Brexit: los pendientes en materia de finanzas, protección de datos y frontera irlandesa

Ciudadanos compran en un mercado, con rascacielos de la City de Londres, el distrito financiero de la ciudad, en el fondo. Londres, Reino Unido, el 15 de enero de 2021.
Ciudadanos compran en un mercado, con rascacielos de la City de Londres, el distrito financiero de la ciudad, en el fondo. Londres, Reino Unido, el 15 de enero de 2021. © Toby Melville / Reuters

Lejos de ser un asunto cerrado, las negociaciones entre Londres y Bruselas tendrán que seguir. Sobre la mesa de lo urgente, están los servicios financieros, fundamentales para la poderosa 'City' de Londres; la protección de datos y el futuro de la frontera irlandesa, asuntos determinantes para lado y lado del canal de la Mancha.

Anuncios

Horas antes de la noche de Navidad, el Reino Unido y la Unión Europea firmaron su nuevo acuerdo de comercio. Fue una celebración modestísima tanto en Londres como en Bruselas. Antecedida por drama y largas negociaciones, componentes inherentes del Brexit desde hace más de cuatro años.     

Lo negociado es, en esencia, un acuerdo que incluye bienes, pero con muchos asuntos fundamentales que se mantienen abiertos.

El texto de más de 1.200 páginas, no incluye servicios financieros ni protección e intercambio de datos. Muchos de los asuntos pendientes tienen que ver con si la UE considera que sus leyes son equivalentes a las del Reino Unido.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, muestran el acuerdo comercial sobre el Brexit en Bruselas, Bélgica, el 30 de diciembre de 2020.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, muestran el acuerdo comercial sobre el Brexit en Bruselas, Bélgica, el 30 de diciembre de 2020. © Reuters / Johanna Geron / Pool TPX IMÁGENES DEL DÍA

Abonando el camino, el Reino Unido ha aceptado la equivalencia de algunas leyes europeas y espera que Bruselas haga lo mismo.

Las negociaciones tendrán que continuar en medio de nuevas tensiones, especialmente por el acceso a las vacunas contra el Covid-19, manufacturadas en Europa. 

En diálogo con France 24, el profesor de política de la Queen Mary University of London, Tim Bale, indicó que las negociaciones respecto a las vacunas podrían resultar bastante complicadas y dijo esperar que la razón prevaleciera en el diálogo “para ser justos, normalmente lo hace”, aseguró.

Camiones son cargados en una fábrica de Pfizer en Puurs, Bélgica, donde se están produciendo vacunas Covid-19 para Reino Unido. 3 de diciembre de 2020.
Camiones son cargados en una fábrica de Pfizer en Puurs, Bélgica, donde se están produciendo vacunas Covid-19 para Reino Unido. 3 de diciembre de 2020. © KENZO TRIBOUILLARD AFP/File

Mientras los defensores del Brexit celebran su “independencia”, una total separación de las leyes de Londres y Bruselas está lejos de ser una realidad.

En diálogo con periodistas internacionales en Londres, Jason Langrish, uno de los negociadores del acuerdo de Canadá con la Unión Europea, dijo que “en esencia el Reino Unido está fuera de la Unión Europea, pero seguirá estando en la UE”.

El futuro de la 'City' de Londres, la milla cuadrada más poderosa del mundo

Londres es también considerada la capital financiera de Europa. En esencia, por la famosa 'City', su distrito financiero, por donde diariamente pasan gran parte de las transacciones internacionales. Este ofrece infraestructura, experiencia y talento humano.

El profesor de finanzas del Warwick Business School, Jesus Gorrin, explicó a France 24 que esta industria “es extremadamente importante” para el país y su capital.

“Representa 6,9% del PIB de Reino Unido. Este beneficio es incluso más alto cuando se toma en cuenta que la industria financiera en Reino Unido goza de un balance altamente positivo en cuanto a exportaciones, (más de 40.000 millones de libras, unos 55.200 millones de dólares)”, sostiene Gorrin.

Bruselas y Londres tienen hasta finales de marzo para llegar a un acuerdo sobre la equivalencia en derechos financieros que permitirá a las empresas financieras británicas seguir operando en Europa.

