El pádel, originario de Latinoamérica, estrella en Italia gracias a la pandemia

Al no ser un deporte de contacto, el juego del pádel no fue prohibido en el último año en Italia, lo que impulso la práctica entre aficionados a otros deportes.
Al no ser un deporte de contacto, el juego del pádel no fue prohibido en el último año en Italia, lo que impulso la práctica entre aficionados a otros deportes. © Creative Commons / blog.decathlon.co

El deporte de la pala, uno de los que sufrió pocas limitaciones en el último año de pandemia, vive un auténtico 'boom' en Italia, donde hasta hace poco no tenía casi relevancia.

Anuncios

Con la pandemia, Carlo Ferrara, un romano de 50 años, tuvo una grata sorpresa. El deporte que más ama, el pádel, alcanzó cuotas de popularidad inimaginables hasta hace poco en Italia. Y él, gracias a eso, incluso tiene un nuevo trabajo.

“En diciembre pasado, un medio especializado en deportes me llamó y me ofreció un puesto de redactor para escribir sobre este deporte al que, antes de la pandemia, casi nadie prestaba atención en los diarios”, cuenta.

“El pádel realmente ganó muchísima presencia en Italia”, añade Ferrara, quien ahora compagina esta actividad con la de gestor de un pequeño centro de deportes, un blog dedicado al pádel (cuyo nombre es precisamente Mr. Pádel Paddle) y el puesto de analista financiero en un banco.

No exagera. En ciudades grandes de Italia, como Roma o Milán, no es necesario hurgar mucho para encontrar amigos, familiares o conocidos que reconocen haberse iniciado en este deporte en el último año.

Algunas son personas que antes no practicaban deporte alguno. Otros son antiguos aficionados de otras disciplinas, como el fútbol no profesional o el crossfit, cuya práctica ha estado muy limitada en Italia por las medidas para frenar la pandemia del coronavirus. 

Al revés, al no ser un deporte de contacto, el juego del pádel no fue prohibido en el último año de pandemia siquiera en las zonas que eran momentáneamente declaradas naranjas, las de riesgo mediano, lo que coincidió con un aumento de récord en el número de jugadores y canchas dedicadas a este deporte. 

Explosión de aficionados y practicantes del deporte

Las cifras disponibles reflejan la tendencia. De las 1.100 canchas que se calcula había en 2019 en toda Italia, se ha pasado a más de 2.600 que operan en la actualidad (750 son canchas cubiertas), de las que unas 800 abrieron tan solo en lo que va del año.

Con ello, el número estimado de personas que practican este deporte se sitúa entre los 400.000 y 500.000 individuos, según dice Ferrara al puntualizar que el 35% de estos son mujeres. 

No siempre fue así. El pádel, un deporte inventado en Acapulco (México) en los sesenta, que tuvo un increíble éxito en los ochenta y noventa en Argentina (el campeón de fútbol Diego Armando Maradona y la estrella del tenis Gabriella Sabatini fueron entonces algunos de los más entusiastas), catapultándose luego en España, fue por mucho tiempo casi ignorado en Italia. 

De hecho, pese a que la primera cancha de pádel fue inaugurada en Italia por voluntad de un grupo de ítalo-argentinos en 1991 y que ese mismo año se creó la Federación Italiana del Juego del Pádel, el número total de canchas no superó la veintena hasta 2013.

Hoy, sin embargo, el panorama es otro.

La tecnología, gran aliada

La tecnología ha tenido un papel relevante en el éxito reciente del pádel, en momentos en los que toda la galaxia del e-commerce vive su particular explosión de popularidad también en el Viejo Continente, donde antes muchos aún se resistían a este modelo.

El reflejo más evidente de ello es que la mayoría (alrededor del 60%, según estimaciones) de los clubes que ofrecen el pádel permiten la reserva de las canchas a través de 'apps', que no requieren de llamadas telefónicas o contactos previos con el personal de los centros deportivos. Es suficiente un clic para fijar horario, día y, a veces, incluso la cancha deseada.

Alessandro Tortorici, fundador de Prenota un Campo, la app más popular en Italia para reservar canchas de pádel, y que el año pasado se fusionó con la española PlayTomic, también subraya como factor de éxito que esta herramienta permite conocer a gente nueva con un mismo nivel de juego con la cual compartir partidos.

“Esto, junto con que es un deporte fácil de aprender y facilita la interacción entre hombres y mujeres, ha aportado mucho al éxito social del pádel”, afirma Tortorici, al asegurar que en la actualidad entre 20.000 y 22.000 personas se conectan diariamente a su App. 

“Pensar que hace unos dos años eran menos de un tercio de esa cifra”, puntualiza este ejecutivo de 35 años, al añadir que las proyecciones que han hecho para el futuro indican que la popularidad del pádel continuará creciendo al menos otros cinco años.  

Otros factores son que, si bien es un juego inspirado en el tenis, sus reglas son consideradas mucho más sencillas, la cancha es más pequeña, la red más baja, y hay una pala (similar a la que se usa en la playa) en vez de una raqueta, a la vez que gran parte del perímetro está cubierto por paredes o redes para evitar que la pelota se salga y haya que ir a buscarla.

Con ello, no hace falta tener una forma física extraordinaria, y organizar un partido es menos complicado ya que los jugadores son solo cuatro.

Éxito de sur a norte

Pietro Sala, un maestro de pádel de Milán, lo resumía así en una entrevista con un diario italiano: “¿Por qué toda esta gente juega al pádel? Porque divierte, compromete, y hace emerger el niño que todos llevamos dentro”.  

Paradójicamente, en un país tradicionalmente caracterizado por una fuerte brecha —socioeconómica, pero también cultural— entre sur y norte, el pádel ha crecido de forma homogénea. Tanto que las primeras tres regiones por número de nuevas canchas son, este orden, Lacio (centro del país), Sicilia (sur) y Lombardía (norte).

Como si no fuera suficiente, el italiano Luigi Carraro fue confirmado por segunda vez como presidente de la Federación Internacional de Pádel. 

Así a más del un año de inicio de la pandemia, la demanda ha aumentado tanto que ahora los entrenadores (muchos procedentes del mundo del tenis) escasean, y las inversiones aumentan. Italia, sin embargo, no está sola. Suecia es otro de los países europeos en los que, según los observadores, esta fiebre está creciendo a la velocidad de cohete. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24