Perfil

Felipe de Edimburgo, el duque a la sombra de Isabel II

La reina Isabel II y el príncipe Felipe el 9 de mayo de 2012 en el Palacio de Westminster.
La reina Isabel II y el príncipe Felipe el 9 de mayo de 2012 en el Palacio de Westminster. © Leon Neal, pool, AFP

Siempre caminó varios pasos detrás de su esposa. Estuvo a su sombra, pero al mismo tiempo fue el equilibrio y guía familiar de la monarca británica. La vida del príncipe Felipe fue tan dramática en su infancia como sobresaliente en su carrera militar y los escándalos por declaraciones poco decorosas lo tuvieron siempre en el foco de los tabloides. Aunque su legado encuentra cabida en la caridad y en lo longevo de su servicio, difícilmente se conocerá el verdadero poder que tuvo en los momentos decisivos para la realeza y el Reino Unido.

Anuncios

Aunque en sus últimos días Felipe de Edimburgo fue visto escasas veces en público, su imagen de hombre fuerte, bromista, polémico, pragmático, estricto y por supuesto mano derecha de la reina Isabel II se mantendrá.

Alejado del trabajo público desde 2017, el duque se mantuvo como la columna vertebral de la reina, su consejero y testigo directo de los grandes acontecimientos del Reino Unido. 

A diferencia de otros príncipes consortes, Felipe participó activamente en la vida de los británicos, más de lo que muchos imaginan. Su labor también fue la de modernizar una de las monarquías más antiguas de Europa. 

“Tuvo una gran influencia en la Familia Real como la conocemos hoy. Los hizo relevantes en el siglo 20 y ahora en el siglo 21”, afirmó a France 24 Joe Little, editor de 'Majesty Magazine'. 

Pero su principal tarea fue apoyar a la reina durante sus casi 70 años en el trono.

Un excomentarista real, quien pidió no ser identificado, aseguró que su legado “es precisamente lo que nunca pensó que sería su legado: ser el apoyo de una mujer. Es un macho muy alfa”.

Felipe, el esposo y ancla de Isabel II 

Isabel y Felipe se conocieron en 1934 en la boda de la princesa Marina de Grecia y Dinamarca. 13 años después, el 20 de noviembre, se casaron en la Abadía de Westminster en Londres. Padres de Carlos, heredero al trono, Ana, Andrés y Eduardo.

En los años 50, Felipe tuvo que renunciar a su carrera en la Marina británica, especialmente exitosa en la Segunda Guerra Mundial, para dedicarse a apoyar a la reina.  

Desde que Isabel II ascendió al trono en 1952, Felipe se encargó de la educación y el cuidado de los hijos, así como de las labores más familiares. El Duque fue especialmente estricto con el príncipe Carlos, el mayor, a quien envió al internado Gordonstoun, en Escocia, donde él mismo estudió. 

“Creo que fue bastante estricto porque en realidad estaban sacando adelante al futuro rey, así que, ciertamente, las pautas deben seguirse”, comentó Joe Little.

En esta fotografía de archivo del 19 de junio de 1962, el príncipe Felipe de Gran Bretaña y su esposa, la reina Isabel II, llegan a la carrera Royal Ascot, en Inglaterra.
En esta fotografía de archivo del 19 de junio de 1962, el príncipe Felipe de Gran Bretaña y su esposa, la reina Isabel II, llegan a la carrera Royal Ascot, en Inglaterra. © AP

 

Aunque fuerte con sus hijos, se sabe que Felipe tuvo una relación muy cercana con sus nietos. Especialmente los hijos de Carlos y de Diana de Galés. Fue él quien se dedicó a cuidar y a acompañar a sus nietos tras la muerte de la princesa en 1997. 

“Felipe fue absolutamente invaluable durante los peores 7-8 días del reinado de Isabel después de la muerte de Diana”, afirma la fuente. 

La camaradería de Felipe con Harry, el hijo menor de Carlos y Diana de Gales, a quien la prensa local llama su favorito, se habría afectado por el 'Megxit', como se le conoce a la renuncia de Harry y su esposa, Meghan Markel, a su labor en la Familia Real, para mudarse a California con su hijo Archie.

