Putin expresa su apoyo a Lukashenko al tiempo que Occidente redobla la presión a Minsk

El presidente ruso Vladimir Putin y el presidente bielorruso Alexander Lukashenko sostienen conversaciones durante su reunión en Sochi, Rusia, el viernes 28 de mayo de 2021.
El presidente ruso Vladimir Putin y el presidente bielorruso Alexander Lukashenko sostienen conversaciones durante su reunión en Sochi, Rusia, el viernes 28 de mayo de 2021. © Mikhail Klimentyev / agencia Spoutnik via AP

El presidente ruso, Vladimir Putin, cerró filas en torno a su aliado y homólogo bielorruso, Alexander Lukashenko, en su primer encuentro después de la interceptación de un avión que transportaba al opositor Roman Protasevich. El hecho ha exacerbado el rechazo de Occidente contra el mandatario de la ex república soviética. 

Anuncios

Aunque la reunión realizada en Sochi, Rusia, a orillas del Mar Negro ya estaba prevista, sin duda después del aterrizaje forzado para la captura de Protasevich este encuentro tomó una relevancia mucho más notoria, al tiempo que Occidente aplica sanciones contra Minsk.

Ante los señalamientos de Occidente, el líder ruso aseguró que antaño la Unión Europea había hecho algo similar.

"En un momento obligaron a aterrizar el avión del presidente boliviano y lo sacaron del avión y nada, silencio", dijo Putin, quien hizo referencia a un incidente ocurrido en 2013 en el que el avión del expresidente boliviano Evo Morales se vio obligado a aterrizar en Viena, Austria, cuando Estados Unidos buscaba al denunciante Edward Snowden. Este último filtró documentos clasificados por Washington y supuestamente viajaba al interior de ese avión. 

Occidente ha acusado a Belarús de cometer piratería tras haber forzado el aterrizaje del avión de Ryanair que transportaba al bloguero Protasevich con una falsa alarma de bomba. El opositor, uno de los más feroces críticos de Lukashenko, está detenido junto a su novia y podría enfrentar hasta 15 años de prisión.

Lukashenko acusa a la UE de querer desestabilizar Belarús

Con el paso de los días, el líder bielorruso se encuentra cada vez más solo. Además del bloqueo del espacio aéreo comunitario, los líderes de la UE aconsejaron a las aerolíneas europeas no sobrevolar Belarús y los ministros de Relaciones Exteriores del bloque apuntaron a sanciones más severas que afectarían los principales sectores económicos del país.

El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo bielorruso, Alexander Lukashenko, en una imagen tomada en Sochi a principios de 2021.
El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo bielorruso, Alexander Lukashenko, en una imagen tomada en Sochi a principios de 2021. © Alexei Druzhinin Sputnik/AFP

En la reunión con el jefe del Kremlin, Lukashenko criticó las sanciones impuestas por la Unión Europea, a la que acusó de estar intentando avivar las masivas manifestaciones en su contra que vivió el país tras las elecciones presidenciales del año pasado. "Es un intento de desestabilizar la situación como en agosto pasado", dijo el mandatario. 

El presidente bielorruso también arremetió contra las sanciones impuestas a Belavia, la principal aerolínea del país y aseguró que la compañía  transportó a "miles y miles" de viajeros de países de la UE y de Estados Unidos que se quedaron varados al principio de la pandemia. "¡Han castigado al personal de Belavia que ayudó a evacuar a miles de personas!", dijo Lukashenko. 

Lituania expulsará a dos diplomáticos bielorrusos

La presión también llegó por parte de uno de los países vecinos de Belarús. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Lituania le dio siete días a dos diplomáticos bielorrusos para abandonar la Embajada en Vilna. Todo porque sus actividades son “incompatibles con el estatus diplomático”, según dijo el Ministerio en un comunicado.

Lituania explicó que tomó esta opción por dos razones. La primera, fue para solidarizarse. “Con esta decisión, Lituania también se solidariza con Letonia, cuyos diplomáticos y empleados de la embajada en Minsk fueron expulsados injustificadamente por Belarús hace unos días”, aseguró el ministro lituano Gabrielius Landsbergis. 

Además, el Ministerio de Relaciones Exteriores hizo un llamado de protesta por “la represión en curso de la sociedad civil y los medios independientes en Belarús”, a la par que exigió la liberación inmediata de Protasevich, su amiga Sofia Sapega y de todos los presos políticos y los detenidos ilegalmente.

"Lukashenko está asustado, y el Kremlin puede exigir el pago de su apoyo político"

Las protestas iniciadas tras las elecciones de agosto, si bien llegaron a llevar hasta a 200.000 personas a las principales calles del país en las más multitudinarias muestras de rechazo al Gobierno desde tiempos soviéticos, fueron apaciguadas en medio de una fuerte represión policial con más de 35.000 personas arrestadas y miles de heridos en el marco de las marchas. 

La crisis generada por la captura del avión de Ryanair ha forzado aún más la unión entre Belarús y Rusia. Si bien en el pasado Lukaskenko criticó a Moscú por intentar socavar la economía bielorrusa a base de préstamos y de hacer a su país dependiente de Rusia, el rechazo por parte de Occidente a la captura de Protosevich ha llevado a Minsk a quedar cada vez más vulnerable ante la voluntad de Moscú. 

"Lukashenko está asustado, y el Kremlin puede exigir el pago de su apoyo político presionando para la introducción de una moneda única, el despliegue de bases militares y más", dijo a la agencia de noticias Associated Press Valery Karbalevich, analista político independiente con sede en Minsk.

El presidente bielorruso terminó el encuentro con quien se ha convertido en su principal protector exclamando ante las cámaras "¡No hay alturas que los bolcheviques no asalten!", una frase popularizada en tiempos soviéticos por una famosa película de la época. El comentario, según describe la agencia AP, provocó una risa irónica de Putin.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24