Portugal encara elecciones presidenciales en pleno auge de la pandemia

Trabajadores del Gobierno con equipo de protección recogen puerta a puerta papeletas de votaciones anticipadas, para las elecciones presidenciales, mientras los portugueses se encuentran bajo un nuevo confinamiento por el aumento de casos de Covid-19. En Carcavelos, Portugal, el 20 de enero de 2021.
Trabajadores del Gobierno con equipo de protección recogen puerta a puerta papeletas de votaciones anticipadas, para las elecciones presidenciales, mientras los portugueses se encuentran bajo un nuevo confinamiento por el aumento de casos de Covid-19. En Carcavelos, Portugal, el 20 de enero de 2021. © Reuters/Pedro Nunes

Este domingo 24 de enero, Portugal elige un nuevo presidente para los próximos cinco años. Sin embargo, está prevista una baja participación en las urnas, dadas las altas tasas de contagios y muertes por Covid-19 que este sábado marcaron nuevos récords. Aunque hay siete candidatos, se espera que el actual mandatario, Marcelo Rebelo de Sousa, sea reelegido para un segundo y último mandato. Sin duda, el principal desafío para el nuevo Gobierno será la pandemia, que ha tenido a Portugal como la nación con más fallecimientos y casos per cápita en los últimos siete días.

Anuncios

El estricto confinamiento en Portugal paraliza al país, pero no a sus elecciones presidenciales. Sus ciudadanos, en gran parte confinados, deberán elegir este domingo a su nuevo presidente para un periodo de cinco años.

La idea de aplazar los comicios quedó descartada y alrededor de 9 millones de personas aptas para votar podrán abandonar sus hogares en pleno aislamiento para depositar su papeleta este domingo.

Siete candidatos se postularon a la Presidencia, pero se espera que su actual mandatario, Marcelo Rebelo de Sousa, de 72 años y con un índice de aprobación superior al 60 %, sea reelegido.

No obstante, y según las encuestas de días anteriores, un nuevo populista de extrema derecha, André Ventura, podría asegurar su paso a la segunda vuelta para enfrentar al mandatario. Ese escenario enviaría una onda de choque a la política dominante portuguesa, donde los extremistas hasta ahora no han estado presentes.

En caso de que ningún aspirante presidencial obtenga más del 50 % de los votos este domingo, se llevaría a cabo una segunda vuelta entre los dos candidatos con mayor cantidad de votos, el próximo 14 de febrero.

En Portugal, el presidente no tiene poderes legislativos, pues estos recaen en el Parlamento y en el Gobierno, pero sí es una voz influyente en las decisiones del país. En circunstancias excepcionales, puede disolver el Legislativo y convocar a comicios anticipados. El presidente apunta a mantenerse por encima de las disputas políticas, mediando en conflictos y actuando como árbitro para calmar tensiones.

La nación vivió este sábado el denominado día de reflexión política, en el que estuvieron prohibidas las campañas y la publicación de encuestas de opinión.

Portugal va a elecciones con una de las peores tasas de contagios y muertes per cápita en el mundo

“Votar es seguro” afirman los carteles en las calles para instar a participar de la jornada democrática, pues muchos temen contagiarse si acuden a las urnas. Y el temor no es para menos, este pequeño país, con solo 10 millones de habitantes, superó este sábado la barrera de los 10.000 muertos y registró récords en nuevos casos y muertes en las últimas 24 horas: 274 fallecimientos y más de 15.300 contagiados.

Además, en los últimos siete días Portugal ha sido la nación con mayor cantidad de contagios y decesos per cápita en todo el mundo, según datos de la Universidad de Oxford. Muestra de que la nación se encuentra al borde del colapso sanitario son las largas filas de ambulancias en la capital que esperan una cama para dejar a los enfermos.

"No habría sido un problema esperar un mes más. Tiempos excepcionales requieren medidas excepcionales", dijo Miguel Goncalves, de 55 años, residente de Lisboa. Casi dos tercios de los votantes piensan que las elecciones deberían posponerse, según una encuesta del instituto de investigación ISC / ISCTE, publicada la semana pasada.

Pero retrasar la votación habría requerido cambiar la Constitución del país, algo que los funcionarios dijeron que no era posible en tan poco tiempo.

Entre las medidas adoptadas para las votaciones, las autoridades piden a los ciudadanos traer sus propios bolígrafos para sufragar, además es obligatorio el uso de mascarillas, el distanciamiento entre las personas en las filas y la desinfección de manos.

Se espera que la pandemia cause una alta abstención en las elecciones

Los encuestadores esperan abstenciones récord, incluso cuando grupos de voluntarios vestidos con equipo de protección recolectaron boletas en la puerta de unos 13.000 votantes en cuarentena, y alrededor de 250,000 personas se registraron para la votación anticipada para evitar multitudes.

Es una cifra récord, pero aún baja si se tiene en cuenta que hay más de 9 millones de personas calificadas para votar.

"Ahora nos enfrentamos a un riesgo de doble filo: altas abstenciones y el hecho de que quienes asistan estarán fuera de sus casas", dijo el líder de la oposición Rui Rio.

La votación es la única razón por la que las personas pueden salir de casa para cualquier otra cosa que no sea trabajo o traslados esenciales, pero también hay críticas entre la población porque como medida excepcional el Gobierno permite para este domingo la movilidad entre municipios, si el objetivo es sufragar, algo que está prohibido para los fines de semana, bajo las reglas de cierre nacional vigentes.

Con Reuters, AP y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24