Nueva protesta en Londres en contra de los abusos policiales durante una vigilia por Sarah Everard

Manifestantes con pancartas marchan hacia el puente de Westminster mientras se manifiestan contra el proyecto de ley de policía, crimen, sentencias y tribunales del Gobierno, que se debate en las Cámaras del Parlamento en Londres el 15 de marzo de 2021. El primer ministro británico, Boris Johnson, respaldó el lunes a la jefa de la policía de Londres tras la indignación por la gestión de sus agentes en una vigilia por una mujer presuntamente secuestrada y asesinada por un miembro del mismo cuerpo.
Manifestantes con pancartas marchan hacia el puente de Westminster mientras se manifiestan contra el proyecto de ley de policía, crimen, sentencias y tribunales del Gobierno, que se debate en las Cámaras del Parlamento en Londres el 15 de marzo de 2021. El primer ministro británico, Boris Johnson, respaldó el lunes a la jefa de la policía de Londres tras la indignación por la gestión de sus agentes en una vigilia por una mujer presuntamente secuestrada y asesinada por un miembro del mismo cuerpo. © Tolga Akment / AFP

Una nueva manifestación se tomó las calles de Londres este lunes para protestar por los abusos policiales producidos el sábado durante una vigilia en memoria de Sarah Everard, la joven secuestrada y asesinada el pasado 3 de marzo. Los manifestantes se reunieron delante de la sede de la policía, del Parlamento y de la oficina del primer ministro, Boris Johnson, exigiendo responsabilidades por el caso Everard y el accionar de los agentes policiales y en protesta contra un proyecto de ley que daría más poder a la policía para reprimir concentraciones.

Anuncios

Este lunes, miles de personas volvieron a inundar las calles de Londres para protestar contra el asesinato de Sarah Everard. Esta vez, los manifestantes se reunieron delante de la sede de la policía, del Parlamento de Westminster y de la oficina del primer ministro, Boris Johnson, pidiendo responsabilidades tras el abuso policial durante una vigilia en memoria de Sarah Everard el sábado y en contra de una proyecto de ley que otorgaría más poder a las fuerzas de seguridad para reprimir durante las concentraciones. 

Con pancartas que rezaban "maten el proyecto de ley", los manifestantes exigieron este lunes que no se apruebe la reforma, que se debatirá en el Parlamento esta semana. A la vez, exigían el fin de la violencia sexual en las calles británicas y el respeto a las mujeres. Hasta el momento, se han registrado varios detenidos durante la manifestación nocturna de este lunes. 

La ira del pueblo británico se desató con la desaparición de una mujer de 33 años, Sara Everard, el 3 de marzo, cuando volvía a su casa después de cenar en casa de una amiga en Londres. Diez días más tarde, su cuerpo apareció en un descampado de Kent, dentro de una bolsa de plástico. El único sospechoso del asesinato es un miembro de la Scotland Yard -como se conoce al cuerpo policial británico-, Wayne Couzens, un agente encargado de la protección de diplomáticos que ya tenía antecedentes de agresiones sexuales.

Tras el trágico suceso, muchas mujeres decidieron reunirse en una vigilia el sábado en memoria de Everard. Pero la cosa no terminó bien. Con un tinte paradójico, los agentes de la policía cargaron contra las mujeres que justo pedían el cese de la violencia contra ellas. Un hecho que encendió todavía más la crispación de la población, algo que el Ejecutivo británico ahora intenta controlar.

"Al igual que todos los que lo vieron, me preocuparon profundamente las imágenes de Clapham Common del sábado por la noche", dijo Johnson, refiriéndose al espacio abierto del sur de Londres donde se celebró la vigilia.

Por su parte, las fuerzas de seguridad se justificaron alegando que las medidas de contención contra la pandemia de Covid-19 no permiten este tipo de reuniones y que la vigilia se había declarado como "ilegal". A través de un comunicado, también aseguraron que lamentaban lo sucedido. 

Boris Johnson cierra filas en torno a la policía

Desde la represión policial del sábado, son muchos los que piden la dimisión de Cressida Dick, jefa de la Policía Metropolitana de Londres. No obstante, el primer ministro se posicionó a su favor. 

“Tengo total confianza en Cressida Dick y ella misma nos ha pedido que analicemos lo que ocurrió el sábado por la noche. La policía se enfrenta a una tarea muy dura, aunque no hay duda de que las imágenes que vimos son muy inquietantes", dijo el mandatario durante una rueda de prensa este lunes. 

La propia Dick manifestó su decisión de seguir al frente de las fuerzas de seguridad de la ciudad y lamentó lo sucedido. "No hubiera querido ver una vigilia en memoria de Sarah terminar con esas escenas. (...) De hecho, si hubiera sido legal, yo misma habría estado allí", señaló la máxima autoridad de la policía londinense. 

 

Este lunes, Johnson convocó a los principales responsables de seguridad y justicia del país anglosajón, encabezados por la ministra del Interior, Priti Patel, para intentar reforzar las medidas de seguridad para mujeres y niñas en el Reino Unido. Tras la reunión, el dirigente británico aseguró a través de las redes sociales que esta había sido un éxito.

Por su parte, la ministra Patel aseguró que este año se encargará de poner sobre la mesa del Parlamento una propuesta para incrementar la seguridad de las mujeres y acabar con los episodios de violencia de género. 

"Demasiadas de nosotras hemos caminado a casa desde la escuela o el trabajo y hemos escuchado unos pasos incómodamente cercanos por detrás. Demasiadas de nosotras hemos fingido hablar por teléfono con una amiga para alejar a alguien", dijo Patel durante su comparecencia ante la Cámara de los Comunes este lunes.

Cientos de personas asistieron este 15 de marzo a la protesta ante el Parlamento de Westminster, que contó con una vigilancia policial desmesurada barriendo el perímetro. Allí, las mujeres corearon "las hermanas unidas jamás serán vencidas" y dejaron flores en memoria de Everard. Ante la gran vigilancia de la zona, también recordaron la violencia policial del sábado. 

"Durante la protesta pacífica del sábado en Clapham Common, la policía decidió disolver de forma brutal una vigilia pacífica insultando y deteniendo a las mujeres, por lo que la protesta de hoy es realmente importante, no sólo para protestar contra el comportamiento de la policía, sino para protestar por el problema más amplio de la violencia contra las mujeres y exigir que se haga algo para acabar con ella", dijo una de las manifestantes.

La atención se centra ahora en el proyecto de ley la policía, que se debatirá en el Cámara de los Comunes esta semana. Este introduciría penas más duras para los delitos graves y pondría en liberación a algunos presos tras cumplir la mitad de su condena, además de otorgar un mayor poder de acción a la policía durante las protestas civiles.

Con EFE, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24