No hay unanimidad en la UE para sancionar a Rusia tras la detención de Navalny

Un protestante en la República Checa pide la liberación del opositor ruso, Alexéi Navalni.
Un protestante en la República Checa pide la liberación del opositor ruso, Alexéi Navalni. © REUTERS / David W Cerny
Texto por: Adán Díaz
5 min

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea se reúnen mañana 25 de enero en Bruselas para discutir la aplicación de nuevos castigos sobre el Kremlin, después de la detención de Alexéi Navalny y del arresto de más de 3.000 personas en diversas manifestaciones de apoyo al opositor ruso. Sin embargo, en estos momentos existen “diferentes sensibilidades” entre las naciones europeas, según han señalado fuentes europeas a la agencia EFE.

Anuncios

Los últimos acontecimientos en Rusia han levantado el revuelo de gran parte de la comunidad internacional. Hace una semana, el líder de la oposición Alexéi Navalny fue capturado en el aeropuerto Sheremétievo de Moscú. Luego casi 3.300 personas fueron detenidas, según el medio OVD-info, al participar en las manifestaciones convocadas en 122 ciudades rusas para condenar el arresto del disidente.

Las reacciones por parte de la Unión Europea no se han hecho esperar. El Alto Representante de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell, manifestó ayer sábado en Twitter su rechazo al “uso desproporcionado de la fuerza” por parte de los agentes rusos. Además, confirmó la reunión que tendrán los responsables europeos mañana lunes 25 de enero.

Sin embargo, existe cierta división entre los ministros sobre cómo debe reaccionar el bloque europeo ante la detención de Navalny y de los manifestantes. Por ejemplo, no hay un acuerdo sobre si la UE debe imponer o no sanciones al Gobierno ruso.

En lo que sí hay una unidad es en la condena explícita y abierta a las detenciones. Por ejemplo, el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, se ha referido este domingo a los cientos de detenidos como una forma de “poner en peligro el Estado de derecho” por parte de Rusia. Le Drian ha dejado claro que Europa deber imponer sanciones ante estas circunstancias.

Ni Angela Merkel ni su gabinete se han pronunciado sobre castigos potenciales, pero el jefe alemán del Partido Popular Europeo (PPE), Manfred Weber, ha insistido en que es “inaceptable” que el gobierno ruso detenga a tantas personas con tanta impunidad.

Por su parte, Luigi Di Maio, responsable de Asuntos Exteriores de Italia, no ha hecho referencia al apoyo del país italiano a posibles sanciones, pero ante el arresto de Navalny solicitó al Kremlin su “inmediata liberación” y el deseo de que “se respeten sus derechos”.

Incluso Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, mantuvo la pasada semana una conversación telefónica con el líder ruso, Vladimir Putin, en la que instaba al mandatario a liberar a Navalny.

Rusia no escucha las amenazas de la UE y se abre a tender puentes con Estados Unidos

Es cierto que las relaciones entre la Federación Rusa y EE. UU. no se encuentra en su mejor momento; entre otras cosas por la condena de los estadounidenses al papel que juegan los rusos en Ucrania o por las acusaciones de interferencia en las elecciones estadounidenses, cosa que el gabinete de Putin niega rotundamente.

Pero en una entrevista a la cadena Rossiva 1 TV, el portavoz del Kremlin, Dmitry Pskov, aseguró que podría haber “un diálogo” entre ambas partes, siempre y cuando la Administración de Joe Biden esté “lista para tal acercamiento”.

“No tengo ninguna duda de que nuestro presidente (Putin) responderá amablamente”, ha añadido también Pskov.

Sin embargo, el portavoz del gobierno ha hecho referencia a la “alerta de manifestación” que publicó la Embajada de EE. UU. en Moscú horas antes de que se produjera la protesta.

“Por supuesto que esa publicación es inapropiada, e indirectamente se trata de una absoluta interferencia en nuestros asuntos internos, lo que supone apoyar la ruptura de la legislación de la Federación Rusa”, ha explicado Pskov ante las cámaras del medio de comunicación ruso.

El portavoz del Departamento de Estado de EE. UU., Ned Price, ha pedido a las autoridades rusas que “liberen a todos aquellos detenidos por ejercer su derechos universales”, a la misma vez que ha descrito como “acciones severas”, las tácticas empleadas por las fuerzas de seguridad rusas contra los protestantes y periodistas.

Con Reuters y EFE  

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24