Las claves de la vacunación masiva contra el coronavirus en Reino Unido

La gente espera recibir la vacuna contra el Covid-19 dentro de un antiguo club nocturno que se ha convertido en un centro de vacunas del NHS, en Batchwood Hall, en St Albans, Gran Bretaña 15 de enero de 2021.
La gente espera recibir la vacuna contra el Covid-19 dentro de un antiguo club nocturno que se ha convertido en un centro de vacunas del NHS, en Batchwood Hall, en St Albans, Gran Bretaña 15 de enero de 2021. © Paul Childs / Reuters

Es la campaña más grande en la historia del país. Desde diciembre de 2020 se está vacunando a los más vulnerables y el Gobierno prevé que la totalidad de la población adulta esté inmunizada para el otoño de 2021. La logística, el gran desafío. 

Anuncios

Heather es la presidenta de la Sociedad de Historiadores de Wadhurst, un pueblo del Sureste de Inglaterra y desde el 17 de marzo de 2020 ha estado completamente aislada. En el verano asistió a encuentros con distancia social en algunos jardines de vecinos.

El pasado martes 19 de enero la llamaron para notificarle que recibiría su primera dosis de la vacuna contra el Covid.19. Debía presentarse el sábado 23 de enero. Ese día condujo 13 kilómetros desde su casa hasta el mega centro de vacunación, ubicado en la ciudad de Crowborough. 

En entrevista con France 24, comparte que “la inyección no toma nada de tiempo y no duele en lo absoluto”. 

Ella es una de las pacientes sobre los 80 años que están siendo vacunadas desde el 8 de diciembre de 2020, dentro del grupo prioritario de 15 millones de personas, en el que además está el personal sanitario. 

El ministro de las vacunas, Nadhim Zahawi, aseguró que ya se ha vacunado el 80 por ciento de esa población. La meta del Gobierno es inmunizar al resto para mitad de febrero. Una fecha ambiciosa que requiere acelerar la logística y tener acceso no solo a las vacunas sino a los otros insumos necesarios para administrar la inmunización. 

Israel y el Reino Unido son los dos países con mayor celeridad en la vacunación. En el caso británico, la clave ha sido una mezcla de planeación y compra de vacunas cuando aún se estaban desarrollando, movilización de una logística y personal sin precedentes y un sistema de salud eficiente.

“Virtualmente todo el país está registrado con un centro médico y esa es una de las bases de nuestra campaña. Estos centros médicos están acostumbrados a vacunar porque hacen un gran programa contra la influenza todos los años”, aseguró a este medio Beccy Baird, experta del Kings Fund. 

Vacunando en catedrales, estadios y hasta clubes nocturnos

Heather recuerda que a las 10:19 am salió del centro de vacunación que ese día funcionó las 24 horas. Después de la inyección, esperó 15 minutos sentada en una sala enorme con otros ocho pacientes, a dos metros de distancia cada uno, quienes también estuvieron en observación. 

“Si eres diestro, tienes la vacuna en tu brazo izquierdo. Supongo que es porque si tienes un mal efecto todavía tienes tu brazo activo”, cuenta Heather entre risas. 

Ese día vio al menos a 30 voluntarios que no solo le preguntaban cómo se sentía, sino que se encargaron de guiar y acompañar a los pacientes y en algunos casos hasta a parquear coches. 

La logística detrás de esta campaña de vacunación, en la que Gran Bretaña les está tomando la delantera a los otros países europeos, es enorme. Se han habilitado mega centros, otros lugares de gran capacidad como catedrales o estadios, farmacias y centros médicos de barrio que han extendido sus horarios de atención para vacunar al mayor número de personas cada día.

Un grupo de personas llega al nuevo centro de vacunación masiva contra el Covid-19 en Wembley, Londres, Reino Unido, el 18 de enero de 2021.
Un grupo de personas llega al nuevo centro de vacunación masiva contra el Covid-19 en Wembley, Londres, Reino Unido, el 18 de enero de 2021. © Henry Nicholls/ Reuters

Se prevé que en las próximas semanas se empiece a vacunar masivamente 24 horas, 7 días en la semana. 

