El encarcelamiento del rapero Hasél tensa al Gobierno español

Las concentraciones de rechazo al encarcelamiento del rapero Pablo Hasél han derivado este viernes en una cuarta noche de altercados.
Las concentraciones de rechazo al encarcelamiento del rapero Pablo Hasél han derivado este viernes en una cuarta noche de altercados. © Albert Gea / Reuters

Por cuarta noche consecutiva, este viernes volvieron a repetirse manifestaciones en favor de Pablo Hasél en varias ciudades de Cataluña. Igualmente, se registraron de nuevo enfrentamientos entre manifestantes y policías. El rapero español fue encarcelado esta semana por unos tweets en los que elogiaba a terroristas convictos, aunque también fue sancionado por acusar a la policía de torturas y a la Corona de corrupción.

Anuncios

Desde el encarcelamiento el martes del polémico rapero Pablo Hasél, España ha visto manifestaciones nocturnas convertirse en batallas callejeras entre la policía y los manifestantes. Por cuarto día consecutivo, se han producido disturbios en varias ciudades catalanas este viernes para pedir su puesta en libertad.

En Barcelona, la policía cargó contra los manifestantes que habían formado barricadas de fuego, y que habían lanzado piedras y botellas. También se han saqueado comercios y se han roto los cristales de varias entidades bancarias.

Durante las tres últimas noches, la policía disparó gases lacrimógenos y balas de espuma contra los manifestantes, que incendiaron contenedores de basura y motocicletas y saquearon tiendas.
Durante las tres últimas noches, la policía disparó gases lacrimógenos y balas de espuma contra los manifestantes, que incendiaron contenedores de basura y motocicletas y saquearon tiendas. © Pau Barrena / AFP

Tres personas fueron detenidas en Barcelona, lo que eleva el número total de capturas a 60 en toda Cataluña desde el inicio de las protestas. El martes, una mujer también perdió un ojo en Barcelona, lo que provocó que los políticos pidieran que se investigaran las tácticas policiales.

Ese mismo día, encarcelaron al rapero Pablo Hasél y lo condenaron a nueve meses de prisión por unos tweets en los que insultaba a la monarquía y a la policía, así como por enaltecimiento del terrorismo. Los enfrentamientos comenzaron pocas horas después. 

Un manifestante es detenido por miembros de la policía regional catalana tras una manifestación contra el encarcelamiento del rapero español Pablo Hasél en Barcelona el 19 de febrero.
Un manifestante es detenido por miembros de la policía regional catalana tras una manifestación contra el encarcelamiento del rapero español Pablo Hasél en Barcelona el 19 de febrero. © Pau BARRENA / AFP

La condena de Pablo Hasél, conocido por sus raps antisistema, ha impulsado un debate sobre la libertad de expresión en España, llevando al gobierno a anunciar que hará menos restrictivas las leyes de expresión. "La democracia protege la libertad de expresión, incluida la expresión de los pensamientos más horribles y absurdos, pero la democracia nunca jamás protege la violencia", declaró el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, quien prometió "ampliar y mejorar la libertad de expresión".

La reforma del Código Penal español había sido solicitada por organizaciones como Amnistía Internacional, que considera la condena de Hasél "desproporcionada". "Nadie debería ser condenado penalmente por tuitear o cantar algo desagradable o escandaloso", indicó la organización.

El caso está desatando una nueva tormenta dentro del Gobierno de coalición

Las protestas tras la detención de Hasél están provocando también una gran tensión en el seno del Gobierno español, específicamente entre el Partido Socialista del presidente y el aliado radical de izquierda de la Administración, Podemos, que criticó la detención del rapero. El portavoz parlamentario del partido, Pablo Echenique, apoyó abiertamente a los "jóvenes antifascitas (que están) pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles”.

Los tweets que llevaron a la cárcel al rapero español fueron publicados entre 2014 y 2016. En ellos, rindió homenaje a grupos armados españoles como la ya desaparecida organización separatista vasca ETA, que durante cuatro décadas mató al menos a 853 personas en una campaña de atentados con coches bomba y tiroteos.

En Twitter, Pablo Hasél acusa también con frecuencia a las fuerzas de seguridad españolas de tortura y asesinatos. Otro de sus blancos favoritos es la Corona española. Hasél acusa a la familia real de corrupción e incesto, y ha calificado al actual rey de España, Felipe VI, de "parásito".

El sábado está prevista una huelga y una manifestación de estudiantes en Cataluña, la región natal del cantante, donde la movilización es más fuerte. En Madrid también se espera una nueva protesta para la tarde del sábado.

Hasél no es el primer rapero cuyo caso sacude la polémica sobre los límites de la libertad de expresión en España. En 2018, otro rapero, Valtonyc, fue condenado a tres años y medio de prisión por los mismos delitos.

Con EFE, AFP, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24