ANÁLISIS

Hacia el 4-M: siete claves para entender las elecciones de la Comunidad de Madrid

El número diez en las listas de Unidas Podemos, Serigne Mbaye, en un acto de campaña en Madrid, España, el 19 de abril de 2021, con el pie de foto "No les vamos a ceder nada", en su cuenta de Twitter.
El número diez en las listas de Unidas Podemos, Serigne Mbaye, en un acto de campaña en Madrid, España, el 19 de abril de 2021, con el pie de foto "No les vamos a ceder nada", en su cuenta de Twitter. © Cortesía de @Serigne_Mbaye_

25 años de Gobierno de la derecha. La normalización de la extrema derecha. Las amenazas de muerte al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que dejó la vicepresidencia segunda del Ejecutivo español para ser candidato regional. La fragmentación de la izquierda y su dificultad para movilizar a la clase trabajadora. El antirracismo de la mano del portavoz del Sindicato de Vendedores Ambulantes. Estos elementos, con el telón de más de un año de pandemia, son los que están en juego en las elecciones de esta región el 4 de mayo, decisivas para toda España.

Anuncios

En España, los gobiernos autonómicos tienen competencias en materia de salud, educación y servicios sociales, entre otros. En la Comunidad de Madrid, viven cerca de siete millones de habitantes, de los cuales 5.112.658 están llamados a las urnas este martes 4 de mayo para elegir a sus representantes en la Asamblea de Madrid y, en consecuencia, el gobierno autonómico de la región de la capital.

Pero, ¿por qué unas elecciones que afectan al 14,5% de la población española son tan trascendentes para el conjunto del país?

No hay una sola respuesta a esta pregunta. Más bien se trata de una suma de factores, acentuados por las consecuencias del largo año de pandemia a nuestras espaldas. La gestión de la crisis sanitaria y su deriva socioeconómica ha generado una confrontación constante entre el Ejecutivo madrileño y el propio Gobierno español. Por lo que los comicios suponen, en cierto modo, una forma de validar o castigar las actuaciones de los distintos partidos.

Antes de las elecciones, en la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM) gobernaba una alianza de la derecha tradicional del Partido Popular (PP) y la nueva derecha liberal de Ciudadanos (C’s). Mientras que el Gobierno de España está formado por una coalición del Partido Socialista Obrero (PSOE), con el partido de izquierdas Unidas Podemos (UP), que se estrenó en el poder central a principios de 2020. 

Una operaria organiza material electoral para el 4M en un centro logístico de Alcalá de Henares el 27 de abril de 2021.
Una operaria organiza material electoral para el 4M en un centro logístico de Alcalá de Henares el 27 de abril de 2021. © Fernando Villar - EFE

Sin embargo, hay muchos otros elementos que añaden intensidad a la jornada del 4-M. Por un lado, el peso que ha logrado la extrema derecha, encarnada por la formación Vox, que amenaza con entrar en el ejecutivo madrileño. Por otro lado, la reñida posibilidad de que un frente de izquierdas compuesto por el PSOE, Más Madrid –un partido creado en 2018– y Unidas Podemos arrebate un puesto que desde hace 25 años ocupa, sin interrupciones, la derecha tradicional del PP.

De hecho, desde el inicio de la campaña, los sondeos dieron como favorita a la actual presidenta y candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, para revalidar su mandato, a pesar de que bajo su gobierno Madrid haya llegado a ser la región europea más afectada por el Covid-19.

Las elecciones de este 4 de mayo son anticipadas, la convocatoria fue resultado del efecto dominó originado por la pérdida de confianza entre los socios de gobierno PP y Ciudadanos (C’s).

La sorpresa pilló a la formación liderada por Pablo Iglesias (de UP) con pocas expectativas de jugar un rol significante en los comicios, por lo que el líder de Podemos decidió dejar su cargo como Vicepresidente Segundo y Ministro de Asuntos Sociales en el Gobierno español y pasar a ser el candidato a las elecciones regionales de Madrid. A pesar del golpe de efecto, las encuestas pronostican para Unidas Podemos peores resultados que para el grupo de extrema derecha Vox, vinculado con organizaciones neonazis.

