Joe Biden llegó a Reino Unido con un llamado de paz en Irlanda del Norte

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, en Carbis Bay, en el suroeste del país, donde se llevará a cabo la cumbre del G7.
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, en Carbis Bay, en el suroeste del país, donde se llevará a cabo la cumbre del G7. © Toby Melville / AFP

El presidente de Estados Unidos se encuentra este 10 de junio en Cornualles con su par británico Boris Johnson. Un encuentro lleno de diferencias tanto políticas como personales. El mandatario trae un mensaje incómodo al primer ministro, y es evitar que las acaloradas negociaciones posbrexit entre Londres y Bruselas socaven el acuerdo de paz del Viernes Santo que acabó con tres décadas de guerra en Irlanda del Norte.

Anuncios

Joe Biden busca defender el acuerdo de paz de 1998 negociado por Estados Unidos, que puso final a tres décadas de derramamiento de sangre entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte.

El llamado Acuerdo de Viernes Santo o Acuerdo de Belfast atraviesa por un frágil momento, en medio de los desacuerdos comerciales y de aduanas entre Reino Unido y la Unión Europea, tras la entrada en vigor de la salida de la comunidad o Brexit.

"El presidente Biden ha sido muy claro acerca de su firme creencia en el Acuerdo del Viernes Santo como la base para la coexistencia pacífica en Irlanda del Norte (…) Cualquier paso que lo ponga en peligro o lo socave no sería bienvenido por Estados Unidos", dijo el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, a los periodistas a bordo del Air Force One, que trasladó al mandatario a territorio británico.

No imponer una frontera dura entre la República de Irlanda, perteneciente a la Unión Europea, y la provincia británica de Irlanda del Norte, es una línea roja que no se debe cruzar, según lo establecido en el pacto. Pero después de la salida de Londres de la Unión Europea, las dos partes han estado envueltas en acaloradas discusiones comerciales en torno a los límites fronterizos.

El problema en torno a la frontera

Según el protocolo norirlandés, incluido en el Brexit, no se impone una frontera dura entre los dos territorios. A cambio, sí hay ciertos controles en los puertos sobre el mar de Irlanda para evitar que los productos que circulan en Inglaterra, Escocia y Gales pasen a Irlanda del Norte y luego a Irlanda –es estado miembro de la UE– sin cumplir los estándares europeos. Exige que ciertos bienes sean inspeccionados y otros no sean admitidos en absoluto.

Sin embargo, Londres retrasó unilateralmente la implementación de las cláusulas de este punto. El protocolo del Brexit enfurece a los unionistas probritánicos que consideran que se quebranta la integridad territorial de su región con el resto de la nación.

Mapa de la configuración de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte tras el acuerdo del Brexit
Mapa de la configuración de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte tras el acuerdo del Brexit © France24

Esta situación también ha provocado problemas de suministro de ciertos productos y ha acentuado el malestar de los sectores más radicales de los protestantes norirlandeses leales a la Corona británica, lo que ha desembocado incluso enfrentamientos en Irlanda del Norte con la Policía y la comunidad nacionalista-católica, partidaria de la reunificación irlandesa.

Antes de la fecha límite del 30 de junio, las negociaciones en curso sobre productos han sido polémicas y han atraído la atención de la Casa Blanca. Biden hará una declaración sobre la importancia de ese acuerdo de paz, según confirmó Sullivan. "No está lanzando amenazas ni ultimátums, simplemente va a transmitir su creencia profundamente arraigada de que debemos respaldar y proteger este protocolo", señaló.

Biden, orgulloso de sus raíces irlandesas, se opuso al Brexit antes de convertirse en presidente de Estados Unidos, y en una ocasión llamó al líder británico un "clon físico y emocional" de Donald Trump.

EE. UU. "no buscará favores" por la donación de vacunas

El Gobierno estadounidense no buscará nada a cambio de las 500 millones de vacunas de Pfizer/BioNTech contra el Covid-19 que confirmó que donará a los 100 países con más bajos ingresos, aseguró este jueves un alto funcionario de la Administración de Biden, citado por Reuters.

Washington pagará a la farmacéutica alrededor de 3.500 millones de dólares por las dosis y el contrato se sellará en las próximas semanas, de acuerdo a la declaración de esta misma fuente.

Contenedores con las vacunas de Pfizer/BioNTech y de Moderna. Imagen de archivo. Marzo de 2021.
Contenedores con las vacunas de Pfizer/BioNTech y de Moderna. Imagen de archivo. Marzo de 2021. © Dado Ruvic / Reuters

"Realmente queremos subrayar que se trata fundamentalmente de un objetivo singular de salvar vidas (…) Estados Unidos no está buscando favores a cambio de estas dosis, no estamos haciendo demandas. No estamos imponiendo condiciones, políticas, económicas ni de otro tipo a los países para recibir estas dosis", afirmó.

200 millones de dosis serán entregadas este año, como a partir de agosto, y los 300 millones restantes en la primera mitad del próximo 2022, según detalló el funcionario. Se trata de inyecciones adicionales a las 80 millones que ya había prometido para finales de este mes.

El presidente Joe Biden espera que el G7 haga un anuncio relacionado con una hoja de ruta para erradicar el Covid-19, con contribuciones de cada miembro, incluida la donación de más vacunas. El grupo inicia una cumbre este viernes que se extenderá hasta el domingo.

El mandatario, que al saludar a Johnson afirmó que "es hermoso (Carbis Bay), no quiero ir a casa", también intentará usar este viaje para pulir sus credenciales multilaterales, luego de la tumultuosa presidencia de su antecesor Donald Trump, que dejó a muchos aliados en Europa y Asia desconcertados.

En este sentido, se espera que los dos líderes discutan sobre el cambio climático, la pandemia del Covid-19, la creación de un programa de financiamiento de infraestructura para los países en desarrollo, Afganistán y, por último, dar un repaso a la octogenaria Carta del Atlántico entre las dos naciones.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24