Italia: el economista Mario Draghi acepta el reto de formar un Gobierno de emergencia

El expresidente del Banco Centrasl Europeo, Mario Draghi, saluda a su salida del Palacio Monte Citorio, que alberga la sede de la Cámara de Diputados, en Roma, Italia, el 3 de febrero de 2021.
El expresidente del Banco Centrasl Europeo, Mario Draghi, saluda a su salida del Palacio Monte Citorio, que alberga la sede de la Cámara de Diputados, en Roma, Italia, el 3 de febrero de 2021. © Reuters/Remo Casilli

El expresidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, aceptó este miércoles intentar la formación de un Ejecutivo de unidad para hacer frente a la triple crisis sanitaria, social y económica, provocada por la pandemia del Covid-19. Draghi acordó el pedido del presidente, Sergio Mattarella, luego de que fracasaran las negociaciones para reeditar la antigua coalición, que colpasó tras la salida de Italia Viva, del exprimer ministro Matteo Renzi.

Anuncios

Italia busca un Gobierno para poner fin a la inestabilidad política. La difícil tarea fue aceptada por el economista Mario Draghi, expresidente del Banco Central Europeo, luego de que fracasaran los intentos por restituir la anterior coalición, que lideraba Giuseppe Conte.

Pero la labor no será fácil, debido a que el partido con el mayor bloque político en el Parlamento italiano, el Movimiento 5 Estrellas, señaló que no apoyaría un eventual Gobierno de Draghi. Este movimiento que fue socio de la Administración de Conte había insistido en que él siguiera en el cargo. Además, la derecha presiona para que se celebren elecciones anticipadas.

Aun así, este miércoles los mercados financieros acogieron con satisfacción los indicios de que la actual crisis política de Italia pueda resolverse, al menos durante los próximos meses.

Draghi dijo que podrá cumplir con la tarea. Sin embargo, reconoció que aceptó la labor sabiendo que Italia enfrenta los múltiples desafíos por la pandemia, una campaña nacional de vacunación y una recesión económica y, al mismo tiempo, contará con recursos "extraordinarios" de la Unión Europea para tratar de ayudar a relanzar la economía.

"Es un momento difícil", dijo, mientras apeló al apoyo "responsable" de las fuerzas políticas en disputa de Italia y agregó que tienen "la oportunidad de hacer mucho por nuestro país".

Horas antes de conocerse la decisión del expresidente del Banco Central Europeo, el presidente italiano, Sergio Mattarella, hizo un "llamado a todas las fuerzas políticas del país" para que respalden un Gobierno institucional, que no esté identificado con ningún partido político, y que sea de "alto perfil" para "afrontar la emergencia presente", a la que calificó como una triple crisis "sanitaria, social y económica".

El jefe de Estado italiano señaló que la otra opción posible es convocar a elecciones, una alternativa que prefiere evitar porque implicaría no contar con un Gobierno pleno en sus funciones para hacer frente a la variedad de desafíos que se le presentan a Italia.

La elección de Draghi como cabeza del Ejecutivo de emergencia responde a buscar un perfil alejado de los partidismos y a una persona con experiencia para gestionar crisis, sobre todo de índole económica. Los datos publicados el martes mostraron que el producto interno bruto (PIB) de Italia cayó un 8,8 % en 2020, la peor contracción anual desde la Segunda Guerra Mundial.

En ese sentido, una de las principales tareas de la próxima Administración será diseñar planes sobre cómo utilizar los hasta 209.000 millones de euros que podrá recibir Italia del fondo europeo de recuperación.

Matteo Renzi, apuntado como el responsable de la crisis política en Italia

El colapso del Gobierno de Giuseppe Conte se produjo el mes pasado, cuando el exprimer ministro Matteo Renzi decidió retirar a su partido, Italia Viva, de la antigua coalición, en desacuerdo por el manejo de la pandemia.

