Italia: Draghi se convierte en primer ministro con la tarea de estabilizar el país

El presidente de Italia, Sergio Mattarella, a la izquierda, y el nuevo primer ministro, Mario Draghi, a la derecha, durante la juramentación de su cargo en Roma, Italia, el 13 de febrero de 2021.
El presidente de Italia, Sergio Mattarella, a la izquierda, y el nuevo primer ministro, Mario Draghi, a la derecha, durante la juramentación de su cargo en Roma, Italia, el 13 de febrero de 2021. © Guglielmo Mangiapane / Reuters

El economista y expresidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, juramentó su cargo como primer ministro de Italia con un Gobierno de coalición amplio que integra a políticos y tecnócratas. El ya mandatario enfrenta la dura tarea de estabilizar el país en plena crisis económica, sanitaria y social.

Anuncios

Mario Draghi ya es primer ministro de Italia. Su juramentación, frente al presidente Sergio Mattarella, quiere ser el primer paso para enderezar el tablero político del país, después de fuertes semanas de inestabilidad en medio de la crisis económica y sanitaria desatada por la pandemia de Covid-19. 

"Juro ser fiel a la República, observar lealmente la Constitución y las leyes y ejercitar mis funciones a favor del interés exclusivo de la nación", sentenció Draghi en el Palacio del Quirinale, una de las sedes del poder ejecutivo italiano.

Además de Draghi, también juramentaron su cargo los 23 ministros que integrarán el gabinete del economista, que provienen de prácticamente todas las fuerzas políticas del país y que mezcla perfiles políticos y técnicos. 

Draghi recibió el encargo de formar Gobierno por parte de Sergio Mattarella después del fracaso de su predecesor, Giuseppe Conte, cuya coalición se deshizo durante enero y quien no pudo volver a armarla para seguir liderando el Ejecutivo italiano. 

En cambio, la figura del economista Mario Draghi, uno de los perfiles italianos con más reconocimiento tanto interno como europeo por sus años frente al Banco Central Europeo (BCE), sí logró unificar a las diversas fuerzas políticas del país para no privar de liderazgo a Italia en medio de las múltiples crisis que la atraviesan. 

Un gabinete diverso con el objetivo de unificar

El gabinete creado por Draghi tiene la consigna de ser una coalición de unidad nacional que se aleje de los partidismos. En ese sentido, sus ministros provienen de partidos con posiciones tan alejadas como el antisistema Movimiento 5 Estrellas, los ultraderechistas de La Liga, la centroizquierda del Partido Demócrata o la centrista Italia Viva. 

En total, quince ministros llegan desde partidos políticos y ocho son tecnócratas, que ocupan algunos puestos clave en el Ejecutivo. Por ejemplo, el ministerio de Economía fue confiado al exdirector del Banco Central italiano Daniele Franco. Solo ocho de los 23 ministros son mujeres.

El gabinete del primer ministro Mario Draghi después de juramentar sus cargos en el Palacio del Quirinale en Roma, Italia, el 13 de febrero de 2021.
El gabinete del primer ministro Mario Draghi después de juramentar sus cargos en el Palacio del Quirinale en Roma, Italia, el 13 de febrero de 2021. © Guglielmo Mangiapane / Reuters

La semana que viene, Draghi deberá exponer su programa de Gobierno ante las dos cámaras del Legislativo italiano, que debatirán si aceptar o no su investidura. Se espera que la votación en el Parlamento sea una formalidad, ya que el nuevo primer ministro ha asegurado una cantidad de apoyos suficiente.

La diversidad del Gobierno, una arma de doble filo

El nuevo primer ministro tiene una de las mayorías más amplias conseguidas por cualquier Gobierno desde la Segunda Guerra Mundial y cuenta con una aprobación del 71 % por parte de la opinión pública, dos factores que juegan a su favor para liderar el país en estos momentos turbulentos.

Sin embargo, los próximos meses dirán si su figura unificadora será suficiente para mantener la estabilidad en un gabinete cuyos integrantes solían ser rivales y tienen puntos de vista radicalmente opuestos en algunos temas como la migración, estado del bienestar o desarrollo de infraestructura. 

Una de sus primeras tareas será gestionar los fondos que dispondrá la Unión Europea para la recuperación económica de sus integrantes. Italia recibirá más de 200.000 euros para capear el temporal económico desatado por la crisis sanitaria. 

Además, también deberá encargarse de la lucha contra la pandemia, que ha dejado más de 93.000 víctimas mortales y 2,7 millones de personas contagiadas. 

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24