La UE y tres países más sancionan a China por los abusos contra los uigures

El ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, habla con los medios de comunicación antes de una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la UE en Bruselas, Bélgica, el 22 de marzo de 2021.
El ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, habla con los medios de comunicación antes de una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la UE en Bruselas, Bélgica, el 22 de marzo de 2021. © Aris OIkonomou / Reuters

Este lunes la Unión Europea decidió imponer sanciones contra cuatro funcionarios chinos y un organismo de ese país por violaciones contra los derechos humanos. Reino Unido, Estados Unidos y Canadá respaldaron la postura y también castigaron a varios gobernantes chinos. El gigante asiático respondió con el veto a funcionarios europeos. Además, la UE sancionó a funcionarios de Myanmar y Rusia, entre otras naciones. 

Anuncios

La tensión entre China y la Unión Europea aumentó este lunes. La reunión del Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión Europea –que aúna a todos los ministros de los Estados miembro– terminó con una decisión que marcará un antes y un después en las relaciones diplomáticas entre los 27 países europeos y el gigante asiático: la Unión Europea sancionó a cuatro funcionarios y un organismo del Ejecutivo chino, acusándolos de violar los derechos humanos de la minoría uigur en la región de Xinjiang, al oeste del país.

Esta es la primera vez que la Unión Europea pone en su lista negra a miembros del Gobierno chino en treinta años, desde el embargo de armas tras la masacre de Tiananmen en 1989. Según un comunicado del Consejo Europeo, la decisión está motivada por las “detenciones masivas y arbitrarias” de uigures en el país.

Entre los cuatro fichados por la UE está quien ha sido el director de la Oficina de Seguridad Pública de Xinjiang desde enero de 2021 y el vicepresidente de la región de Uigur en Xinjiang, Mingguo Chen. El bloque comunitario lo señala de ser responsable de “serias violaciones de derechos humanos” y de haber dado un “trato denigrante” a la minoría musulmana. Junto a él, Zhu Hailun, exsecretario del Comité de Asuntos Políticos y Jurídicos de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang y otros dos miembros de la Administración Pública están acusados por “vigilar” y mandar a campos de concentración a miles de uigures.

China golpea de vuelta a la UE y sanciona a funcionarios europeos

Beijing no tardó en reaccionar al ataque de la Unión Europea. El medio de comunicación ‘Global Times’, afiliado al Ejecutivo de Xi Jinping, adelantó la contrapartida de China y la aplicación de sanciones contra varios funcionarios europeos.

Poco después del anuncio de Bruselas, China anunció que impondrá sanciones contra diez ciudadanos de la Unión Europea, incluyendo al parlamentario alemán del partido de los verdes, Reinhard Butikofer, miembro de la delegación para las relaciones con China de la Eurocámara. También están la lista de personas 'non gratas' los europarlamentarios Michael Gahler, Raphaël Glucksmann, Ilhan Kyuchyuk y Miriam Lexmann; y la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo como entidad.

En una declaración pública, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino reclamó a la UE que corrigiera su “grave error” antes de tomar “medidas”, y le pidió que no interfiriese en los asuntos internos del país y que respetase su soberanía. Este movimiento afianza un roce que podría dañar las relaciones comerciales entre la Unión Europea y China.

 

 

Además, el país asiático instó a la UE a “dejar de dar lecciones a los demás sobre derechos humanos”, acusando a la institución de los Veintisiete de actuar “hipócritamente” en lugar de “analizar” sus propias acciones.

El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, se mostró disgustado con la decisión de Beijing. "En lugar de cambiar sus políticas y abordar nuestras preocupaciones legítimas, China de nuevo ha hecho la vista gorda y estas medidas son lamentables e inaceptables", dijo el político europeo en una rueda de prensa tras la aprobación de las sanciones

Bruselas concluyó un gran acuerdo comercial con China en diciembre y espera que relaciones económicas con Beijing no se vean afectadas a pesar de esta decisión, ya que en el año pasado China se convirtió en el primer socio comercial del brazo político de Europa.

También el año pasado, el presidente Xi Jinping calificó como un absoluto "éxito" la acción del Ejecutivo en Xinjiang y añadió que la región "goza de un entorno favorable de estabilidad social".

