La izquierda ultranacionalista lidera las elecciones parlamentarias de Kosovo

Albin Kurti, líder del partido Vetëvendosje (Autodeterminación) emite su voto durante las elecciones parlamentarias en Pristina, Kosovo, el 14 de febrero de 2021.
Albin Kurti, líder del partido Vetëvendosje (Autodeterminación) emite su voto durante las elecciones parlamentarias en Pristina, Kosovo, el 14 de febrero de 2021. © Florion Goga / Reuters

Aunque todas las previsiones apuntan a que ningún partido alcanzará las mayorías necesarias para formar un gobierno y necesitará de una coalición, el movimiento ‘Autodeterminación’ le lleva una amplia ventaja a los otros dos grandes partidos. Los nuevos parlamentarios serán decisivos en las negociaciones con Serbia y especialmente en la superación de la crisis económica.

Anuncios

En las elecciones parlamentarias de Kosovo se juega la estabilidad. Los 120 legisladores que sean elegidos tendrán el reto de conformar un nuevo gobierno después de la caída de dos administraciones en plena pandemia del Covid-19, una recesión económica que azota al país y el estancamiento de las conversaciones con Serbia, su antiguo rival en tiempos de guerra.

Los resultados preliminares muestran que, de esos tres temas, el último podría seguir congelado. Hasta ahora, la Comisión Estatal de Elecciones ha contado solo el 46% de los votos. Pero desde ya el partido anti-establecimiento llamado Autodeterminación (Vetëvendosje, en albanés) marca una ventaja que parece insuperable. El movimiento puntea los comicios con el 48% de los votos contados, mientras que el segundo -el Partido Democrático de Kosovo (PDK)- tiene únicamente el 18,3%. Y el partido gobernante Liga Democrática de Kosovo (LDK) cuenta con el 13,7%. Se espera que los resultados preliminares se completen el lunes. 

Si Autodeterminación obtiene las mayorías, las conversaciones con Serbia podrían seguir siendo difíciles ya que aquel partido es ultranacionalista, mientras que Belgrado se ha negado a reconocer la independencia de Kosovo, alegando la protección de la minoría de serbios que viven en ese territorio. 

De hecho, el líder de Autodeterminación, Albin Kurti, hizo campaña bajo la bandera de que no debería prometerse un diálogo con Serbia, que está congelado desde el año pasado tras las conversaciones negociadas por Estados Unidos y la Unión Europea. “Kosovo como estado independiente, está volviendo este domingo a su pueblo como fuente de soberanía”, dijo Kurti a los periodistas después de emitir su voto.

El citado funcionario ya se desempeñó como primer ministro durante cinco meses, hasta que en marzo de 2020 cayó su gobierno tras una moción de censura por el manejo de la pandemia. A Kurti no le pareció necesaria la declaración de Estado de Emergencia que hizo el presidente de Kosovo, Hahim Thaci. Y eso desencadenó que la conservadora Liga Democrática de Kosovo promoviera la moción que terminó por la destitución.

Pero por más que Autodeterminación lleve la delantera en las urnas, los ultranacionalistas de izquierda todavía no tienen la victoria garantizada. Los resultados preliminares no son suficientes para que la colectividad gane los 61 escaños en el Parlamento que necesita para ser mayoría. Si no lo logra, deberá aliarse con otro partido para hacer una coalición como en el viejo gobierno de Kurti. 

La crisis económica y la corrupción: los otros grandes retos del nuevo gobierno

Con un tercio de su fuerza laboral desempleada y un producto interno bruto per cápita de 4.300 dólares, Kosovo sigue siendo el país más pobre de la región de los Balcanes. Por eso la reactivación fue una de las discusiones más fuertes de la campaña y un tema más predominante que las mismas negociaciones con Serbia, a pesar de que esta discusión ha sido la principal en la última década. 

Los tres partidos líderes se refirieron a sus estrategias para reducir el desempleo, ahora que una cuarta parte de los adultos de Kosovo no tienen un trabajo. Además, la pandemia desaceleró el crecimiento del país en un 4,5% en 2020, según el Banco Mundial.

El primer ministro interino, Avdullah Hoti, de la Liga Democrática de Kosovo, dijo que su gobierno hizo un pacto en septiembre con Estados Unidos por mil millones de dólares para inyectarle a la economía. “Tenemos un ambicioso programa económico que crearía miles de nuevos puestos de trabajo”, señaló Hoti.

Avdullah Hoti, candidato a primer ministro de la Liga Democrática de Kosovo (LDK), pronuncia un discurso durante un mitin electoral en la ciudad de Podujevo, Kosovo, el lunes 8 de febrero de 2021.
Avdullah Hoti, candidato a primer ministro de la Liga Democrática de Kosovo (LDK), pronuncia un discurso durante un mitin electoral en la ciudad de Podujevo, Kosovo, el lunes 8 de febrero de 2021. © Visar Kryeziu / AP

Kurti habló de “múltiples reformas ante las múltiples crisis” y le dijo a la agencia AP que sus preocupaciones centrales son el empleo y la justicia. Además, su bandera de campaña fue la lucha contra la corrupción, el mismo tema que contribuyó a su victoria en 2019. 

Ninguno de los partidos que lideran los conteos se comprometió a reactivar las conversaciones con Serbia. Este es uno de los temas más sensibles en Kosovo dado que el territorio declaró su independencia frente a los serbios en 2008. La determinación se dio una década después de la brutal guerra de 1998-1999 entre rebeldes separatistas de etnia albanesa y fuerzas serbias. La guerra terminó en junio de 1999 después de que una campaña de bombardeos aéreos de la OTAN -que duró 78 días- expulsó a las tropas serbias y entró una fuerza de mantenimiento de la paz.

Con AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24