Lukashenko se defiende y dice que actuó acorde a la ley en el caso de Ryanair

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, ofrece un discurso ante los parlamentarios, miembros de la Comisión Constitucional y representantes de la administración pública, el 26 de mayo de 2021.
El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, ofrece un discurso ante los parlamentarios, miembros de la Comisión Constitucional y representantes de la administración pública, el 26 de mayo de 2021. © Reuters

El presidente Alexander Lukashenko finalmente reaccionó a las restricciones que impuso la Unión Europea (UE) de restringir el tráfico aéreo con Belarús luego de que su Gobierno interceptara un avión de Ryanair en el que viajaba el opositor Roman Protasevich, quien fue detenido después de la maniobra en Minsk. Sin retroceder en la confrontación con el bloque, Lukashenko acusó a Occidente de librar una guerra híbrida contra él.

Anuncios

"Como predijimos, los malvados de fuera y del interior del país cambiaron sus métodos de ataque al Estado (...) han cruzado muchas líneas rojas y han abandonado el sentido común y la moral humana", dijo Alexander Lukashenko al Parlamento de Belarús y otras autoridades mientras la indignación mundial por la arriesgada maniobra crece. 

El mandatario dijo que el caso del avión de Ryanair que fue obligado a aterrizar en el aeropuerto de Minsk por un caza MiG-29 es una "total mentira", pese a la abrumadora evidencia del hecho. Aún así sostuvo que actuó "conforme a la ley al defender a las personas de acuerdo con todas la normas internacionales".

El pasado 23 de mayo, un avión que operaba la ruta entre Atenas, Grecia, y Vilnius, Lituania, fue interceptado y desviado por el Gobierno de Belarús a Minsk. El desvío del vuelo tenía como fin la detención del periodista opositor Roman Protasevich, aunque se esgrimió la tesis de una supuesta amenaza de bomba. 

Lukashenko declaró a la prensa oficial bielorrusa que el aviso de bomba en el avión provino de Suiza y tras recibirlo decidió proteger a los pasajeros de acuerdo a los lineamientos internacionales de la aviación. 

El Ministerio de Asuntos Exteriores suizo hizo una declaración negando esta afirmación y enfatizó en que las autoridades suizas nunca tuvieron conocimiento sobre el aviso de bomba.

Llaman a evitar el espacio aéreo de Belarús mientras se debaten sanciones 

El regulador de aviación de Europa, a través de un comunicado publicado el miércoles, instó a todas las aerolíneas a evitar el espacio aéreo de Bielorrusia por razones de seguridad, diciendo que el desvío forzado del vuelo de Ryanair ponía en duda su capacidad de garantizar cielos seguros.

La decisión del Gobierno bielorruso de interceptar el avión de pasajeros en su espacio aéreo y de arrestar al periodista disidente de 26 años ha provocado promesas de acciones mucho más serias.

En cuanto a los posibles castigos internacionales, el mandatario bielorruso dijo que respondería con dureza a cualquier retaliación. Su primer ministro explicó que el país podría prohibir algunas importaciones y restringir el tránsito en respuesta.

Bielorrusia ha estado sujeta a sanciones de la UE y Estados Unidos desde que Lukashenko reprimió con mano de hierro las protestas a favor de la democracia después de la elección del año pasado. 

Las potencias occidentales buscan la manera de incrementar el aislamiento del mandatario bielorruso que, anteriormente, no daba  importancia a las condenas occidentales.

Además, Rusia apoya de manera irrestricta a Bielorrusia. "El Kremlin no ve razones para no creer las declaraciones del principal dirigente bielorruso", sostuvo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, discutirá el incidente con el presidente ruso Vladimir Putin en una cumbre el próximo mes, pero la Casa Blanca no cree que Moscú haya algún papel en el incidente.

Tres países bálticos también cierran su espacio a aéreo

Alexander Lukashenko también reaccionó a las restricciones que impuso la Unión Europea (UE) de restringir el tráfico aéreo con Bielorrusia. Sin retroceder en la confrontación con el bloque acusó a Occidente de librar una guerra híbrida contra él.Tres países bálticos, entre los cuales dos tienen frontera con Bielorrusia, se han sumado a la limitación del tráfico aéreo desde y hacia ese país. 

El avión de la compañía RyanAir, finalmente llegó a Vilna (Lituania)
El avión de la compañía RyanAir, finalmente llegó a Vilna (Lituania) © Reuters

Letonia y Lituania han exigido a las aerolíneas que operan desde sus países evitar vuelos hacia Bielorrusia y han suspendido los derechos de aterrizaje y uso del aeropuerto a Belavia, la aerolínea perteneciente al gobierno de Lukashenko.

Estonia, no tan radical, solo alertó a los transportistas sobre las implicaciones de operar en el espacio aéreo de Bielorrusia. Sin embargo, Estonia no le ha cerrado las puertas a Belavia y a otros operadores de aviación bielorrusas, según declaraciones a agencias por parte de la Administración de Transporte de Estonia.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24