Inequidad, el talón de Aquiles en la distribución de las vacunas contra el Covid-19

Imagen de los frascos de la vacuna Pfizer-BioNTech contra el covid-19 en el hospital Emile Muller en Mulhouse, este de Francia, el 8 de enero de 2021.
Imagen de los frascos de la vacuna Pfizer-BioNTech contra el covid-19 en el hospital Emile Muller en Mulhouse, este de Francia, el 8 de enero de 2021. SEBASTIEN BOZON AFP
10 min

De las 39 millones de dosis que han sido administradas hasta el momento a nivel global, menos del 1% han sido aplicadas en pacientes de países pobres, por lo que la Organización Mundial de la Salud reclama que el reparto de los antídotos sea más equilibrado y justo, ante lo que alerta puede convertirse en un fracaso que las comunidades vulnerables pagarían con vidas, a causa del acaparamiento por parte de las naciones más ricas. 

Anuncios

Al margen de los esquemas de vacunación contra el Covid-19 parecen estar quedando los países más pobres. Aguardan rezagados en las posiciones finales de las listas de espera para la distribución de los antídotos, como condenados a ser los últimos en recibirlos. Frente a este panorama, Tedros Adhanom Ghebreyesus, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alerta que el fracaso de la estrategia podría costar miles de vidas. 

Y es que la cifra de aplicación de vacunas a pacientes de las naciones con menos recursos ni siquiera llega al 1%. Se estima que, de las 39 millones de dosis que han sido administradas, apenas 25 fueron destinadas a habitantes de comunidades vulnerables, específicamente en Guinea, lo que representa un escenario tan desesperanzador como alarmante. 

"El mundo está al borde de un catastrófico fracaso moral y el precio de ese fracaso se pagará con vidas y empleos en los países más pobres (...) No sería justo que adultos jóvenes y sanos en los países ricos se vacunen antes de que puedan hacerlo los trabajadores sanitarios y personas mayores de los países más pobres", afirmó el alto funcionario durante el evento de apertura del Comité Ejecutivo de la OMS. 

La desigualdad en la distribución, que figura entonces como una suerte de talón de Aquiles para el avance la inmunización, será el tema central sobre el cual debatirán los siguientes ocho días los integrantes de dicho comité, que permanecerán reunidos a fin de revisar lo que haga falta para que no se repita la historia de 2009, en la que las vacunas contra la gripe A-H1N1 no lograron llegar a los países más pobres sino hasta mucho después de que terminara la crisis. 

Para Ghebreyesus, el de hace 11 años fue un error que no debe volver a cometerse, por lo que esta vez se debe garantizar la igualdad en la repartición de los fármacos, más aún de cara a la propagación de la variante británica, debido a su mayor capacidad de contagio, superior al 70% en comparación con la detectada en Wuhan, China, en diciembre de 2019. 

Las consecuencias de los acuerdos bilaterales

A pesar de que fue puesto en marcha el funcionamiento de la plataforma COVAX, que busca que las vacunas sean, en efecto, distribuidas equitativamente y que es coordinada por la OMS, la misma institución criticó que algunas naciones productoras de los antídotos le estarían dando prioridad al cumplimiento de los acuerdos bilaterales con territorios poderosos, lo cual no solo retrasaría los envíos a todos los países, sino que elevaría los precios de las dosis. 

La citada plataforma tiene como meta que las naciones en vías de desarrollo puedan obtener las vacunas que requieren con apoyo económico de las más ricas, sin embargo, las evidencias arrojadas en las primeras semanas de distribución apuntan a que los territorios desarrollados estarían acaparando las dosis. 

Un miembro del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) recibe una dosis de la vacuna Moderna Covid-19 en la Academia de Policía de Queens en el distrito de Queens de Nueva York, EE. UU., el 11 de enero de 2021.
Un miembro del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) recibe una dosis de la vacuna Moderna Covid-19 en la Academia de Policía de Queens en el distrito de Queens de Nueva York, EE. UU., el 11 de enero de 2021. © Jeenah Moon / Reuters

Aunque ya han sido reportados casos de priorización de distribución de vacunas a grupos que no están en la primera línea de riesgo, la OMS insistió en que todavía están a tiempo de revertir esta tendencia, por lo que clamó a la comunidad internacional para que, en los tres primeros meses de 2021, sean enfocados los esfuerzos en la inmunización de los ancianos y los trabajadores sanitarios en la totalidad de las naciones. 

Estadísticamente, la meta es que al menos el 20% de la población global esté vacunada para el fin de este año. Hasta el momento, las 39 millones de dosis creadas han sido distribuidas en 49 países en los cuales se ha inmunizado a un total equivalente al 0,5% de los habitantes mundiales.

"La reciente emergencia de variantes del coronavirus altamente contagiosas hace que el despliegue rápido y equitativo de las vacunas sea aún más importante, pero ahora nos enfrentamos al peligro real de que, aunque las vacunas dan esperanza para algunos, se convierte en otro ladrillo en el muro de la desigualdad entre los que tienen y los que no tienen", afirmó el director de la OMS. 

El ranking de naciones que más vacunas han conseguido aplicar está liderado por Estados Unidos, con 12 millones; China, con 10 millones; Reino Unido, con 4,3 millones; e Israel, con 2,4 millones. 

01:24

En el caso de América, los países del centro y sur figuran en amplia desventaja ante la captación de cerca del 90% de las dosis por parte de Estados Unidos y, de acuerdo con lo explicado a France 24 por Francisco Becerra, ex-subdirector de la OPS y consultor en salud pública, se trata de un tema de inequidad. 

El llamado de Bruselas a la transparencia en los contratos de compra de vacunas

En el marco del debate sobre la estrategia de vacunación contra el Covid-19 en Europa, que se llevó a cabo este martes 19 de enero en el pleno del Parlamento, la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, declaró que el Ejecutivo comunitario adelanta procesos para que los laboratorios con los que son firmados los contratos de compra de las dosis hagan públicos estos acuerdos, con el objetivo de que se den de forma transparente. 

Según Kyriakides, aunque Europa está todavía lejos de superar la pandemia, los avances en la vacunación han permitido "pasar una página", por lo que resulta clave que los laboratorios permitan que los entes reguladores vigilen las gestiones de manera abierta. 

En medio de los cuestionamientos sobre acaparamiento, la funcionaria aseguró que ningún país estará seguro hasta que el coronavirus sea controlado en todos los continentes y concluyó que, así las cosas, la Unión Europea desempeñará un crucial papel geopolítico para propiciar la llegada de las dosis a territorios fuera de sus límites fronterizos. 

Mientras tanto, a miles de kilómetros de Bélgica, ancianos latinoamericanos como Roberto Escobar, un desempleado colombiano de 73 años que no logró sumar los años requeridos para obtener su pensión, esperan por el inicio de la vacunación, pero reconocen que las posibilidades de acceder al antídoto no se muestran tan claras y rápidas como en otros países que describe como "más afortunados". 

Con EFE, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24