La detención del rapero Pablo Hasél provoca violentos disturbios en España

Cientos de personas participan en una protesta en apoyo del cantante de rap catalán, Pablo Hasel, luego de que fuera sentenciado a prisión por cargos de glorificar el terrorismo e insultar a la realeza en sus canciones, en Barcelona, España, el 16 de febrero de 2021.
Cientos de personas participan en una protesta en apoyo del cantante de rap catalán, Pablo Hasel, luego de que fuera sentenciado a prisión por cargos de glorificar el terrorismo e insultar a la realeza en sus canciones, en Barcelona, España, el 16 de febrero de 2021. © Reuters/Nacho Doce

Al menos 14 personas fueron detenidas y más de 30 resultaron heridas en Cataluña durante manifestaciones a favor de la liberación del rapero Pablo Hasél, condenado a prisión tras ser acusado de "glorificar al terrorismo" e insultar a la realeza. Hasél se había atrincherado con decenas de simpatizantes en la Universidad de Lleida, donde fue detenido este martes.

Anuncios

Tras una sentencia que causó amplio rechazo en diversos sectores de la sociedad española por ser considerada una violación a la libertad de expresión, miles de manifestantes se tomaron las calles de varias ciudades catalanas para exigir la liberación del rapero, Pablo Hasél.

El cantante deberá pagar nueve meses en prisión, acusado de “glorificar al terrorismo” e insultar a la monarquía española.

La polémica se centra en que, en las letras de sus canciones, Hasél menciona al rey emérito Juan Carlos I como un "capo mafioso" y lo clasifica de "borracho tirano". Asimismo, acusa a la policía de torturar y matar a manifestantes y migrantes. También fue condenado por letras y tuits que incluían referencias al grupo paramilitar separatista vasco ETA y comparaban a los jueces españoles con los nazis.

"La victoria será nuestra (…) no habrá olvido ni perdón", gritó Hasél con el puño en alto, rodeado por la policía mientras era llevado a la cárcel, luego de que horas antes volviera a publicar en sus redes sociales la letra de la canción por la que fue acusado.

Más de 200 artistas, entre ellos el director de cine Pedro Almodóvar, el actor Javier Bardem y el cantante Joan Manuel Serrat, firmaron una petición oponiéndose a la sentencia de cárcel de Hasél.

A su arresto se han opuesto incluso integrantes del Gobierno español. Entre esas voces, resalta la de la vicepresidenta Carmen Calvo, quien dijo que encarcelar a personas por cuestiones de libertad de expresión no debería suceder en una democracia. Por su parte, Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos, que integra la coalición en el Gobierno, pidió el indulto del cantante. 

Al menos 14 detenidos y 33 heridos en las protestas a favor de Hasél

El joven, conocido por sus opiniones radicales, fue arrestado finalmente este martes tras no cumplir con un plazo, que terminó el viernes pasado, para entregarse a las autoridades.

Fue detenido por los Mossos d'Esquadra, la policía regional catalana, que irrumpió en la Universidad de Lleida, donde se atrincheraba desde un día antes con decenas de simpatizantes. Antes de su detención, tuvo lugar un enfrentamiento con los agentes, en el que sus simpatizantes arrojaron sillas y vaciaron extintores de incendios.

Las imágenes de televisión mostraron que las protestas se extendieron por varios pueblos y ciudades de Cataluña y el resto España. En Barcelona, la capital catalana, por ejemplo, miles de personas marcharon ​​gritando "libertad para Pablo Hasél".

En medio de las movilizaciones, cubos de basura terminaron en llamas, algunas tiendas fueron saqueadas y decenas de objetos fueron arrojados a los agentes que intentaban dispersar a la multitud, en algunos casos con porras y proyectiles de espuma.

Los Mossos d'Escuadra informaron en su cuenta de Twitter que los manifestantes quemaron motocicletas y contenedores, crearon barricadas y bloquearon las calles de Barcelona. También revelaron que 14 personas habían sido detenidas.

El Gobierno español señaló la semana pasada, en respuesta a este caso, que reformaría la "ley mordaza", promulgada en 2015 por una Administración anterior con el objetivo de evitar la glorificación de grupos armados proscritos como ETA. La ley también prohíbe los insultos contra la religión y la monarquía.

Aseguró que introduciría penas más leves, se enfocaría únicamente en acciones que representen un riesgo para el orden público o que puedan provocar violencia, y que defenderá la tolerancia de las formas de expresión artísticas, culturales e intelectuales.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24