Georgia: denuncian violenta detención del líder opositor Nika Melia

La policía irrumpió en las oficinas del partido del líder de la oposición georgiana, Nika Melia, y lo detuvo a primera hora del martes, agravando la crisis política que llevó al Primer ministro a dimitir la semana pasada.
La policía irrumpió en las oficinas del partido del líder de la oposición georgiana, Nika Melia, y lo detuvo a primera hora del martes, agravando la crisis política que llevó al Primer ministro a dimitir la semana pasada. © Irakli Gedenidze / Reuters
Texto por: Aurore Bayoud
7 min

Nika Melia, líder de la principal formación opositora de Georgia, fue sacado de la sede de su partido y puesto en prisión preventiva. Varios miles de simpatizantes se manifestaron en Tbilisi contra la violenta detención, agravando la crisis política que atraviesa el país desde las elecciones parlamentarias de octubre, calificadas por la oposición de amañadas.

Anuncios

La tensión aumenta en Georgia. La policía detuvo este 23 de febrero al líder de la oposición Nika Melia durante una violenta redada en la sede de su partido, el Movimiento Nacional Unido (MNU).

Imágenes en directo de la televisión Mtavari mostraron al político siendo trasladado a la fuerza a primera hora del martes para ser puesto en prisión preventiva. Melia es acusado de haber organizado "violencia masiva" durante las grandes manifestaciones antigubernamentales de 2019, una acusación que el opositor rechaza por considerarla políticamente motivada. Melia se enfrenta a nueve años de prisión.

Melia, presidente del partido opositor Movimiento Nacional Unido, ha sido acusado de incitar a la violencia en las protestas callejeras de junio de 2019, una acusación que él rechaza por considerarla políticamente motivada.
Melia, presidente del partido opositor Movimiento Nacional Unido, ha sido acusado de incitar a la violencia en las protestas callejeras de junio de 2019, una acusación que él rechaza por considerarla políticamente motivada. © Vano Shlamov / AFP

Los policías antidisturbios utilizaron también gases lacrimógenos contra los partidarios que estaban acampados frente al edificio desde el miércoles en muestra de su apoyo. Decenas de ellos fueron detenidos durante la intervención y 17 personas resultaron heridas en los enfrentamientos, según el Ministerio de Sanidad.

"El caos es lo último que necesita Georgia en estos momentos"

Más tarde, manifestantes se concentraron ante la sede del Gobierno en Tbilisi, la capital, para denunciar la detención de Nika Melia y exigir elecciones anticipadas.

"Conmocionado por las escenas en la sede de la UNM esta mañana", escribió en Twitter el embajador británico Mark Clayton. "La violencia y el caos en Tbilisi es lo último que necesita Georgia en estos momentos. Insto a todas las partes a actuar con moderación, ahora y en los próximos días", dijo.

El Ministerio del Interior replicó que la policía había utilizado "una fuerza proporcionada y medios especiales" y agregó que no tuvo otra opción que utilizar medidas coercitivas, ya que los activistas habían ignorado numerosas advertencias y se habían negado a abandonar el edificio.

En un mensaje televisivo, Irakli Kobakhidze, el portavoz del partido en el poder, defendió la operación, afirmando que la "polarización" de la política se debe a que "los delincuentes hacen política, y no al envío de los llamados políticos a la cárcel".

Agentes de las fuerzas del orden georgianas detienen a un simpatizante de la oposición tras irrumpir en la oficina del partido de la oposición Movimiento Nacional Unido en Tbilissi, el 23 de febrero.
Agentes de las fuerzas del orden georgianas detienen a un simpatizante de la oposición tras irrumpir en la oficina del partido de la oposición Movimiento Nacional Unido en Tbilissi, el 23 de febrero. © Irakli Gedenidze

La acción policial se produjo después de que el primer ministro Giorgi Gakharia dimitiera abruptamente el jueves por un desacuerdo con su propio equipo acerca de la orden de detener a Melia. 

Tras la dimisión de Gakharia, la oposición pidió la celebración de elecciones parlamentarias anticipadas, pero a última hora del lunes, el Parlamento de Georgia votó para formar un nuevo gobierno dirigido por el primer ministro Irakli Garibashvili. Este último, fundador del Partido del Sueño Georgiano y considerado el hombre más rico del país, anunció inmediatamente la detención de Melia.

Una democracia en peligro tras unas elecciones parlamentarias consideradas fraudulentas

La detención de Melia podría socavar aún más la democracia en Georgia, que se enfrenta a una crisis política desde las elecciones parlamentarias de octubre. Los partidos de la oposición han afirmado que las elecciones estaban amañadas después de que el partido gobernante, Sueño Georgiano, obtuviera una estrecha victoria.

"Hoy, Georgia ha dado un paso atrás en su camino para convertirse en una democracia más fuerte en la familia de naciones euroatlánticas", declaró la embajada de Estados Unidos en un comunicado. "La lógica de la escalada se está imponiendo. La crisis política se agrava", escribió también el diplomático, Carl Hartzell, en Twitter.

Por su parte, el líder del partido Lelo, Mamouka Khazaradze, opositor al gobierno, pidió "una lucha pacífica e incansable" por la democracia. "La liberación de los presos políticos y la celebración de elecciones parlamentarias anticipadas son la única salida posible para poner fin a la crisis", declaró a la prensa.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24