Turquía se retira del convenio europeo que hace frente a la violencia machista

Decenas de personas participan en una protesta contra la retirada de Turquía del 'Convenio de Estambul', un acuerdo internacional destinado a la protección de la mujer y la lucha contra la violencia, en Ankara, Turquía, el 20 de marzo.
Decenas de personas participan en una protesta contra la retirada de Turquía del 'Convenio de Estambul', un acuerdo internacional destinado a la protección de la mujer y la lucha contra la violencia, en Ankara, Turquía, el 20 de marzo. © Cagla Gurdogan / Reuters

El acuerdo, firmado en 2011 y conocido como la Convención de Estambul, se gestó para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres. De hecho, es el primer instrumento en el mundo que sirve de norma fija para erradicar esta lacra. Pese a ello, y sin dar razones, Erdogan retiró a su país por decreto presidencial, dando una victoria a los más conservadores y provocando el enfado de la oposición y de miles de manifestantes. Y es que solo en 2020, en Turquía hubo al menos 300 feminicidios.

Anuncios

La decisión de retirar al país del tratado, considerado el primer instrumento supranacional en fijar normas obligatorias para evitar la violencia contra las mujeres en los países firmantes, fue dada a conocer a través de un boletín oficial entre la noche del 19 y la madrugada del 20 de marzo.

Y eso que Turquía fue el primer país firmante del convenio –que busca prevenir y combatir tanto la violencia de género como cualquier abuso contra las mujeres–, emitido por el Consejo de Europa en un comité de ministros reunido en Estambul en 2011. La ley entró en vigor en 2014 y, a su vez, la Constitución turca dice que los acuerdos internacionales tienen el carácter de fuerza de ley.

El anuncio emitido no ofreció detalles sobre las razones del retiro. No obstante, las autoridades, entre ellas el ministro del Interior y la ministra de Familia, Trabajo y Servicios Sociales, expresaron que garantizarán la protección de la mujer a través de otras leyes nacionales. 

"La existencia o ausencia de convenios internacionales no reduce ni aumenta nuestras responsabilidades para prevenir cualquier forma de delito que enfrentarán nuestros ciudadanos y nuestro trabajo como requisito de esta responsabilidad. También debe tenerse en cuenta que dejar el acuerdo es un derecho de todo Estado soberano, así como lo es ser parte de tratados y convenciones internacionales", dijo el ministro del Interior, Süleyman Soylu.

De acuerdo con la agencia de noticias AFP, los conservadores defendieron la decisión bajo el argumento de que el pacto daña la unidad familiar, fomenta los divorcios y que la comunidad LGBTI estaría utilizando sus referencias a la igualdad para obtener una aceptación más amplia en la sociedad.

El Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica había generado divisiones en el Partido Justicia y Desarrollo (AK) del presidente Recep Tayyip Erdogan. En 2020, algunos funcionarios habían adelantado que la nación estudiaba retirarse del pacto, en medio de grandes discusiones por frenar un alza en los casos de violencia de género. 

De hecho, el tratado había generado divisiones en el seno de la familia de Erdogan. Según El País, tanto la esposa del mandatario y su hija, vicepresidenta de una asociación de mujeres conservadoras, así como varias diputadas del Partido Justicia y Desarrollo, se mostraron a favor de mantenerlo.

La misma publicación española ha señalado que algunos conservadores arguyen que el objetivo del convenio es "acabar con la familia tradicional", puesto que en algunos artículos se habla de personas convivientes y de orientación sexual. 

En reiteradas ocasiones Erdogan expresó que se retiraría del acuerdo si la población así lo reclamaba. No obstante, El País destaca que diversas encuestas han demostrado que la mayoría de los turcos se oponen a dejar el convenio o desconocen de qué se trata.

El Consejo de Europa calificó de revés la postura turca 

El Consejo de Europa, ente que busca una configuración de un espacio político y jurídico común en la región europea, y del que Turquía hace parte desde el año 1949, tildó la noticia de "devastadora", ya que "pone en entredicho la protección de las mujeres en Turquía".

"La retirada de Turquía supone una noticia muy triste (…) Supone un gran revés para esta lucha y es aún más condenable porque amenaza la protección de las mujeres en Turquía, en toda Europa y más allá", dijo Marija Pejčinović Burić, secretaria general del Consejo.

Por otro lado, organizaciones defensoras de derechos humanos y contra la violencia de género también se expresaron en contra y mostraron gran preocupación por lo que podría representar un aumento en los casos de feminicidios en el país. Un delito que ha estado incrementándose en la última década y en 2020 dejó un saldo de 300 mujeres muertas, según la asociación civil 'Pondremos fin a los feminicidios'.

"La convención de Estambul no se firmó bajo sus órdenes y no dejará nuestras vidas bajo sus órdenes (…) Retirar la decisión, implementar la convención", escribió Fidan Ataselim, secretaria general del grupo. 

Los opositores al Gobierno de Erdogan también se posicionaron en contra de la decisión. Gökçe Gökçen, vicepresidenta del principal partido opositor (Partido Republicano del Pueblo, CHP por sus siglas en turco), señaló que abandonar el tratado significa "mantener a las mujeres como ciudadanas de segunda clase y dejar que las maten". 

"Detrás de tus palabras vacías y caprichosas hay mujeres y niños cuya vida se ensombrece, que dicen 'no quiero morir', y que recurren a las organizaciones de mujeres y a nosotras en lugar de a los funcionarios del Estado. La gente no se siente segura. Esa necesidad existe desde hace años. No proteges nuestro derecho a la vida (...) Nos mantendremos vivos y recuperaremos la convención", sentenció en un mensaje de Twitter. 

Adicional a las manifestaciones por redes sociales, muchas mujeres salieron a las calles de Estambul y otras ciudades del país para expresar al Ejecutivo su descontento y su temor a ser aún más maltratadas.

Decenas de personas protestan contra el retiro de Turquía de la 'Convención de Estambul', en Estambul, Turquía, el 20 de marzo.
Decenas de personas protestan contra el retiro de Turquía de la 'Convención de Estambul', en Estambul, Turquía, el 20 de marzo. © Umit Bektas / Reuters

"Antes teníamos confianza en el Gobierno y la policía, pero ahora no podemos confiar en ellos. No tenemos ninguna garantía. ¿En quién confiaremos? No hay un Estado, ni una policía detrás de nosotros que nos proteja", declaró la manifestante y ama de casa Ayfer Morgic. 

Así las cosas, con este anuncio Turquía se convierte en la primera nación firmante del pacto en abandonarlo de manera oficial. Únicamente antes, en mayo de 2020, el Parlamento de Hungría había tomado la decisión de no ratificarlo y buscar apoyos en la Unión Europea contra el documento. Por su parte Polonia, en junio de 2020, anunció a través de su ministro de Justicia que iniciaría igual los trámites para abandonar el acuerdo. 

Con Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24