Italia sepultó en un funeral de Estado a su embajador y al guardaespaldas asesinados en RDC

Agentes de policía de Carabineros llevan los ataúdes cubiertos con banderas del embajador italiano Luca Attanasio y el oficial de policía italiano Vittorio Iacovacci, durante los funerales de Estado, en la Basílica de Santa María de los Ángeles y los Mártires en Roma, el 25 de febrero de 2021.
Agentes de policía de Carabineros llevan los ataúdes cubiertos con banderas del embajador italiano Luca Attanasio y el oficial de policía italiano Vittorio Iacovacci, durante los funerales de Estado, en la Basílica de Santa María de los Ángeles y los Mártires en Roma, el 25 de febrero de 2021. © AFP/Vincenzo Pinto

En Roma se llevó a cabo este jueves un funeral de Estado para el embajador italiano en la República Democrática del Congo y su guardaespaldas que fueron asesinados durante una emboscada contra un convoy de la ONU, en República Democrática del Congo, el pasado 22 de febrero. El ataque habría formado parte de un intento de secuestro de un grupo armado aún sin identificar.

Anuncios

El embajador italiano Luca Attanasio, de 43 años, y el oficial de policía Vittorio Iacovacci, de 30, fueron despedidos este jueves, tras una ceremonia en la Basílica de Santa María de los Ángeles y Mártires, una iglesia utilizada para servicios religiosos para líderes nacionales y figuras culturales, en Roma.

Los ataúdes, cubiertos con la bandera tricolor italiana, recibieron un saludo militar cuando fueron retirados de los autos fúnebres. Un soldado declaró "Honor a los caídos" y una banda militar tocó una marcha sombría mientras los llevaban a la iglesia.

"Estos hermanos decidieron comprometerse a ayudar a los demás, incluso si eso significaba sacrificar sus vidas", dijo el cardenal Angelo De Donatis en su homilía fúnebre.

Al funeral de Estado asistieron el primer ministro del país Mario Draghi y otros altos funcionarios del Gobierno.

El embajador italiano en República Democrática del Congo y el uniformado que formaba parte de su equipo de seguridad fueron asesinados a disparos el pasado lunes, cerca de la frontera con Ruanda, mientras se transportaban en un convoy del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA), para visitar un proyecto sobre alimentación escolar. El conductor congoleño Mustapha Milambo también falleció.

El Gobierno italiano exige investigaciones con "respuestas claras y exhaustivas"

Numerosas preguntas aún siguen sin respuesta después de los fatídicos hechos. Por el momento, ningún grupo armado se ha adjudicado el ataque.

El lunes, el Ministerio del Interior de la República Democrática del Congo culpó de los asesinatos a las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), un grupo rebelde de la etnia hutu de ese país.

Pero las FDLR rechazaron la acusación y en cambio responsabilizaron a los militares de Ruanda y la República Democrática del Congo.

El Kivu Security Tracker, Un monitor de derechos humanos en el Congo, con sede en Estados Unidos, indica que 122 grupos armados estuvieron activos el año pasado en las cuatro provincias orientales del país: Kivu del Norte y del Sur, Ituri y Tanganica.

Además de las FDLR, incluye al M23, un grupo congoleño tutsi también conocido como Ejército Revolucionario Congoleño, y las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), cuyo bastión se encuentra cerca de la frontera con Uganda, donde ocurrió la emboscada.

Por otra parte, y según detalles de las indagaciones preliminares entregadas por el primer ministro italiano, Mario Draghi, al Parlamento el pasado miércoles, el ataque habría sido un intento de secuestro que salió mal.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, dijo que espera "respuestas claras y exhaustivas" y pide a la ONU que lleve a cabo una investigación completa.

El Ministerio del Interior de la República Democrática del Congo aseguró que las fuerzas de seguridad y las autoridades provinciales no fueron informadas sobre el viaje de Attanasio.

Pero el PMA, de la ONU, afirma que justamente la carretera por la que viajaba el convoy había sido previamente autorizada para transportarse sin escoltas de seguridad.

El embajador de Italia era "de fácil acceso y no se molestó en el protocolo. La carretera se consideraba segura y no requería escolta militar", dijo un diplomático europeo.

El miércoles, la oficina del presidente de la República Democrática del Congo ordenó a los diplomáticos que informen al Gobierno de cualquier movimiento dentro del país.

Con AFP, AP y Reuters

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24