Nuevas protestas por el rapero Hasél en Barcelona concluyen con disturbios y 13 arrestos

Además del debate sobre la libertad de expresión en España , el caso Hasél también ha puesto de manifiesto las crecientes frustraciones de muchos jóvenes españoles, desde la inseguridad laboral hasta el enfado con la clase política española.
Además del debate sobre la libertad de expresión en España , el caso Hasél también ha puesto de manifiesto las crecientes frustraciones de muchos jóvenes españoles, desde la inseguridad laboral hasta el enfado con la clase política española. © Albert Gea / Reuters

Trece personas fueron detenidas el sábado en España, en el marco de la novena jornada de protestas por el encarcelamiento de un rapero por "enaltecimiento del terrorismo e insultos a la realeza" en sus canciones. La manifestación reclamaba la libertad de Pablo Hasél, pero también la regulación de los precios del alquiler y la disolución de las fuerzas antidisturbios, entre otras reivindicaciones sociales.

Anuncios

Las manifestaciones y los disturbios continuaron este sábado en Barcelona, once días después del encarcelamiento del rapero español Pablo Hasél. Cientos de personas reclamaron su libertad en una convocatoria mayormente pacífica.

Sin embargo, desde las primeras horas de la noche, la protesta terminó en actos de vandalismo. Los Mossos d'Esquadra, la policía regional, denunciaron así "las barricadas y los saqueos en el centro de Barcelona". "Por seguridad, no os acerquéis a esta zona", advirtieron en Twitter a las 8 de la noche.

Según la información policial, más de media docena de oficinas bancarias fueron atacadas, mientras que un hotel y un concesionario de coches fueron rociados con líquidos inflamables. Un grupo de encapuchados estuvo también realizando saqueos a lo largo del famoso paseo de las Ramblas, mientras los bomberos se ocupaban de los incendios en tiendas y bancos.

Entre los incidentes más graves, se registró un ataque a la comisaría policial, en la que decenas de jóvenes causaron daños y lanzaron artefactos incendiarios. Los asaltantes también vandalizaron dos furgonetas de las fuerzas de seguridad.

Un cóctel molotov estalló en un vehículo de la policía de Barcelona durante una manifestación por diversas cuestiones sociales, incluida la reciente detención del rapero español Pablo Hasél.
Un cóctel molotov estalló en un vehículo de la policía de Barcelona durante una manifestación por diversas cuestiones sociales, incluida la reciente detención del rapero español Pablo Hasél. © Josep LAGO / AFP

13 manifestantes fueron detenidos por estos disturbios, indicaron los Mossos d'Esquadra. Uno de ellos estuvo "relacionado con la quema del furgón". El presidente del gobierno Español, Pedro Sánchez, rechazó los actos de violencia.

Pablo Hasél, rapero famoso por sus letras antisistema, fue condenado a nueve meses de prisión por "enaltecimiento del terrorismo e injurias a la monarquía". El rapero calificó de "mafioso" al rey emérito Juan Carlos en tuits y canciones.

Su detención el 16 de febrero en circunstancias bastante espectaculares en la Universidad de Lérida, donde se había encerrado con varios simpatizantes para evitar su arresto, desató una ola de manifestaciones en Barcelona, Madrid y Valencia, entre otras. Más de 110 manifestantes fueron detenidos desde mediados de febrero en estas regiones.

El caso de Hasél ha puesto la libertad de expresión en el punto de mira de España, lo que ha llevado al Gobierno a anunciar que relajará las leyes que la rigen. Pero estas protestas también han ilustrado las crecientes frustraciones de muchos jóvenes en un país donde el desempleo juvenil supera el 40 %.

En efecto, la protesta de este sábado, a diferencia de las de los últimos días, centradas en pedir la libertad de Hasél, reunió otras reivindicaciones sociales, reclamando por ejemplo la regulación de los precios del alquiler, la disolución de la policía antidisturbios, y la reforma laboral.

 

Con EFE, AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24