Abren investigación a Boris Johnson por remodelación de su residencia oficial

El primer ministro británico Boris Johnson responde a los cuestionamientos de sus opositores en el Parlamento del Reino Unido sobre el origen de los fondos para la remodelación de su apartamento oficial en Downing Street. En Londres, Reino Unido, 28 de abril de 2021.
El primer ministro británico Boris Johnson responde a los cuestionamientos de sus opositores en el Parlamento del Reino Unido sobre el origen de los fondos para la remodelación de su apartamento oficial en Downing Street. En Londres, Reino Unido, 28 de abril de 2021. © Fotograma de Reuters

La Comisión Electoral del Reino Unido indagará sobre los fondos de una remodelación en Downing Street que superó los topes públicos disponibles para ese fin. Johnson dice que pagó los excedentes de su bolsillo, pero hay señalamientos que indican que habría recibido recursos de donantes del Partido Conservador, lo cual sería ilegal. 

Anuncios

“La respuesta es que yo cubrí los costos”, dijo el primer ministro Boris Johnson en el Parlamento Británico este 28 de abril luego de que le preguntaran si la remodelación en Downing Street se había hecho con recursos de David Brownlow, un donante del Partido Conservador. Pero la respuesta del premier no es suficiente para la Comisión Electoral, que acaba de abrir una investigación sobre la financiación de los arreglos en la residencia oficial del político. Según la institución, hay bases para sospechar que se cometieron irregularidades.

“Ahora estamos satisfechos con que hay bases razonables para sospechar que se pudo haber cometido un delito o delitos”, expresó la Comisión Electoral sobre la financiación de los arreglos del apartamento sobre el número 11 de Downing Street, donde reside Johnson. “Por lo tanto continuaremos este trabajo como una investigación formal para establecer si este es el caso”, añadió el ente.

Un panorama incómodo para el primer ministro 

El anuncio de la investigación llega a ocho días de unas elecciones locales en Inglaterra, así como en las asambleas locales de Gales y Escocia. Parte del escándalo ha venido de boca de su exasesor Dominic Cummings, su principal apoyo en la campaña por el Brexit y uno de quienes lo llevó a ganar la elección en 2019. 

Las relaciones entre los dos se rompieron abruptamente el año pasado y ahora Cummings dice que Johnson quería que los donantes pagaran secretamente por la remodelación de su apartamento. El exasesor dice que le respondió al primer ministro que esos planes eran “poco éticos, tontos, posiblemente ilegales".

El primer ministro británico, Boris Johnson, fotografiado en 2019 con Dominic Cummings.
El primer ministro británico, Boris Johnson, fotografiado en 2019 con Dominic Cummings. © DANIEL LEAL-OLIVAS AFP/File

Los señalamientos contra el primer ministro británico aluden no solo a los recursos y posibles excesos en los que habría incurrido para su residencia, sino además al manejo de la pandemia. El periódico 'Daily Mail' publicó el domingo una versión basada en fuentes no identificadas que relataron una conversación con Johnson en octubre, poco después de decretar un segundo confinamiento. Según las fuentes, el mandatario dijo: “No más malditos confinamientos, dejen que los cuerpos se apilen en miles”. 

En el Parlamento le preguntaron varias veces a Johnson si esas fueron sus palabras. “No”, dijo, “no usé esas palabras”.

La remodelación de Downing Street habría costado 200.000 libras esterlinas

El primer ministro tiene una cartera pública de 30.000 libras esterlinas para cada año de mantenimiento y remodelación de su residencia oficial. Cualquier gasto por encima de esa cifra lo debe costear el mandatario y tiene que ser reportado. 

Los ministros de Gobierno han dicho que Johnson pagó con sus propios recursos la remodelación, que habría costado 200.000 libras esterlinas (alrededor de 280.000 dólares). Sin embargo, se desconoce cuándo pagó esta remodelación y si ese gasto fue inicialmente financiado por algún tipo de préstamo. Según las reglas de financiamiento político, Johnson tendría que haber declarado esto.

Para Keir Starmer, líder del Partido Laborista, el escándalo alrededor de Johnson es de "gran sordidez". 

"Contratos dudosos, trabajos para sus amigos, y dinero para acceder ¿Y quién está en el corazón de esto? El primer ministro, una gran sordidez sentada ahí", dijo Starmer señalando a Johnson en el Parlamento.

"Mientras tanto, el crimen aumenta, las listas de espera del Servicio Nacional de Salud están en niveles récord y millones de personas están preocupadas por sus trabajos, incluyendo los de Liberty Steel. Señor presidente, ¿el pueblo del Reino Unido no merece un primer ministro en el que pueda confiar? ¿Y no un Gobierno que esté atascado en la sordidez, el amiguismo y el escándalo?"

Sus críticos afirman que si los fondos vinieron originalmente de un donante del Partido Conservador, se abriría el cuestionamiento sobre un posible tráfico de influencias.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24