Resultados provisorios en Reino Unido: los conservadores hundirían localmente al laborismo

Una trabajadora electoral trae papeletas para contar durante las elecciones locales en el Mill House Leisure Centre, en Hartlepool, Reino Unido, el 6 de mayo de 2021.
Una trabajadora electoral trae papeletas para contar durante las elecciones locales en el Mill House Leisure Centre, en Hartlepool, Reino Unido, el 6 de mayo de 2021. © Lee Smith / Reuters

El mayor ejemplo se ha dado en Hartlepool, un bastión de tradición laborista donde el Partido Conservador no ganaba en décadas. Debido al Covid-19 los resultados están demorados, pero todo apunta a un apoyo triunfal para el primer ministro Boris Johnson, mientras que los nacionalistas escoceses lograrían a su vez su propia victoria. Con ella, el Partido Nacional de Escocia podría obtener una mayoría suficiente para buscar otro referendo de independencia.

Anuncios

El Partido Conservador del primer ministro británico Boris Johnson aumentó este viernes su dominio en la Cámara de los Comunes al vencer provisionalmente en las elecciones municipales, pese las críticas sobre el manejo de la pandemia –por el alto número de fallecidos– y la recesión económica.

La victoria, que se espera abrumadora, del partido gobernante sobre el líder laborista Keir Starmer, quien intentó revivir sin éxito a su partido luego de los comicios nacionales de 2019, evidencia lo que las encuestas predecían: una amplia ventaja de la derecha en los municipios de Reino Unido.

En la votación, la conservadora Jill Mortimer venció al candidato laborista por 15.529 votos contra 8.589 para ocupar el escaño parlamentario de Hartlepool, ciudad portuaria y bastión laborista donde una victoria como esta alguna vez fue impensable debido al respaldo histórico de los votantes al principal partido de oposición.

Johnson, que tildó los resultados de "históricos" y "muy alentadores", se movilizó de inmediato a Hartlepool para celebrar y atribuir el triunfo de su partido a sus políticas de entrega del Brexit y haber invertido dinero en áreas en las que muchos votantes se habían sentido desatendidos por los gobiernos de los últimos 50 años.

"Creo que lo que ha sucedido ahora es que pueden ver que cumplimos con el Brexit y, hasta cierto punto, pueden ver que cumplimos con eso. Y creo que lo que la gente quiere que hagamos ahora es que sigamos cumpliendo con todo lo demás", declaró el primer ministro británico.

La caída del 'muro rojo' británico

Por su parte, el líder laborista Keir Starmer, quien lleva un año al mando del partido, se mostró decepcionado por los resultados que eran claves para demostrar si la victoria de los conservadores en 2019 había sido circunstancial o marcarían una tendencia. "Estoy amargamente decepcionado con los resultados y asumo toda la responsabilidad y asumiré toda la responsabilidad de arreglar las cosas", declaró.

El sufragio de Hartlepool ha golpeado directamente en el corazón de los laboristas, en unas áreas conocidas como el "muro rojo" del norte y centro de Reino Unido, para servir una mayoría dominante en el Parlamento, con el mensaje de "lograr el Brexit".

Los laboristas intentaron manejar las expectativas diciendo que las elecciones de este jueves 6 de mayo siempre serían difíciles por la pandemia del coronavirus que, como muestran estos resultados, aumentó el apoyo al Gobierno debido a la rápida implantación de las vacunas.

Producto de las restricciones por la enfermedad, se espera que los resultados totales se conozcan de forma escalonada entre el viernes y el lunes, aunque es probable que el sábado ya se sepa el desenlace en buena parte del país, incluyendo Londres, y Escocia. Más de 48 millones de ciudadanos de Reino Unido estaban llamados a votar en unas elecciones municipales parciales y regionales.

Este ha sido el mayor cambio de votos para el partido gobernante en una elección parcial desde la Segunda Guerra Mundial, según han dicho analistas. También son las primeras elecciones locales tras el Brexit, por el que votaron en junio de 2016, y que ha mutado radicalmente el sufragio nacional, dando a los conservadores la conquista de nuevos territorios hasta ahora laboristas. Estos debaten ahora su futuro entre las dimisiones por esta nueva derrota o la renovación total del partido.

Con más esperanzas cuentan hasta ahora los nacionalistas escoceses, que apuntan también a una victoria del Partido Nacional Escocés (SNP) en el Parlamento regional de Edimburgo, con 129 escaños. De ser así, su aspiración es conseguir una mayoría suficiente para buscar otro referendo de independencia.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24