“En mi área, un club nocturno se ha reutilizado como centro de vacunas. Estamos usando las catedrales porque son excelentes edificios para esto. Son realmente grandes, altas y con mucho aire circulando”, cuenta Baird.

Pero también hay un enorme número de voluntarios, médicos, enfermeras, farmaceutas y personal del Ejército. 

“Unos colegas en el sur de Inglaterra trabajaron con una compañía de autobuses local y una organización benéfica hindú para crear una clínica móvil de vacunación. Eso ha sido realmente genial”, afirma Baird.

Se está dando la primera dosis para vacunar el mayor número de personas para frenar el número de muertes. La segunda dosis se prevé, se dará 12 semanas después. 

“Prefiero tener la segunda dosis pronto”, dice Heather, quien no tiene fecha aún para la siguiente inyección.

La logística incluye el manejo de las vacunas y los insumos para aplicarla. En el caso de la de AstraZeneca/Oxford, esta se mantiene a la temperatura de una nevera normal, mientras que la Pfizer requiere ser almacenada a -70 grados y tiene un tiempo muy limitado de uso.   

Una vez se vacunen a los más vulnerables, se empezará con quienes tengan enfermedades graves. Según las autoridades, se prevé que para el público general la vacunación inicie en verano.

"Estamos dando esperanza"

Han sido meses muy complejos, retadores y tristes para los trabajadores del Sistema Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés). Ahora sienten que la vacuna está abriendo una luz en medio de la oscuridad. 

“Es dar esperanza, es dar algo real y positivo después de haber tenido un año realmente difícil”, afirma Baird. 

Según cifras oficiales, cada semana se están aplicando dos millones de vacunas en Reino Unido. “Actualmente tenemos un promedio de alrededor del 0,5 por ciento de la población total por día, lo que es una mejora de casi diez veces con respecto a diciembre y millas por delante de la mayoría de países”, explica el investigador del Adam Smith Institute, James Lawson.  

Por su parte, mientras prepara un boletín sobre lo que ha significado el tercer confinamiento en Inglaterra para diferentes personas, Heather dice sentirse optimista por el futuro con las vacunas. 

“No veo por qué no. Creo que es una maravilla de la ciencia moderna. Fue una sorpresa, un milagro. ¿Por qué desperdiciarlo? No puedo entender a la gente que está en contra de la vacunación”. 

El país se ha asegurado cerca de 360 millones de dosis de diferentes vacunas, algunas de las cuales siguen siendo desarrolladas, segmentadas así: 100 millones de AstraZeneca/Pfizer, 40 millones de Pfizer, 7 millones de Moderna, 60 millones de Novavax, 60 millones de Valneva, 60 millones de Sanofi y 30 millones de Janssen.

Una carrera contra el reloj que cuesta centenares de vidas 

El Reino Unido se convirtió en el primer país en Europa en superar la impactante cifra de 100.000 muertos por el virus.  

Según el Adam Smith Institute, cada semana de la pandemia le cuesta al erario británico 6 billones de libras esterlinas. El investigador Lawson sugiere, tras elaborar un decálogo de recomendaciones para acelerar la vacunación, que se debería inmunizar al menos 6 millones de personas cada semana

“Estamos seguros de que podemos ir aún más rápido, con más uso de las fuerzas armadas, de farmacias, la introducción de drive-in centres, centros móviles de vacunación para llegar a áreas remotas, servicios 24/7, mejor gestión de dosis de repuesto, introducción más rápida de la vacuna Moderna y trabajo adicional con nuestros proveedores existentes”, destaca Lawson. 

El Gobierno sabe que la única vía para derrotar el virus es la vacunación y por eso los esfuerzos humanos y económicos están concentrados en ello, mientras en otras latitudes se escuchan las crecientes amenazas de una posible escasez del antídoto.  

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24