No obstante, gobiernos de todo el mundo han expresado su preocupación por el maltrato a la población de mayoría musulmana. Además, a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, todavía se le niega el acceso a la zona.

 

 

Reino Unido, Canadá y Estados Unidos también se sumaron a la iniciativa de la Unión Europea. Los dos primeros sancionaron a cuatro funcionarios y Estados Unidos a otros dos por abusos cometidos en la región de Xinjiang.

El Gobierno británico ha denunciado en repetidas ocasiones a Beijing por la tortura, el trabajo forzoso y las esterilizaciones que, según dice, están teniendo lugar contra musulmanes uigures a "escala industrial". Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá expresó que "cada vez hay más pruebas que apuntan a violaciones de derechos humanos sistémicas y estatales por parte de las autoridades chinas" en Xinjiang. 

La Unión Europea castiga a la junta militar de Myanmar

En la misma tanda de imposición de sanciones, la Unión Europea también decidió castigar finalmente a once miembros de la junta militar de Myanmar. El órgano europeo se respaldó en el golpe militar que el Ejército birmano efectuó el 1 de febrero y en la consiguiente represión militar ejercida contra manifestantes pacíficos, que ya se ha cobrado la vida de al menos 250 personas.

Entre los sancionados por Bruselas figuran el comandante y jefe de las Fuerzas Armadas, Min Aung Hlaing, y el subcomandante en jefe, Soe Win. También se incluyó en la lista al nuevo presidente de la Comisión Electoral por haber anulado los resultados de las elecciones democráticas celebradas en 2020 en Myanmar, junto a otros ocho altos cargos de Fuerzas Armadas de Myanmar o Tatmadaw.

 

 

En otra línea, el organismo europeo también condenó a catorce personas más por “actos atroces” relacionados con el abuso de la minoría étnica rohingya, muy maltratada en el país asiático.

Las medidas restrictivas prohíben a las personas sancionadas entrar en el territorio comunitario e incluyen la congelación de los bienes y activos que tengan en la UE, así como la prohibición de que empresas europeas pongan a disposición de los sancionados bienes o recursos.

Estas nuevas sanciones se suman a las que la Unión Europea ya había adoptado, como la congelación de la ayuda financiera a los militares birmanos, el embargo de armas y la prohibición de exportar al país equipamiento de doble uso que pueda usarse contra la población. Desde el Consejo Europeo se prometió que la UE seguirá revisando “todas sus opciones de actuación” para frenar la escalada de violencia en Myanmar.

Más sanciones por violaciones de derechos humanos

Las chinas y las birmanas no fueron las únicas sanciones aprobadas este lunes por el Consejo de Exteriores, al que acudió como invitada Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU.

Otras siete personas y tres entidades lograron un puesto en la lista de vetados de la Unión Europea. Entre estos se sancionó a una entidad y dos ministros del gobierno de Corea del Norte, el responsable de la cartera de Seguridad del Estado, Jong Kyong-thaek, y el titular del Ministerio de Seguridad Social, Ri Yong Gil, por considerarlos “responsables de tortura y otros tratos o penas crueles” contra disidentes del régimen norcoreano.

De Libia se sumaron otras dos personas y una entidad por desapariciones forzadas y asesinatos extrajudiciales, un funcionario más en el caso de Sudán del Sur y una institución gubernamental en el de Eritrea, ambos por torturas, ejecuciones y homicidios extrajudiciales.

La relación entre Rusia y la Unión Europea también se encuentra en un punto delicado. Tras una conversación telefónica entre el mandatario ruso Vladimir Putin y Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, ambos constataron que sus relaciones están en un punto “bajo” a raíz de muchos desacuerdos. Paralelamente, la Unión Europea imponía sanciones a dos ciudadanos del país más vasto del mundo por represión y detenciones arbitrarias de personas LGBTI y opositores políticos en Chechenia.

 

 

De esta forma, los Veintisiete están ampliando su paquete de sanciones por violaciones contra los derechos humanos, similar a la Ley Magnitsky de Estados Unidos, con una promesa en el horizonte: defender los derechos humanos y emprender acciones tangibles contra los responsables de violaciones y abusos en el mundo.

Con EFE, Reuters y medios locales

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24