Bolsonaro lidera una manifestación a pesar del pico de la pandemia en Brasil

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, conduce una motocicleta mientras lidera una caravana de más de 1.000 motociclistas para celebrar el Día de la Madre en Brasilia el 9 de mayo de 2021.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, conduce una motocicleta mientras lidera una caravana de más de 1.000 motociclistas para celebrar el Día de la Madre en Brasilia el 9 de mayo de 2021. © Evaristo SA / AFP

Miles de motociclistas recorrieron las calles de Brasilia durante más de una hora y muchos de ellos no llevaban mascarillas. A la cabeza, estaba el presidente Jair Bolsonaro, quien tampoco portaba un tapabocas. Por otro lado, en España se multiplican las fiestas tras el final del estado de alarma, mientras que India superó los 400.000 casos diarios por cuarta jornada consecutiva.

Anuncios

Los desconfinamientos siguen avanzando por toda Europa en un intento de recuperar la normalidad para este verano y poder abrir completamente el sector turístico del que tanto dependen muchos países del viejo continente. Las tasas de contagio siguen siendo elevadas, pero si que es verdad que llevan experimentando semanas de bajada gracias a las vacunas.

Mientras tanto, en otras partes del planeta la situación no está siendo así de positiva, ya que los contagios y fallecimientos siguen representando una seria amenaza para los sistemas de salud, que en algunos casos están al borde del colapso.

Durante la pandemia se han detectado 157,7 millones de casos, de los cuales han fallecido 3,2 millones de personas según el contador de la Universidad Johns Hopkins.

A continuación, lo más destacado de este domingo 9 de mayo de 2021:

  • Sin mascarilla, Bolsonaro lidera las manifestaciones a favor de su Gobierno y por el Día de las Madres

El presidente brasileño encabezó la marcha que realizaron cientos de motociclistas por las calles de Brasilia para apoyar a su gobierno. La mayoría de ellos, incluido Jair Bolsonaro, no portaban mascarilla. 

Incluso, al final del recorrido, Bolsonaro saludó a un grupo de simpatizantes a las puertas de su residencia oficial y pronunció un breve discurso. Todo sin llevar tapabocas, pues el mandatario cuestiona su eficacia para evitar el contagio del Covid-19. 

Además, el presidente aseguró que espera que haya paseos similares en otras ciudades, como São Paulo​, Río de Janeiro y Belo Horizonte. Y es que aunque la marcha motorizada era para mostrar el respaldo a su Gobierno, el presidente aseguró que se trató de una expresión ciudadana contra las restricciones en medio de la pandemia. “Esta no es una demostración política, sino de amor a la patria, es una demostración de todos aquellos que quieren paz, tranquilidad y libertad por encima de todo”, señaló el jefe de Estado. Según Bolsonaro, la manifestación también fue en homenaje del Día de las Madres, que se celebra este domingo en Brasil. 

Bolsonaro aprovechó para criticar una vez más las restricciones que aplican gobernantes locales y que siguen en pie en varias partes del país. “Pueden estar seguros que, como jefe supremo de las Fuerzas Armadas, jamás sacaré el Ejército a las calles para mantenerlos presos en casa”, insistió.

Adicionalmente, el presidente sostuvo que la pandemia era “un gravísimo problema del pasado”, que “poco a poco vamos venciendo”. Esto contrasta con la realidad sanitaria de Brasil, que todavía no sale del peor momento de todo lo que va de pandemia. 

Si bien los contagios que se confirman diariamente en Brasil han disminuido un poco en comparación a lo que se vivió a finales de marzo, la pandemia todavía no da tregua en el país. Esta semana, alrededor de 70.000 casos se han reportado en cada jornada. La cifra es un poco más baja que los 100.000 que alcanzó a registrar el país en el peor momento del tercer pico de la pandemia, pero sigue siendo superior al de las dos olas del Covid-19.

  • España termina con su estado de alarma y las fiestas proliferan en el país

Tras meses de restricciones, toques de queda y confinamientos parciales, España finalizó el estado de alarma este domingo a la medianoche. Esta medida impulsada por el Gobierno de Pedro Sánchez tiene el objetivo de permitir a la industria turística que se prepare para la temporada estival, fundamental para la economía del país.

Este anuncio hizo que miles de personas de las ciudades más importantes salieran a celebrar a las calles pasado un minuto del final de las restricciones, algo que hizo que durante toda la madrugada se concentraran numerosos grupos en los centros históricos de las urbes a beber alcohol y bailar.

Esta situación ha producido indignación en todo el país durante este domingo, ya que estas personas no guardaron ningún tipo de distancia de seguridad, no portaban mascarillas y la gran mayoría de ellas -al ser jóvenes- no están vacunadas.

Decenas de personas celebran fiestas y beben en la calle en el centro histórico de Barcelona, el 9 de mayo de 2021.
Decenas de personas celebran fiestas y beben en la calle en el centro histórico de Barcelona, el 9 de mayo de 2021. © Nacho Doce / Reuters

Aunque España es una de las naciones de la Comunidad Europea que más rápido y mejor está avanzando con la vacunación masiva, el virus todavía representa una alta tasa de contagio. Por el momento, han sido administradas más de 19 millones de dosis y casi 6 millones de personas están inmunizadas de forma completa existiendo una población de 46 millones de personas.