Hay otro punto inédito en estas elecciones, y es la entrada en campaña de Serigne Mbaye, quien arriesgó la vida en una patera (una embarcación de madera) para migrar desde Senegal a España hace 15 años. El hasta ahora portavoz del Sindicato de Vendedores Ambulantes de Madrid va noveno en la lista de UP y quiere llevar el antirracismo a la política institucional, tal y como explicó a France 24.

¿Por qué se celebran elecciones en 2021, si las anteriores fueron en 2019?

Las alianzas requeridas para gobernar en un régimen parlamentario como el español generan, a veces, una amplia representación política en el Ejecutivo, pero también un alto nivel de inestabilidad gubernamental. La pérdida de confianza entre los socios PP y C’s  es lo que ha desembocado en la convocatoria de elecciones anticipadas este año.

Sin embargo, esta pérdida de confianza no se originó en Madrid, sino en la región de Murcia, donde tanto los populares como Ciudadanos gobernaban en coalición, hasta que la alianza saltó por los aires.

El pasado 10 de marzo, se hizo público que Ciudadanos planeaba con el Partido Socialista una moción de censura para sacar al PP del Gobierno regional (Murcia región) y municipal (Murcia ciudad). La municipal acabó triunfando, pero la regional fracasó, porque tres diputados "tránsfugas" de Ciudadanos votaron en contra de lo decidido por su partido. 

Como un temblor, lo sucedido en Murcia hizo temer a Ayuso una jugada parecida en la Puerta del Sol, la sede del Gobierno madrileño. Un temor fundado, entre otras cosas, en las desavenencias entre ambos socios a la hora de gestionar y comunicar las consecuencias de la pandemia en la región. 

¿Qué pronostican los sondeos y cuál es el temor ahora?

Los sondeos pronostican una clara ventaja de la actual líder de Madrid Isabel Díaz Ayuso, que prácticamente doblaría su resultado de 2019. Una amplia victoria, pese a la infinidad de 'memes' que protagoniza, en el marco de una larga lista de críticas objetivas a su gestión de la pandemia.

Y es que en 6 meses le dimitieron 11 altos cargos por estar en desacuerdo con sus políticas: la directora de salud pública, el consejero de políticas sociales, la responsable de atención primaria, la de hospitales, y los nombres siguen.

Madrid es la región española con más muertes en residencias de ancianos, con órdenes del Gobierno regional de no trasladar a los enfermos internos a los hospitales. Entre otras cosas, el Ejecutivo de Ayuso contrató servicios de una cadena de pizzerías de comida rápida para sustituir los menús de los menores receptores de becas comedor, mientras las escuelas estaban cerradas.

Sin embargo, Ayuso mantuvo ciertos sectores económicos activos, como la hostelería, cuando en el resto del país permanecían cerrados. Asimismo, retrasó el toque de queda hasta la medianoche, el máximo permitido en el marco del estado de alarma, mientras que comunidades como Cataluña lo establecieron a las 22.00h. En esta línea, mantuvo también abierta la región de la capital a la entrada de turistas extranjeros y reivindicó como emblema de su gestión el respetar "el derecho a la caña (vaso cerveza)" de los ciudadanos. 

El lema de Isabel Díaz Ayuso para esta campaña es la "libertad" y la "forma de vivir a la madrileña". Defiende su emblema con frases tan desconcertantes como esta: "(En Madrid tienes) múltiples posibilidades de empezar de cero una vida (...) puedes cambiar de empresa o de pareja y no volver a encontrártelo nunca más (algo que) no ocurre en todas partes", sentenció el 28 de abril, en entrevista con la emisora Onda Cero.

A pesar de las burlas virtuales que generan este tipo de comentarios, las encuestas le otorgan el 40% de los votos, a la par que pronostican el hundimiento de su exsocio de Gobierno Ciudadanos, que sufrió la marcha de su líder fundador Albert Rivera, que basó en él la identidad del partido. Ahora, el grupo podría no contar con los votos suficientes para lograr representación en la Asamblea de Madrid.