El viernes pasado, Mattarella le encargó al presidente de la Cámara de los Diputados, Roberto Fico, que liderara una ronda de conversaciones para acercar a los exsocios gubernamentales e intentar reflotar la alianza, integrada por el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S), el Partido Democrático (PD) de centro izquierda, el izquierdista Libres e Iguales (LeU) y la formación centrista Italia Viva (IV). A ellos se sumó el recién creado grupo 'Europeístas'.

Si bien las esperanzas de un acuerdo se acrecentaron durante el fin de semana y hasta Renzi había expresado su confianza de contar con un Gobierno "al final de la semana", las negociaciones se vieron interrumpidas de manera definitiva este martes. Las exigencias de Italia Viva en cuestiones como justicia, sanidad o educación resultaron un obstáculo infranqueable.

Los antiguos aliados cargaron la responsabilidad del fracaso del diálogo en la formación de Renzi. Para el jefe político del Movimiento 5 Estrellas, Vito Crimi, "está claro que el objetivo era obtener más ministerios y decidir sobre los ministerios de los demás partidos. (...) Quien ha puesto impedimentos ha sido Matteo Renzi", disparó.

En la misma línea, la senadora de Libres e Iguales, Loredana De Petris, indicó que "hemos hecho un gran esfuerzo en estos días para llegar a un acuerdo y pensábamos que realmente iban a darse las condiciones para seguir adelante, pero la postura de Italia Viva no se ha movido".

Incluso, desde la derecha, los partidos Liga, Hermanos de Italia y Forza Italia han insistido en la necesidad de formar un Gobierno para que el país pueda pasar página a la crisis política y afrontar los múltiples desafíos. Desde Forza Italia, el senador Maurizio Gasparri también criticó a Renzi: "Es un político que con un 2 % de intención de voto está causando un caos tremendo en Italia".

En defensa de Italia Viva salió uno de sus senadores, Davide Faraone, que aclaró que estaban dispuestos a respaldar a Giuseppe Conte como primer ministro, pero no lo hicieron porque se presentó "el mismo esquema" del Gobierno anterior. "Si me propones el mismo primer ministro, dame elementos de cambio con el antiguo Gobierno, en las reformas, en el equipo de ministros", agregó.

Mario Draghi, un piloto de tormentas que necesita recabar apoyos

Con una vasta carrera como economista, Mario Draghi es visto como una figura que puede generar consensos, llevar calma a los mercados, manejar a Italia en medio de una crisis de múltiples factores y reforzar la posición internacional del país, que ostenta la presidencia del G20.

Como presidente del Banco Central Europeo (BCE), en 2012, Draghi debió hacer frente a una crisis que dejó a la zona euro al borde del colapso. En aquél momento, dijo estar comprometido a hacer "lo que fuera necesario" para preservar la moneda común, una frase emblemática que definió su gestión en esa delicada situación.

Pero para consolidar un Gobierno, el también exgobernador del Banco de Italia deberá conseguir apoyos en un Parlamento profundamente dividido y no está claro de dónde podrían venir.

El M5S es el partido más grande del Legislativo y fue la pieza clave de los últimos dos Gobiernos de coalición. Un miembro de alto rango de esa formación, que pidió no ser identificado, le deslizó a la agencia Reuters que "de ninguna manera" su grupo respaldaría un Ejecutivo liderado por Draghi.

Por el contrario, el PD sí estaría dispuesto a respaldar esa eventual administración. Su líder, Nicola Zingaretti, señaló que la decisión de Mattarella de convocar a Draghi "ha remediado el desastre". 

En este escenario, el posicionamiento de las fuerzas de derecha puede resultar decisivo. Mientras Forza Italia apoyaría al nuevo Gobierno, Hermanos de Italia permanecería en la oposición. Esto le daría un papel preponderante a la Liga de Matteo Salvini en la formación o no del nuevo Ejecutivo.

Pero incluso si lograra llevar adelante la alianza, Draghi no escaparía del escrutinio de los parlamentarios por sus potenciales políticas. La última vez que un tecnócrata ocupó el cargo de primer ministro fue en 2011 con Mario Monti, otro economista que debió ayudar a Italia a salir de la crisis de deuda pero rápidamente se enfrentó a los reparos de los legisladores por sus duras medidas de ajuste.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24