El estado de salud del opositor ruso Navalny, cada vez más deteriorado

El político opositor ruso Alexei Navalny durante una audiencia judicial en Moscú, Rusia. 20 de febrero de 2021.
El político opositor ruso Alexei Navalny durante una audiencia judicial en Moscú, Rusia. 20 de febrero de 2021. © Maxim Shemetov / Reuters

El político opositor ruso, Alexéi Navalny, quien está en huelga de hambre desde el pasado 31 de marzo, corre el riesgo de sufrir un paro cardiaco luego de perder 16 kilos desde que fue encarcelado en febrero. Las autoridades rusas amenazan con alimentarlo de forma forzada.

Anuncios

Alexéi Navalny, uno de los más fervientes críticos del presidente ruso Vladimir Putin, ya escapó de la muerte una vez, cuando se salvó de morir en agosto de 2020 luego de haber sido envenenado con el agente químico Novichok. 

Sin embargo, actualmente, tras su detención y encarcelación por parte del Gobierno ruso, sus días podrían empezar a estar contados. 

Después de dieciocho días de huelga de hambre, Navalny corre un riesgo cada vez mayor de padecer una insuficiencia renal, su visión se está deteriorando, su nivel de potasio es elevado y varios médicos aseguran que su corazón podría dejar de funcionar.

Además, sus intensos dolores de espalda y la pérdida de sensibilidad en sus piernas hacen que su condición sea “realmente crítica”, como dijo Alexandra Zakharova, representante del sindicato Doctors Alliance, un grupo que las autoridades rusas consideran como activistas de la oposición.

A través de los abogados de Navalny, este grupo logró obtener pruebas de laboratorio realizadas al opositor el pasado 6 de abril y “son muy, muy malas", según dijo a Reuters la médica rusa. “Tiene otras lecturas altas que indican que sus riñones pueden fallar pronto. Esto conduciría a una patología severa y podría ocurrir un paro cardíaco”, agregó.

Pero los servicios penitenciarios informaron que dichos exámenes médicos demostraron que el estado de salud de Navalny es “satisfactorio” y que no ha contraído ni coronavirus ni tuberculosis.

Agentes de seguridad frente a la colonia penal donde está encarcelado Alexéi Navalny en Rusia. Archivo.
Agentes de seguridad frente a la colonia penal donde está encarcelado Alexéi Navalny en Rusia. Archivo. © Kirill Kudryavtsev / AFP

Navalny cree que las autoridades del penal se niegan a que lo visite su médico de confianza porque “ellos temen que la pérdida de sensación en mis piernas esté vinculada con mi envenenamiento” y agregó que él debería tener “el derecho absolutamente garantizado a ser examinado por un médico civil independiente”.

El opositor, de 44 años, ha perdido 16 kilos desde que ingresó en prisión en febrero, de los cuales 9 han sido desde que comenzó su huelga de hambre el pasado 31 de marzo, en protesta por la negativa de los servicios penitenciarios a ser examinado por su médico personal.

Alexéi Navalny cumple actualmente una condena de dos años y medio por acusaciones de corrupción en una colonia penal, en la ciudad de Pokrov, a unos 100 kilómetros al este de Moscú, la capital.

Médicos, artistas y académicos piden que Navalny reciba tratamiento de urgencia

Este sábado, la doctora personal de Navalny, Anastasia Vasilyeva, publicó una carta en su cuenta en Twitter en la que, junto a otros tres médicos, piden a los responsables de la cárcel un acceso inmediato para examinar al opositor.

“El suero de potasio está en 7,1 mmol/l. Estos son niveles críticos. Eso significa que las funciones de ambos riñones están descompensados, y que puede ocurrir un problema cardiaco en cualquier momento", dijo Vasilyeva en la publicación.

Los médicos insisten en que el opositor debe ser atendido con urgencia “teniendo en cuenta los exámenes sanguíneos y su reciente envenenamiento”.

Al comunicado de los especialistas se suma la carta publicada este viernes en el diario francés Le Monde, en la que más de 70 escritores, artistas, periodistas y académicos, incluidos Jude Law, Vanessa Redgrave, Benedict Cumberbatch y Svetlana Alexievitch piden al presidente ruso, Vladimir Putin, que se asegure de que Navalny recibe el tratamiento adecuado.

En agosto de 2020, Navalny fue envenenado con el agente químico Novichok. Estuvo en Alemania durante cinco meses, donde se recuperó del atentado en su contra y del que ha hecho responsable al Kremlin. Sin embargo, el Gobierno ruso rechazó las acusaciones.

En febrero, poco después de haber vuelto a Rusia, fue arrestado, lo que desató una masiva ola de protestas en Rusia, en la mayor muestra de desafío público en los últimos años. El opositor fue condenado a dos años y medio de cárcel por violar los términos de una sentencia por fraude de 2014 y la libertad condicional impuesta. La Corte Europea de Derechos Humanos consideró “arbitraria y claramente inaceptable” la condena.

Con Reuters, EFE y medios

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24