Bloques ajustados en las posibles alianzas de izquierdas y de derechas

Las estimaciones realizadas por el diario El País, con las últimas encuestas, dan un 40,9% de los votos a la formación de derechas Partido Popular (cuya candidata es Isabel Díaz Ayuso). En segundo lugar, con casi la mitad de sufragios, quedaría el Partido Socialista (Ángel Gabilondo), con un 21,2%. Seguido, en tercer lugar, de la candidatura de izquierdas Más Madrid (escisión de Podemos, liderada por la médica Mónica García), que lograría un 16,3% de apoyos.

Como cuarta fuerza sitúan a la extrema derecha Vox, con un 9,4% de los votos (con Rocío Monasterio al frente). En quinto lugar, a UP (con Pablo Iglesias como cabeza de lista) con un 7,3%. Última quedaría la derecha liberal de Ciudadanos (con Edmundo Val como líder), con el 3,8% de los votos, que en este caso no entraría en la Asamblea de Madrid por no llegar al 5%.  

Si se cumple este escenario, una alianza de izquierdas formada por el PSOE, Más Madrid y UP no lograría llegar al 50% de los votos. La traducción en escaños, según El País, sería de 30 (PSOE), 23 (Más Madrid) y 9 (UP) por lo que la suma, 62 diputados, tampoco alcanzaría para la mayoría absoluta de 67 escaños. 

A pesar del sacrificio político de dejar el Ejecutivo español para ser candidato regional de Unidas Podemos, Pablo Iglesias no ha logrado remontar su formación por encima de la de su escisión Más País. Iglesias argumentó en una entrevista al periódico italiano Corriere della Sera que su figura estaba desgastada. Aunque también aseguró que aguantaría unos años más en política. 

Mientras que a la izquierda se le escaparía la victoria entre los dedos, una eventual unión entre el PP y Vox sí sumaría mayoría. A pesar de que todos los sondeos den a Ayuso por ganadora, ninguno contempla la opción de que alcance un total por sí sola. Por lo que para revalidar su mandato, la actual presidenta necesitaría, tanto por afinidad como por descarte, el apoyo del partido de extrema derecha. La duda es, si en caso de darse tal alianza, Vox entraría a formar parte del Gobierno, como hizo Ciudadanos en 2019, o si se limitaría a apoyar al PP desde la Asamblea, como hace en otras comunidades autónomas.

La amenaza real de la extrema derecha 

Se incorpore o no al Gobierno madrileño, el discurso de Vox se ha normalizado y ha calado en la sociedad española. El partido se nutre de la provocación con su pose neofascista que, inevitablemente, es amplificada por los medios que comentan, escandalizados, su discurso. 

Una frase descriptiva de la retórica de Vox es la que espetó su líder Santiago Abascal al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, el 9 de septiembre de 2020: "Señor Sánchez, preside usted el peor gobierno que ha tenido nuestro país en 80 años", periodo que incluye la dictadura franquista.  

Durante un debate electoral en la Cadena SER, la candidata de Vox a presidir la comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, cuestionó la veracidad de las amenazas de muerte recibidas por Pablo Iglesias. El líder de UP fue la diana de cartas anónimas, en las que amenazaban su vida y la de su familia, acompañadas de munición real. La misma correspondencia fue enviada al Ministro de Interior, el socialista Grande Marlaska, y a la Jefa de la Guardia Civil. 

Fuentes del Ministerio de Interior de España aseguraron a este medio que la investigación no dispone de evidencias suficientes como para determinar que las amenazas provinieron de un grupo concreto. Pero las mismas fuentes indican a France 24 que, a pesar de no poder trasladar las hipótesis de la investigación, sí que "ciertos discursos y ciertas políticas generan un clima de crispación, que pueden dar cierta valentía a personas que en otros momentos se medirían más". 

