La Unión Europea aprueba mecanismo para vetar la exportación de vacunas

El vicepresidente ejecutivo económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, mira a la Comisaria de Salud, Stella Kyriakides, durante la rueda de prensa en la que anunciaron el veto a las exportaciones, el 29 de enero de 2021.
El vicepresidente ejecutivo económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, mira a la Comisaria de Salud, Stella Kyriakides, durante la rueda de prensa en la que anunciaron el veto a las exportaciones, el 29 de enero de 2021. © Johanna Geron / Reuters

Ante la escasez de vacunas, la Comisión Europea anunció que la distribución en el exterior de las dosis fabricadas en su territorio necesitará el visto bueno de las autoridades de cada país. Esta decisión llega el mismo día en el que el bloque comunitario publicó el contrato con la farmacéutica AstraZeneca a la que se acusa de incumplir los compromisos de reparto.

Anuncios

La Unión Europea está llevando hasta las últimas consecuencias su poder para evitar la demora en la entrega de vacunas, tras los problemas con la compañía anglosueca AstraZeneca, que el pasado viernes 22 de enero anunció que solo hará entrega del 25 % de las dosis acordadas para el primer trimestre. 

En un movimiento histórico, la Comisión Europea anunció que el bloque comunitario adoptó el mecanismo de control de la exportación de vacunas contra el coronavirus hasta finales de marzo. Es la primera medida antimercantilista de Bruselas desde la creación de la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA) en 1951.

El vicepresidente ejecutivo económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, hizo el anuncio en rueda de prensa: "Tenemos que garantizar que todos los acuerdos de compra avanzada sean respetados".

De esta forma, las farmacéuticas para poder sacar del territorio europeo las vacunas tendrán que comunicar sus intenciones a las autoridades de los países donde tienen fábricas y, posteriormente, deberá ser autorizada la exportación. Además, las empresas tendrán que aportar datos de la distribución de vacunas desde el 29 de octubre para "arrojar luz sobre las tendencias de exportación".

Fuera de control quedarán las que se entreguen por razones humanitarias, a los países vecinos del sur y este de la Unión Europea, y a los 92 países de rentas bajas y medias que participan en COVAX. 

Una decisión que no ha caído bien entre los organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS). Mariângela Simão, subdirectora general de la OMS para el Acceso a Medicamentos y Productos Sanitarios, dijo que la prohibición de exportación de vacunas de la Unión Europea es una tendencia preocupante. 

Antes del mecanismo, la publicación del contrato con AstraZeneca

El 27 de agosto la Unión Europea y AstraZeneca firmaron un contrato para la distribución de 300 millones de dosis (con opción a otros 100 millones) en los países comunitarios. Tras los problemas en la producción de las vacunas, comenzó una guerra a tres bandas, con la Comisión Europea, en un lado, AstraZeneca, en otro, y Reino Unido, por su parte. 

Tras anunciar la reducción en la entrega de dosis, AstraZeneca aseguró que firmó un contrato con el Gobierno británico, donde también produce la vacuna, en el que se requiere el cumplimiento del pedido británico antes de exportar dosis fabricadas allí.

Ante esta situación, la Comisión Europea acordó con AstraZeneca publicar el contrato firmado. De las 41 páginas del texto, un 95 % del contenido ha sido ocultado, según dicen desde Bruselas, por petición de la farmacéutica. 

Sin embargo, sí que se alcanza a leer que AstraZeneca debe hacer uso de sus "mejores esfuerzos razonables" para fabricar dosis para la Unión Europea. Esta afirmación entra en el terreno legal, puesto que la farmacéutica considera que es subjetivo, mientras que desde Bruselas aseguran que es un estándar legal objetivo.

Además, el contrato establece que AstraZeneca no tiene ninguna obligación con otros países para incumplir el acuerdo con la Unión Europea; por lo que consideran que las vacunas que se están entregando a Reino Unido corresponden a los países comunitarios.

Por último, la Comisión señaló el punto 5.4 en el que se especifica que la Unión Europea tiene derecho a tener las vacunas de dos plantas de producción británicas.

Este viernes la Comisión Europea publicó el contrato que tiene con AstraZeneca para la distribución de vacunas.
Este viernes la Comisión Europea publicó el contrato que tiene con AstraZeneca para la distribución de vacunas. © Comisión Europea

Pese a todo, ambas partes tratan de resolver el conflicto sin recurrir a la vía legal. Si finalmente las vacunas acordadas no se entregan, o se distribuyen con demora, la obligación de pago por parte de Bruselas queda suspendida hasta que se efectúe el reparto de las dosis. 

Con Estados Unidos y Reino Unido por delante de la Unión Europea en el ritmo de vacunación, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tiene previsto reunirse el domingo 31 de enero con los consejeros delegados de las farmacéuticas con las que se firmó un contrato de compra.

Luz verde de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) a la vacuna de AstraZeneca

El regulador de los medicamentos europeos recomendó la aprobación de la vacuna de AstraZeneca, elaborada junto a la Universidad de Oxford, para ser utilizada en mayores de 18 años.

En el siguiente paso, la Comisión Europea tendrá que estudiar las conclusiones del Comité de Medicamentos Humanos (CHMP) de la EMA antes de dar la aprobación definitiva. Si finalmente recibe el visto bueno, la solución de AstraZeneca se uniría a las soluciones de Pfizer/BioNTech y de Moderna, aprobadas para su uso en la Unión Europea. 

La vacuna despertó dudas en un primer momento, después de que en noviembre se publicaran resultados provisionales del ensayo clínico que generaron confusión. 

Este jueves, el comité de vacunas de Alemania había dicho que, ante la falta de datos de efectividad en menores de edad y personas mayores, la inoculación se debería hacer a personas de edades entre los 18 y los 64 años. Sin embargo la Agencia Europea del Medicamento finalmente recomienda su uso, incluso para personas mayores de 65 años. 

Desde AstraZeneca aseguran que una sola dosis tiene una efectividad de un 70 %, y que alrededor de dos meses después, se necesitaría una segunda inoculación para alargar la inmunización. 

Hungría sigue firmando contratos al margen de la Unión Europea; Francia pide usar todas las soluciones que sean efectivas

En Hungría, las autoridades de Salud han autorizado el uso de la vacuna china Sinopharm, la solución preferida por el primer ministro ultraderechista Viktor Orban.

"Confío en la vacuna china, esperaré esa. Los chinos conocen mejor el virus y ellos saben mejor cómo tratarlo", aseguró hoy Orban en la radio pública húngara.

El Gobierno de extrema derecha de Hungría ha acusado a la Unión Europea de lentitud en el reparto de dosis, por lo que ya el 20 de enero autorizaron el uso de la solución rusa de Sputnik V. 

Imagen de archivo del logotipo de la empresa china Sinopharm, que podría empezar a distribuir su vacuna en Hungría.
Imagen de archivo del logotipo de la empresa china Sinopharm, que podría empezar a distribuir su vacuna en Hungría. © Tingshu Wang / Reuters

En este sentido, Alain Fischer, el inmunólogo que lidera la estrategia de vacunación en Francia, aseguró en la televisión que si una vacuna demuestra que es segura y eficaz contra el coronavirus, las autoridades sanitarias europeas deberían revisar su posible uso. 

Ante la escasez que viven los 27 países comunitarios, los desarrolladores de la vacuna rusa de Sputnik V ofrecieron 100 millones de su vacuna a la Unión Europea.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24