El sector financiero de Reino Unido, que se concentra en la City de Londres, aún dabe fijar pautas de relación con la UE.
El sector financiero de Reino Unido, que se concentra en la City de Londres, aún dabe fijar pautas de relación con la UE. DANIEL LEAL-OLIVAS AFP/File

¿Mantendrá Londres su estatus de capital financiera del continente? El profesor Gorrín afirma que en el corto plazo sí, aunque dependerá de acuerdos futuros.

“Las reglas de equivalencia permiten a las empresas operar en jurisdicciones distintas en igualdad de condiciones siempre y cuando las regulaciones entre países sean equivalentes. Hay tres problemas con estas reglas. La primera es que no cubren todos los servicios. La segunda es que toma tiempo para que las jurisdicciones determinen esta equivalencia. La tercera es que mientras no haya un tratado bilateral (algo que se está negociando), la equivalencia puede ser retirada generando incertidumbre”, explica Gorrin.

Protección de datos, a la espera de una validación por la parte europea

Los países de la Unión Europea, incluido el Reino Unido, acordaron que, desde el 2018, las empresas deben pedir el consentimiento de los clientes para usar todos los datos que habían autorizado con anterioridad. Lo que se conoce como la ley de protección de datos y privacidad.  

Una vez Reino Unido salió de la UE, esta debe decidir si Reino Unido es una jurisdicción “adecuada” para este fin. Es decir, si las leyes de protección británicas ofrecen la misma seguridad que las del bloque europeo. La Comisión Europea tiene hasta finales de junio 2021 para decidirlo.

En el caso de Reino Unido, ya aceptó permitir la transferencia de datos personales desde su territorio a la Unión Europea.  Mientras, la transferencia se mantiene normalmente.

“Si no es así, las empresas y agencias que transfieren datos de la UE al Reino Unido tendrán que utilizar alternativas más engorrosas y costosas, como incluir cláusulas en los contratos para permitir que las transferencias continúen. Dado que el Reino Unido todavía aplica esencialmente la misma ley que la UE sobre protección de datos, el Reino Unido argumenta que debería recibir una decisión de adecuación”, explica Joe Marshall, investigador senior del centro de pensamiento Institute for Government en Londres.

Mientras el abogado de la firma Hogan Lovells Eduardo Ustaran, resalta que “en el Reino Unido no existe una brecha en la capacidad de transferir datos de la UE al Reino Unido”.

La frontera irlandesa, aún motivo de discordia tras el divorcio

El destino de la región británica de Irlanda del Norte ha sido y fue motivo de discordia en las largas negociaciones del Brexit. La frontera invisible entre las dos Irlandas no ha tenido controles desde la firma en 1998 del Acuerdo de Paz del Viernes Santo, que se creó para evitar que los desacuerdos entre republicanos y unionistas o católicos y protestantes, regresen.

El acuerdo Brexit creó un protocolo que establece que Irlanda del Norte, parte del Reino Unido, se mantiene dentro del Mercado Común de la Unión Europea para evitar crear una frontera física en la isla.

Un camión pasa al lado de un afiche que dice "No a la frontera" en la zona fronteriza entre Irlanda e Irlanda del Norte, en Jonesborough, Reino Unido, el 25 de marzo de 2019.
Un camión pasa al lado de un afiche que dice "No a la frontera" en la zona fronteriza entre Irlanda e Irlanda del Norte, en Jonesborough, Reino Unido, el 25 de marzo de 2019. Paul Faith / AFP

Por ello, la frontera entre el Reino Unido y la Unión Europea está en el mar de Irlanda, dividiendo Reino Unido en dos. Desde el 1 de enero de 2021, todos los bienes que ingresen del lado y lado de la frontera son revisados. Lo que ha causado demoras con los camiones que llevan alimentos y traumatismos en los supermercados que están teniendo escasés de productos.

La ministra principal de Irlanda del Norte y jefe del Partido Unionista (DUP), Arlene Foster, ha pedido que se “remueva” el protocolo. A lo que el canciller irlandés respondió que este “no se va a cambiar”.

Londres y Bruselas declararon que trabajarán intensamente para resolver las tensiones causadas por asuntos comerciales. Sin embargo, el primer ministro, Boris Johnson, amenazó con invocar el artículo 16, conocido como el protocolo de Irlanda del Norte, si no se encuentran soluciones.

Una vez más, lejos de ser un tema cerrado, la frontera de Irlanda del Norte y el Brexit, seguirán siendo un asunto recurrente tanto para Londres como Bruselas.     

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24