Cuando la candidata de Vox, Rocío Monasterio, insinuó que dichas amenazas podían ser falsas durante el debate electoral de la Cadena SER, Pablo Iglesias le pidió que se retractara. Ante la negativa de la candidata de Vox a retirar sus palabras, Iglesias se levantó de la mesa y abandonó el debate, un gesto seguido por el candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, y por la de Más Madrid, Mónica García. 

Ya fuera de micro el líder de Unidas Podemos indicó a la periodista que moderaba el debate, Àngels Barceló, que al permitir este tipo de actuación en un programa de máxima audiencia estaba "contribuyendo a la normalización del fascismo". 

Antirracismo frente a la extrema derecha: Serigne Mbaye en campaña

Durante la campaña, el partido de extrema derecha usó un cartel inspirado en propaganda nazi para señalar y criminalizar a los adolescentes que migran a España solos. Vox comparaba con cifras falsas el supuesto gasto social de un menor no acompañado, con la pensión de "tu abuela".

La extrema derecha siempre ha tenido a las personas racializadas, y a quienes están en situación irregular, en la diana de su discurso del odio. Una narrativa que, entre otras cosas, motivó a Serigne Mbaye, portavoz del 'sindicato de manteros' (vendedores ambulantes) de Madrid a dar el salto a la política parlamentaria para combatir el racismo también desde las instituciones.

Ante la imposibilidad de entrar a Europa por vías legales, Mbaye, como tantas otras personas, emprendió su viaje en patera. Fue de los que vivió para contarlo. Hoy es candidato de Unidas Podemos a las elecciones de Madrid, a petición de la formación, según declara a France 24: "Es lo que se necesita, que no estén ahí contando nuestras vidas terceras personas, sino que nosotros mismos, en primera persona, podamos luchar contra lo que nos está oprimiendo". 

Mbaye asegura que ya estaba acostumbrado a los ataques de Vox. El partido pidió su deportación a pesar de ser ciudadano español. Sin embargo, cuenta que "desde que soy candidato a las elecciones, la gente que no entendía por qué decía que Madrid es racista, pues ya lo entiende". 

Cuando el candidato habla de que Madrid es racista, se refiere "tanto al racismo en la calle como en las instituciones". Por lo que desde la CAM quiere acabar con las identificaciones por perfil racial. Durante los meses de confinamiento estricto, la altísima presencia policial en las calles atemorizaba a muchas personas racializadas y sin papeles, por miedo a ser detenidos y potencialmente deportados. Así que Mbaye, junto a otros compañeros, organizó una campaña de reparto de alimentos por varias casas madrileñas. "Lo primero es dejar de perseguir a las personas migrantes", asegura a este medio.

Por otro lado, también quiere impulsar programas de formación y empleo, para que las personas en situación administrativa irregular no se vean abocadas al trabajo clandestino y a la pobreza sistémica. Asimismo, quiere que la tarjeta sanitaria universal llegue también a la Comunidad de Madrid. 

Su propia presencia en la escena política institucional es un acto de resistencia contra la extrema derecha, asegura. "No es solo estético".  Además, si UP logra 9 diputados y entonces Mbaye entra en la Asamblea de Madrid, sería la primera vez que una persona negra ocupa un escaño en el legislativo madrileño. Si no entra, asegura que seguirá con la lucha en las calles.

El juego de alianzas en el sistema parlamentario

Para entender el escenario que plantean las elecciones del 4 de mayo es de ayuda tener en cuenta que el régimen político de España es parlamentario. El ejecutivo emana del legislativo. Los resultados electorales distribuyen 'X' diputados para cada formación. Una vez compuesto el Parlamento, cualquier propuesta de Gobierno necesita el apoyo mayoritario de la cámara para ser investido.

La actual presidenta de Madrid ,y candidata del partido de derechas PP para liderar su mandato al frente de la Comunidad de Madrid, en un acto de campaña en Torrejón de Ardoz. El 26 de abril de 2021.
La actual presidenta de Madrid ,y candidata del partido de derechas PP para liderar su mandato al frente de la Comunidad de Madrid, en un acto de campaña en Torrejón de Ardoz. El 26 de abril de 2021. © Fernando Villar - EFE

Si, de entrada, una formación política obtiene la mayoría absoluta en el Parlamento, puede estar segura de que logrará designar a un Gobierno de su color. Por el contrario, cuando ningún partido consigue la mayoría parlamentaria es imprescindible tejer alianzas: en forma de coalición de gobierno, de apoyo externo o de abstención en la investidura para no bloquearla.

