

Anuncios

Alexéi Navalny ha pasado varias veces por la cárcel, pero de alguna manera la Justicia rusa ha evitado mantenerlo mucho tiempo en prisión, esquivando que sus seguidores lo presenten como un mártir. Su popularidad siempre ha sido baja en comparación con la del presidente ruso, pero sus investigaciones sobre la corrupción de la élite han incomodado a importantes figuras del gobierno. Su envenenamiento también ha disparado su grado de conocimiento entre los rusos.

El servicio penitenciario ruso lo busca desde diciembre por eludir de manera reiterada su obligación de presentarse periódicamente ante la autoridad por estar condenado a una pena de prisión que quedó ‘suspendida’ pero que ahora puede hacerse efectiva y devolverle a la cárcel. 

"La orden federal de busca y captura implica que la persona debe ser detenida inmediatamente una vez se establezca su paradero", señaló ‘Rossiskaya Gazeta’, diario oficial del Gobierno ruso. 

El Servicio Penitenciario de la Federación de Rusia anunció que "tomará todas las medidas necesarias para detener" al político Alexéi Navalny, a la espera de una decisión judicial que reemplace su sentencia suspendida por una real en el caso Yves Rocher.

Navalny fue intoxicado mientras hacía campaña en Siberia durante el pasado mes de agosto. Médicos alemanes establecieron que el político opositor estuvo en contacto con una sustancia tóxica del grupo Novichok, un arma química desarrollada en la Unión Soviética que, hasta donde se sabe, sólo tiene el Gobierno ruso. 

Archivo: El líder de la oposición rusa Alexéi Navalny posa con su familia en el hospital Charité de Berlín en esta imagen publicada en su cuenta de Instagram el 15 de septiembre de 2020.
Archivo: El líder de la oposición rusa Alexéi Navalny posa con su familia en el hospital Charité de Berlín en esta imagen publicada en su cuenta de Instagram el 15 de septiembre de 2020. © Instagram de Alexéi Navalny / vía AFP

Navalny ha sido declarado en busca y captura por eludir de manera reiterada su obligación de presentarse ante la autoridad pese a estar condenado con una pena de prisión ‘suspendida’ (que transcurre sin que de momento pise la cárcel) por un delito por el que fue condenado en 2014. Se trata de un caso de fraude y estafa castigado con 3,5 años de cárcel, de momento con suspensión de pena. El periodo de prueba expiraba el pasado 30 de diciembre, y Navalny no lo ha superado.

“¿Qué más se les ocurre para evitar que Navalny regrese a Rusia?”

Desde el Servicio Federal Penitenciario ya amenazaron el 28 de diciembre, diciendo que irían a los tribunales para cambiar la sentencia suspendida por una real si no se presentaba el mismo día 30. 

Según este organismo, durante 2020 Navalny "violó sistemática y repetidamente las condiciones del período de prueba" y al menos seis veces no se presentó para el registro en el departamento: el 13 y 27 de enero, el 3 de febrero, el 16 de marzo, el 6 de julio y el 17 de agosto. Después de ser envenenado tampoco apareció por la oficina, que le reprocha no haber acudido pese a estar ya dado de alta. 

Desde el entorno del opositor ven la decisión como un intento de evitar que vuelva a su país.“¿Qué más se les ocurre para evitar que Navalny regrese a Rusia?”, dijo la portavoz de Navalny. 

El caso de corrupción que de nuevo persigue a Navalny es el mismo por el que fue inhabilitado y no pudo enfrentarse a Putin en las elecciones presidenciales de marzo de 2018.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos dio la razón al líder opositor al dictaminar en 2017 que las sentencias contra él y su hermano, que sí fue a prisión, fueron "arbitrarias".

Pero otro nubarrón se cierne sobre el horizonte de Navalny. El Comité de Investigación abrió un caso penal contra él por fraude a gran escala. La agencia dijo que el político gastó más de cuatro millones de euros para fines personales, recaudados como donaciones para las actividades de FBK, su plataforma de lucha contra la corrupción, y otras entidades. Navalny ha vinculado el nuevo caso con las revelaciones sobre las circunstancias de su envenenamiento.

Navalny ha acusado al presidente Putin de dar la orden de envenenarlo, apoyándose en las revelaciones que hizo un agente del servicio de seguridad FSB relacionado con el caso.

Navalny lo llamó y le hizo creer que estaba hablando con un superior. Pero tras la difusión de la grabación, el Comité de Investigación Militar ruso ha rechazado de nuevo abrir una investigación. Como se indica en una nota oficial, "las declaraciones no contienen información específica sobre las circunstancias que indiquen un delito del FSB de Rusia". 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24