“No estuvo tan involucrado. Este 'Megxit' no habría sucedido cuando era un miembro activo. Creo que tendríamos un resultado diferente”, afirmó el experto que prefirió no ser identificado. 

Otro fuerte golpe emocional reciente fue el escándalo en el que está involucrado su hijo Andrés por su amistad con el condenado pederasta americano Jeffrey Epstein, que le obligó a salir por la puerta de atrás, renunciando a su vida activa como miembro real. 

De monarca griego a consorte de la reina 

Aunque nació en Grecia el 10 de junio de 1921, Felipe pasó sus primeros años de vida entre Alemania y Francia y finalmente se estableció en Gran Bretaña. Pertenece a la Familia Real de Grecia y Dinamarca.

Por la esquizofrenia de su madre, la princesa Alicia de Battenberg, creció junto a sus hermanas casadas con altos mandos del nazismo, hecho que le generó dificultades para que fuera aceptado en la sociedad británica. 

“Tuvo una infancia muy difícil porque sus padres no estaban realmente cerca. Estaba en la escuela durante las vacaciones escolares porque no tenía a dónde ir. Entonces entró a la Marina Real, esta fue realmente buena para él”, contó Little. 

La desconfianza en Felipe aumentó cuando la princesa Isabel se convirtió en reina.

“Hubo mucha oposición a él en el Palacio de Buckingham, a la gente realmente no le agradaba, no confiaban en él, pero creó su propio papel y modernizó la familia real, modernizó los palacios reales y estableció todas sus caridades”, afirma Little.  

La reina Isabel II rodeada por sus hijos Carlos, Eduardo y Andrés y su esposo, el príncipe Felipe, el 20 de noviembre de 1979 en el Castillo de Balmoral, en Escocia.
La reina Isabel II rodeada por sus hijos Carlos, Eduardo y Andrés y su esposo, el príncipe Felipe, el 20 de noviembre de 1979 en el Castillo de Balmoral, en Escocia. © AFP

A la dura niñez de Felipe se le atribuye su carácter recio, estricto y disciplinado. 

El reconocido fotógrafo especializado en monarquía del diario 'The Sun', Arthur Edwards, recuerda también que “era un súper atleta, era un buen jugador de cricket, jugador de polo. Un hombre de acción”.

Escándalos y legado 

Las bromas de alto calibre y los comentarios salidos de tono del duque fueron tantos que dieron para hacer libros. Uno de ellos, 'Duke of Hazard: The Wit and Wisdom of Prince Philip', una recopilación de los periodistas Phil Dampier y Ashley Walton, publicado en 2005, en el cumpleaños 85 del príncipe Felipe. 

En apartes de este, recogidos por la agencia Reuters, se recuerda que en 1999 “mientras estaba de gira por una empresa cerca de Edimburgo, Escocia, (Felipe) vio una caja de fusibles mal cableada y dijo 'parece que lo puso un indio'”. El comentario fue calificado de racista en su momento, pero vendrían más de ese tipo.  

En 2001, un niño de 13 años le dijo a Felipe que quería ser astronauta y el monarca le respondió que estaba demasiado gordo para serlo.

Esos comentarios inapropiados, de una franqueza poco común entre los 'royals', puso en muchos aprietos a la Casa Real. 

“Cuando estás en un evento del duque, por su cuenta es una persona completamente diferente que cuando está con la reina porque tiene el control. Ahí es cuando ves un tipo diferente de duque”, contó Edwards. 

El fotógrafo retrató al Duque en incontables ocasiones dentro y fuera del Reino Unido. “Siempre tiene un sentido del humor increíble, trata de hacer bromas con la gente, trata de hacerlos sentir cómodos y para algunos esos chistes resultan estúpidos”, agregó Edwards. 

Felipe se retiró de la vida pública en 2017 con 96 años, luego de haber sido patrón de 800 organizaciones de caridad y miembro de otras 780 en el Reino Unido y el mundo.  

Uno de sus logros más recordados es la creación del premio Duque de Edimburgo, que destaca la labor de niños y jóvenes en edad escolar. 

Sin embargo, los expertos en monarquía coinciden en que más allá de su trabajo con caridades, el verdadero legado del Duque fue ser el apoyo y ancla de Isabel II y un protagonista de la Historia británica, cuyo verdadero poder e incidencia en ella difícilmente se sabrá.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24