Seis ONG exigen a Francia que ponga fin a los controles de identidad aleatorios

En esta fotografía de archivo del 15 de septiembre de 2015, agentes policiales verifican documentos de identidad en la estación de tren Saint-Charles, en Marsella, sur de Francia.
En esta fotografía de archivo del 15 de septiembre de 2015, agentes policiales verifican documentos de identidad en la estación de tren Saint-Charles, en Marsella, sur de Francia. © Claude Paris / AP
4 min

Las organizaciones iniciaron una demanda colectiva por considerar que las autoridades incurren en "discriminación sistemática" al realizar controles de identidad basados en el aspecto físico de las personas, en especial por su color de piel. Según los denunciantes, los menores de edad provenientes de barrios con riesgo de exclusión social son muchas veces las víctimas de estos casos.

Anuncios

Polémica en Francia tras la demanda de seis ONG al Estado francés que denuncian los procedimientos aleatorios de la Policía en los controles de identidad. Las organizaciones defienden que estas inspecciones se realizan, en la mayoría de los casos, bajo un criterio "racista" en el que las personas son más o menos susceptibles de ser identificadas según su aspecto físico.

Este anuncio sin precedentes se da en un momento en el que las autoridades policiales francesas sufren una crisis de imagen debido a recientes casos de exceso de fuerza y brutalidad policial que numerosos colectivos han calificado de actos xenófobos.

Amnistía Internacional y Human Rights Watch denuncian que la Policía tiene predilección por pedir la identificación a personas negras o descendientes de árabes. Los denunciantes entregaron al primer ministro, Jean Castex, una serie de procedimientos que seguirán adelante si desde el Gobierno no emprenden reformas al sistema.

El abogado principal del caso, Antoine Lyon-Caen, dijo que la acción legal no está dirigida contra agentes individuales sino "el sistema en sí mismo que genera, por sus reglas, hábitos y cultura de una práctica discriminatoria".

La policía antidisturbios francesa guarda fila durante las protestas contra la brutalidad policial en Francia. El 16 de enero de 2021.
La policía antidisturbios francesa guarda fila durante las protestas contra la brutalidad policial en Francia. El 16 de enero de 2021. © Gonzalo Fuentes / Reuters

Si en los próximos cuatro meses no les dan una respuesta, las ONG podrían reclamar a los jueces que intervengan para ordenar al Gobierno medidas que pongan fin a este tipo de actuaciones.

Los grupos humanitarios denuncian que los agentes se valen de poderes "demasiado extendidos e insuficientemente controlados" para proceder a controles de identidad discriminatorios y abusivos, y señalan varios estudios que muestran que los jóvenes árabes o negros, incluidos niños desde los 12 años, son controlados de manera desproporcionada frente al resto de la población.

Esta es la primera demanda colectiva por discriminación basada en el color o supuestos orígenes étnicos en Francia. Las ONG están empleando una ley francesa de 2016 poco utilizada que permite a las asociaciones tomar tal medida legal.

Exigen registros exclusivamente bajo sospechas contrastadas

Son muchas las demandas que las organizaciones hacen al Gobierno, pero la más urgente es terminar con los procesos de identificación aleatorios en el país. Para ellos, una identificación solamente podrá exigirse por parte de la Policía si hay sospechas claras de que se está cometiendo un delito.

Los demandantes aseguran que esto se agrava porque desde hace años se mide el desempeño de las autoridades según el número de detenciones o multas que interponen al año. Según ellos, esto también debería desaparecer porque estas referencias pueden alentar a que los arrestos aleatorios sean más habituales.

En la demanda hay hasta 50 testigos que aseguran que han sido detenidos numerosas veces solamente por su aspecto y color de piel. Entre ellos, hay varios policías que sostienen la afirmación.

Además, piden que se adopten medidas para los casos de controles a menores, así como la creación de un sistema de grabación y evaluación de los datos relativos a los controles para dar a toda persona controlada una prueba de esa intervención.

Esto coincide con el inicio del lanzamiento, a petición del presidente Emmanuel Macron, de un proceso para reformar el cuerpo de Policía, mejorar las condiciones del ejercicio de sus funciones y tratar de recuperar el vínculo con los franceses.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24