El juego de alianzas implica que el partido más votado no siempre es el que acaba presidiendo. Por ejemplo, en las elecciones precedentes a las de este 4 de mayo, que se celebraron en 2019, la lista más votada fue la del Partido Socialista, que consiguió 37 escaños. No obstante, junto a las otras formaciones de izquierdas, Más Madrid y Unidas Podemos, no lograron alcanzar la mayoría absoluta (la mitad + 1), ni tan siquiera una mayoría simple (más votos a favor que en contra) que superara a la derecha. 

El resultado fue que el Gobierno regional surgió de una coalición entre el Partido Popular (30 escaños) y Ciudadanos (26), con el apoyo en la sesión de investidura de los votos de los 12 diputados del partido de extrema derecha Vox, que se presentaba por primera vez en Madrid. 

Son estos movimientos, propiciados por el régimen parlamentario, los que permiten reconocer las tendencias ideológicas y las estrategias de las formaciones. Más allá de lo que cuenta su propaganda. El eslogan de Ciudadanos es 'Elige centro'; sin embargo, el partido, ya en riesgo de extinción, ha engendrado unos cuantos gobiernos con el apoyo de la extrema derecha. No siempre el fin compensa los medios. 

Fraccionamiento de la izquierda española

La izquierda se presenta dividida en tres partidos con previsible representación parlamentaria: Unidas Podemos, Más Madrid y el PSOE, al que incluimos en este bloque más que nada por su reciente avenencia a pactar con los partidos anteriores. Ya que, por ejemplo, ante la inacción fiscal de la derecha, Más País y UP prometen una subida de impuestos a las clases altas. Una propuesta que no comparte el Partido Socialista Obrero Español, que aseguró que ningún madrileño tenía que pagar más.

El líder y candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, en un acto de campaña en Villaverde el 23 de abril de 2021.
El líder y candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, en un acto de campaña en Villaverde el 23 de abril de 2021. © Juanjo Martín - EFE

Es útil recordar que en mayo de 2019 la negativa del líder del PSOE y presidente de España, Pedro Sánchez, de pactar con UP, desencadenó en una segunda convocatoria a las elecciones generales. Los comicios se celebraron el 10 de noviembre del mismo año, ambos partidos perdieron votos y la extrema derecha duplicó sus escaños. Al día siguiente, Sánchez e Iglesias ya habían firmado un preacuerdo de Gobierno. 

Sin embargo, tal y como están las cosas, no parece haber dudas de que si, eventualmente, el PSOE sumara mayoría con Unidas Podemos y Más Madrid, se unirían. 

Recordemos que Más Madrid surgió de una escisión de Podemos liderada por Íñigo Errejón en 2018 y dobla a la formación original en intención de voto, a pesar de los esfuerzos de Iglesias para reflotar su partido. Si bien, Más País, –creada en septiembre de 2019 con vista a la repetición de las elecciones generales–, no tuvo el mismo éxito a escala estatal, pero supuso otra "traición" para Podemos.

A pesar de su escasa representación parlamentaria, la última propuesta de Más País es ampliamente acogida por los españoles (más del 60% de ellos, según el partido): la jornada laboral de 32 horas que se probará gradualmente y de forma piloto con un presupuesto público de 50 millones de euros para las empresas que lo quieran. 

Si la izquierda logra movilizar a la clase trabajadora de la capital, que además deberá acudir a votar en un día laboral, y la aritmética acaba de su lado, tendrá una ardua tarea en el Gobierno. Y es revocar más de dos décadas de políticas neoliberales en sanidad y educación, porque durante 25 años la derecha popular ha tenido en Madrid su laboratorio y bastión.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24