España fue uno de los países más afectados durante la primera y segunda ola de la pandemia, en especial en residencias de ancianos. Sin embargo, una gran parte de las personas mayores de 65 años tiene ya una dosis puesta -la gran mayoría tiene incluso las dos- algo que ha hecho que, aunque los contagios siguen siendo grandes, los decesos hayan caído drásticamente.

El objetivo de Pedro Sánchez y su Gobierno es tener al 70% de la población adulta vacunada para principios de julio, algo que consideran factible e imprescindible si se quiere reactivar el turismo nacional y especialmente el internacional durante los meses clave de julio y agosto.

  • China creará una separación en la cima del monte Everest para evitar contagios

Una barrera de separación en la misma cima del monte Everest para evitar contagios. Está es la medida anunciada por China para impedir que los escaladores que suben a la montaña más alta del mundo desde Nepal se mezclen con los que suben desde China.

Nepal es uno de los países más afectado por el Covid-19 en relación con su población, mientras que China parece mantener a raya la pandemia desde la primera ola en enero de 2020.

El campamento base del Everest en el lado nepalí ha sido afectado por casos de coronavirus desde finales de abril. El Gobierno nepalí se ha mostrado reacio a cancelar su temporada turística previa a las lluvias monzónicas de junio, algo que ha hecho que la tasa de contagios se dispare, en parte por la mala situación que también atraviesa India.

Todavía está por ver como se pone una separación en un área tan pequeña como la cima del monte Everest, que normalmente es muy inhóspita y de difícil acceso para los escaladores.

La cima del pico de 8.848 metros es un pequeño montículo de nieve con apenas espacio suficiente para media docena de escaladores y guías a la vez. En este momento 21 ciudadanos chinos están escalando desde el lado tibetano. Desde el inicio de la pandemia ningún extranjero ha podido hacerlo.

  • La Unión Europea no renueva "de momento" el contrato con AstraZeneca

El comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, anunció que la Unión Europea (UE) no ha renovado "de momento" el contrario con AstraZeneca para el suministro de vacunas contra el Covid-19. El acuerdo actual todavía sigue hasta finales de junio, pero después "veremos qué pasa", aseguró Breton en una entrevista en FranceInfo.

El motivo detrás de las reticencias de la Unión Europea son los incumplimientos del laboratorio de AstraZeneca a la hora de entregar las dosis de vacunas acordadas. Breton recordó que, por culpa de esos incumplimientos, el bloque comunitario tuvo retrasos en el inicio de sus campañas de inmunización. 

La Comisión Europea ya había anunciado a finales de abril el inicio de un proceso legal contra AstraZeneca por las fallas en el suministro. 

Bruselas asegura que el laboratorio debía haber entregado 400 millones de dosis durante los primeros seis meses de 2021, mientras que solo envió 29,8 millones en el primer trimestre y 70 millones previstos para el segundo trimestre, un total de 99,8 millones de dosis que ni siquiera alcanzan a una cuarta parte de lo acordado. 

  • Más de 400.000 contagios por cuarta jornada consecutiva en India

El pico de la pandemia en India parece estar todavía lejos de llegar. Diferentes expertos han ido señalando que restan semanas de contagios masivos y decesos muy elevados debido a que la magnitud real del brote podría ser mucho mayor de lo que reflejan las cifras.

Por el momento, los datos arrojan signos muy malos. 403.738 recibieron un diagnostico positivo de la enfermedad y 4.092 fallecieron a causa de esta. La tasa de fallecidos lleva superando dos días seguidos los 4.000 y podría ser mucho peor en los días siguientes, cuando algunos de los diagnosticados hoy con la enfermedad fallezcan a causa de sus consecuencias.

Dos personas cubiertas para no contagiarse se encargan de trasladar el cadáver de un fallecido por coronavirus. En Uttar Pradesh, India, el 6 de mayo de 2021.
Dos personas cubiertas para no contagiarse se encargan de trasladar el cadáver de un fallecido por coronavirus. En Uttar Pradesh, India, el 6 de mayo de 2021. © Danish Siddiqui / Reuters

La situación de India es la que más preocupa ahora mismo a nivel internacional debido a que este país representa el caldo de cultivo perfecto para que se generen múltiples variantes que puedan poner en peligro la efectividad de las vacunas en el resto del mundo, algo que sería desastroso tras más de año y medio de crisis sanitaria global.

Numerosos países han aunado esfuerzos para enviar a India material médico, oxigeno o incluso donar dosis que permitan acelerar la inmunización. Sin embargo, las medidas de protección siguen sin ser los suficientemente estrictas y el Gobierno de Narendra Modi no se plantea imponer confinamientos duros y cierres totales.

La relajación extrema de las medidas durante los últimos meses de 2020 y los primeros de 2021 son las principales consecuencias de lo que se está viviendo ahora en el país. India superó con éxito la primera ola de la enfermedad, pero esto hizo que los ciudadanos y las autoridades no se tomaran la pandemia con la suficiente seriedad.

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24