¿Se está desinflando el impulso de los Verdes en Alemania?

Annalena Baerbock , co-líder del partido de los Verdes de Alemania y candidata designada a canciller, después de una entrevista en Berlín, Alemania, el 19 de abril de 2021.
Annalena Baerbock , co-líder del partido de los Verdes de Alemania y candidata designada a canciller, después de una entrevista en Berlín, Alemania, el 19 de abril de 2021. REUTERS - ANNEGRET HILSE

Este fin de semana, el Partido Verde alemán decidirá su programa para las elecciones federales de septiembre, en las que jugará un rol importante para decidir quién será el sucesor de Merkel.

Anuncios

Muchos alemanes recibieron la noticia con sorpresa: en mayo, el Partido Verde logró superar en las encuestas al todopoderoso bloque conservador de la canciller Angela Merkel.

Las encuestas ubicaban a los Verdes en el primer lugar en intención de voto con alrededor del 27 por ciento, mientras los conservadores de la CDU/CSU llegaban al 24 por ciento.

Esto llevó a los analistas a preguntarse si Alemania, que en septiembre elegirá un nuevo parlamento y al sucesor de Merkel, está cerca de dar un giro político sin precedentes a nivel federal.

Los Verdes, después de todo, han sido más bien un jugador secundario en la política nacional alemana, pero nunca habían estado tan cerca de convertir a uno de sus candidatos en nuevo canciller alemán.

El buen momento se debía a la imagen de su recién nombrada candidata, Annalena Baerbock; a la importancia que ha adquirido la protección climática en Alemania y, además, a que sus principales rivales estaban inmersos en crisis y pugnas internas.

En las últimas semanas, sin embargo, los Verdes han perdido fuerza en las encuestas y el bloque conservador de Merkel volvió a tomar la delantera. Una encuesta de esta semana reveló que la intención de voto de los Verdes está en 22 por ciento, mientras que la CDU/CSU alcanzó el 28 por ciento.

Annalena Baerbock, co-líder del partido los Verdes de Alemania y su candidata designada a la canciller, abandona el podio después de un discurso en una reunión del partido en Berlín, Alemania, el 19 de abril de 2021.
Annalena Baerbock, co-líder del partido los Verdes de Alemania y su candidata designada a la canciller, abandona el podio después de un discurso en una reunión del partido en Berlín, Alemania, el 19 de abril de 2021. REUTERS - ANNEGRET HILSE

Peor aún, mientras en mayo el 43 por ciento de los alemanes creía que Annalena Baerbock sería una canciller adecuada, ahora sólo el 28 por ciento la apoya mientras que la mayoría (64 por ciento) lo duda.

Una caída de los Verdes en Sajonia-Anhalt

Parte del problema se debe a que en las recientes elecciones regionales en el estado de Sajonia-Anhalt, en el este del país, los Verdes apenas lograron el 5,9 por ciento de los votos, lo que fue descrito como una "decepción".

Los Verdes generalmente han tenido dificultades en el este de Alemania, entre otras cosas porque los temas ambientales –su proyecto bandera- no están entre las máximas prioridades de los electores.

Así que nadie contaba con que llegaran a su nivel de apoyo a nivel nacional. Pero como dijo Baerbock, sí esperaban un mejor resultado del que lograron en esta última prueba electoral antes de los comicios de septiembre.

El desempeño en ese pequeño estado del este, donde triunfaron los conservadores, se convirtió en el más reciente dolor de cabeza para Baerbock, quien ha sido fuertemente criticada por varios deslices recientes, incluyendo preguntas sobre su "ética profesional".

Baerbock tuvo que “ajustar y corregir” información presentada en su hoja de vida, luego de ser acusada de exagerar sus relaciones con organizaciones internacionales, como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Asimismo, reconoció como un "error" no haber declarado en el Parlamento ingresos adicionales que recibió de su partido por valor de unos 25.000 euros, lo que en Alemania es un requisito.

"Estoy molesta conmigo misma porque esto fue un error, y cuando me di cuenta lo registré inmediatamente a posteriori", dijo Baerbock, que ha sido colíder de su partido desde 2018.

Estas polémicas no sólo afectaron su popularidad, sino que también pusieron al partido a la defensiva y llevaron a medios de comunicación alemanes a dudar del impacto a largo plazo del partido.

El semanario ‘Die Zeit’, un medio influyente en el país, se preguntó por ejemplo si se está acabando el revuelo alrededor de Baerbock. “Era la estrella emergente de la primavera,” explicó el periódico. “Ahora la candidata verde ha tenido unos días desagradables.”

La política climática como tema clave

Este mal momento no quiere decir que Baerbock ni los Verdes hayan perdido todo el impulso que habían logrado.

De hecho, si se mira su evolución a largo plazo, los Verdes han mejorado desde las últimas elecciones federales, en 2017, como le explica a France 24 la analista Ursula Münch.

"En aquel momento sólo obtuvieron el 8,9 por ciento de los votos en todo el país, pero desde entonces han aumentado de manera continua", dice Münch, quien dirige la Academia de Educación Política en Tutzing, en el sur del país.

Uno de los elementos clave para entender ese aumento es que supieron aprovechar el interés creciente que hay en Alemania por la protección climática, uno de sus temas clave desde que se desarrollaron en los años 80 como un proyecto pacifista y ecologista.

Münch explica que para las elecciones de septiembre, los Verdes podrán centrarse “con fuerza” en la política climática, pues hay una demanda correspondientemente alta.

"Pero, por supuesto, eso no será suficiente para un partido que incluso presenta una candidata a canciller", añade.

De ahí que los Verdes traten de presentarse como un partido con propuestas más amplias, que puedan atraer a votantes sobre todo de centro izquierda.

Ese programa político más amplio será uno de los objetivos de la conferencia partidista de este fin de semana, en la que además se espera que Baerbock sea ratificada oficialmente como candidata a canciller.

"Un regalo invaluable"

En cualquier caso, lo cierto es que las últimas semanas de los Verdes y en particular de Baerbock han sido problemáticas.

En especial, las elecciones regionales de Sajonia-Anhalt no sólo revelaron algunas de sus flaquezas sino que, sobre todo, fortalecieron a sus rivales principales, los conservadores de la CDU/CSU.

La CDU se impuso de manera “contundente”, con 37 por ciento de los votos, una victoria que ha sido interpretada como un empujón clave a su candidato a canciller, Armin Laschet.

La revista política 'Der Spiegel', por ejemplo, explicó que “los votantes en Sajonia Anhalt le dieron a Laschet un regalo invaluable.”

Por supuesto, aún faltan tres meses para determinar si Laschet puede aprovechar ese regalo y convertirlo en una victoria para su bloque conservador en las elecciones federales del 26 de septiembre, las primeras sin Angela Merkel en 16 años.

O, si por el contrario, los Verdes y Annalena Baerbock pueden recuperar terreno e imponerse para dar comienzo a una nueva era muy diferente en Alemania.

Lo cierto es que la campaña política en el país, que finalizará con la elección del sucesor de Merkel, se está poniendo cada vez más interesante y la gran mayoría de alemanes cree que aún nada está decidido.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24