Muere Tom Moore, el veterano de guerra que inspiró al mundo en su lucha contra la pandemia

El capitán Tom Moore, posa con la medalla que lo acredita como 'Sir', nombrado por la reina Isabel II.
El capitán Tom Moore, posa con la medalla que lo acredita como 'Sir', nombrado por la reina Isabel II. © Chris Jackson / Reuters

'Capitán Tom', como se le conoció popularmente, murió este 2 de febrero a los 100 años de edad víctima del Covid-19. La voluntad del exmilitar, que sirvió a su país durante la Segunda Guerra Mundial, conmovió al mundo durante los primeros meses de pandemia, en los que, tras una ruptura de cadera, se propuso caminar para recaudar fondos para el servicio británico de salud.

Anuncios

Este 2 de febrero su familia informó del deceso del veterano. "Con gran tristeza anunciamos la muerte de nuestro querido padre, el capitán Tom Moore", se lee en un comunicado emitido por sus hijas. Moore había presentado un cuadro de neumonía por el que fue atendido el 22 de enero, luego fue diagnosticado con Covid-19. 

"El último año de la vida de nuestro padre fue extraordinario. Se rejuveneció y experimentó cosas con las que solo había soñado (...) Si bien estuvo en tantos corazones por poco tiempo, fue un padre y un abuelo increíble, y permanecerá vivo en nuestros corazones para siempre", agrega el comunicado emitido. 

Tras conocerse la noticia, diversas personalidades expresaron su pésame por la muerte del veterano. 

"Sus pensamientos y los de la Familia Real están con ellos. (...) Su Majestad disfrutó mucho conocer al Capitán Sir Tom y su familia en Windsor el año pasado", escribió la familia real en Twitter.

"Lamento mucho escuchar que el capitán Tom falleció en el hospital. (...) Fue un gran héroe británico que mostró lo mejor de nuestro país", dijo en Twitter el ministro de Salud británico, Matt Hancock. 

Un hombre deja flores en la entrada de 'The Coach House', la residencia del capitán Sir Tom Moore , después de que su familia anunciara su muerte.
Un hombre deja flores en la entrada de 'The Coach House', la residencia del capitán Sir Tom Moore , después de que su familia anunciara su muerte. © Henry Nicholls / Reuters

Una vocación al servicio de los demás 

Thomas Moore se convirtió en un ícono de la lucha contra el coronavirus en Reino Unido cuando su caminata para recaudar 1.000 libras (unos 1.365 dólares), que serían destinados al Servicio de Salud Británico, se convirtió en viral. 

La gesta, que comenzó como un reto familiar, inició en abril de 2020 cuando en una reunión fue impulsado a caminar unos 25 metros apoyado con una andadera. Tras cumplir con la petición, su yerno lo animó a seguir adelante ofreciendo una libra por cada vuelta, surgiendo así el objetivo de las 1.000 libras por 100 vueltas antes de su cumpleaños número 100. 

Por varios días las redes y los medios de comunicación fueron testigos de los esfuerzos del veterano de guerra para cumplir su recorrido alrededor de su jardín.

"Con un número creciente de muertes y la perspectiva de meses de encierro, todos estaban desesperados por tener buenas noticias. Aparentemente, un excapitán del ejército de 99 años que había luchado en Myanmar, se estaba recuperando de una fractura de cadera y hacía su parte por el NHS (servicio de salud británico) era justo lo que necesitaban", escribió Moore en su autobiografía. 

Durante una entrevista realizada durante su caminata soltó la frase "mañana será un buen día", que se volvió tendencia en las redes sociales. Al final, la gesta consiguió recolectar 33 millones de libras (unos 40 millones de dólares) gracias a donaciones que llegaron de todo Reino Unido y otros países como Estados Unidos y Japón. 

Un cumpleaños atípico y cargado de regalos 

El 30 de abril, pocos días después de cumplir su objetivo, 'Capitán Tom' recibiría una de las más grandes muestras de cariño. Celebraba su cumpleaños número 100 y de todo Reino Unido, así como de otras partes del mundo, llegaron cartas de agradecimiento por su esfuerzo felicitándolo por su cumpleaños. 

De acuerdo con la agencia de noticias AP, la oficina del pueblo donde residía se vio inundada con la llegada de 6.000 regalos y 140.000 tarjetas de cumpleaños, entre ellas una de la reina Isabel II.

Moore se sintió abrumado de que tantas personas se tomaran la molestia de invertir 2,74 dólares en una tarjeta para él y se colocaran luego un tapabocas para ir a enviarla por correo. En un esfuerzo del país por reconocer su determinación, aviones de la Real Fuerza Aérea (similares a los que volaron durante la Segunda Guerra Mundial) sobrevolaron en su honor para celebrar su cumpleaños número 100.

Moore, nombrado caballero por la reina Isabel II

Tras convertirse en celebridad y en inspiración para muchos en Reino Unido y más allá de sus fronteras, el capitán Tom Moore fue nombrado caballero por la reina Isabel II en julio de 2020. 

La ceremonia se llevó a cabo en el Castillo de Windsor, al oeste de Londres, cumpliendo estrictas medidas de bioseguridad y distanciamiento social. Ese día, la monarca de 94 años, utilizó una espada larga para conferir el honor a Moore, quien se inclinó con sus medallas en el pecho apoyado de su andadera. 

"Me han abrumado los muchos honores que he recibido en las últimas semanas, pero simplemente no hay nada que se pueda comparar con esto. (…) Estoy abrumado por el orgullo y la alegría", escribió en su cuenta personal de Twitter al final de la ceremonia. 

Tras su servicio en la II Guerra Mundial, gerenció en el sector de la construcción

Thomas Moore nació en Keighley, West Yorkshire, el 30 de abril de 1920. Se graduó de ingeniero civil previo a ser reclutado por el Ejército para servir por su país durante los primeros meses de la Segunda Guerra Mundial. Tras ser seleccionado para el entrenamiento de oficiales, ascendió al rango de capitán mientras servía en India, Myanmar (Birmania en ese entonces) y Sumatra.

Dejó la vida militar en 1946, para trabajar en una empresa de construcción familiar que fracasó con el tiempo y se convirtió en vendedor y gerente de empresas de materiales de construcción cuando una de las empresas para las que trabajaba estuvo a punto de cerrar. Entonces unió a algunos inversionistas para comprarla y así salvar unos 60 puestos de empleo. 

En 2018, ya con 98 años, sufrió una fractura de cadera. También, durante los últimos cinco años, combatió el cáncer.

"Me sentí un poco frustrado y desilusionado después de que me rompí la cadera y eso golpeó mi confianza. (…) Sin embargo, las últimas tres semanas me han devuelto el paso. He renovado mi propósito y he disfrutado muchísimo cada segundo de esta emocionante aventura, pero no puedo seguir caminando para siempre", escribió en un pasaje de su biografía.

Con EFE, Reuters y AP 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24